En una noticia que haría frotarse las manos a Cambridge Analytica, la empresa detrás de la filtración de datos personales más escandalosa de la historia, Facebook acaba de unir fuerzas con Luxottica, una compañía matriz de marcas como Ray-Ban o Oakley para desarrollar unas gafas de realidad aumentada que podrían estar sacadas de un capítulo de Black Mirror

El artilugio, que está actualmente en las primeras fases de desarrollo, ha recibido el nombre en clave de Orion y tienen el ambicioso objetivo de sustituir a los smartphones a medio y largo plazo. Y es que las gafas permitirían hacer llamadas, mostrar información en un pequeño monitor, y hacer videollamadas y retransmitir en directo su punto de vista a los seguidores y amigos de las redes sociales del usuario.  

Por su parte, Facebook también trabaja en desarrollar un asistente de voz que opera con inteligencia artificial que permitiría a las gafas ser operadas a partir de comandos de voz. A la vez, la empresa de Silicon Valley también baraja un artefacto que otorgaría a los usuarios la posibilidad de introducir información a través de un sensor de movimiento. Su nombre en clave es Agios, tendría una forma de anillo y, presumiblemente, operaría conjuntamente con las gafas.

 

Prioridad máxima

Tal y como infornan desde CNBC, estas gafas son uno de los objetivos prioritarios de Facebook. De hecho, el propio Mark Zuckerberg habría pedido acelerar el proyecto al jefe de hardware, Andrew Bosworth. La gran preocupación, sin embargo, es conseguir un diseño compacto y una estética minimalista que sea atractivo para el usuario. Si todo va bien, su estreno comercial debería situarse entre 2023 y 2025.

El futuro parece que pasa por este tipo de gafas inteligentes con soporte para la realidad aumentada. Microsoft debería lanzar antes de que acabe el año sus HoloLens 2 (a precio prohibitivo de 3.500 dólares), mientras que las Spectacles de Snapchat llegarán en noviembre a un precio algo más competitivo. Y ya hay algunos productos en el mercado como las Magic Leap One AR. Hasta se rumorea que Apple trabaja en su propio prototipo, que debería el año que viene. 

Cabe señalar que Luxottica ya trabajó en el pasado con otra big tech, Google, para las atractivas pero a la postre fallidas Google Glasses. ¿Habrá llegado al fin su momento?