¿Qué significa, hoy, ser un diseñador de moda?

Yo creo que es algo muy subjetivo. Vivimos en una época de los hypes, éxitos de temporada. En mi caso creo que es una visión un poco “romántica”, diseño mis colecciones completas con una inspiración clara y manteniendo la esencia de las raíces de Palomo Spain. Creo que no me diferencio mucho de un diseñador de cualquier otra época en ese sentido. Lo que sí tiene muchísima importancia en 2019 es la forma en la que se comunica una marca, y nosotros somos nativos digitales, por eso creo que conectamos de forma muy natural y orgánica a través de nuestras redes sociales, por ejemplo.

¿Cuáles son los límites de la creación? ¿Aquellos que se imponen, o los que se impone uno mismo?

Sin duda los que tú mismo te impones. No se debe sucumbir, o al menos ha de intentarse, a las imposiciones que vienen desde el exterior, tanto del propio circuito de la moda, con sus tiempos, como de las imposiciones de mercado. Creo que ser honesto con uno mismo e intentar expandirse continuamente en busca de nuevas metas es una máxima que todos tendríamos que tener muy presente. Al fin y al cabo debemos ser dueños de nosotros mismos, es la única forma en la que estaremos satisfechos con lo que hemos hecho una vez echemos la vista atrás.

Qué valora más, ¿que la gente se ponga sus diseños, o que la gente los compre?

Es más importante que te guste aquello que creas a nivel moral o ético contigo mismo, pero es evidente que también has de gustar y que la gente se sienta atraída para que compre tus creaciones. Es un equilibrio a veces difícil de conseguir, pero necesario para poder vivir de lo que te gusta.

¿Qué ve cuando se mira en el espejo? ¿Corre el riesgo de pasar a ser solo una parte del  universo de Palomo Spain?

Difícil pregunta; yo me veo como siempre, la verdad (ríe). Creo que el universo Palomo Spain parte de mi imaginario y de todo aquello que me rodea y me voy encontrando en el camino. Todo ha surgido de forma muy natural desde un inicio hasta hoy, la gente que me rodea de verdad son mis amigos y mi familia; por supuesto me voy encontrando a personas que se van incorporando a mi círculo y aportan al imaginario de Palomo Spain porque me aportan mucho a mí también. Mi marca es una imagen de mi espíritu y de mi visión personal de todo aquello que me rodea.

¿Existe un límite entre Alejandro Palomo y Palomo Spain? 

No creo que haya una línea entre la marca y yo. Quizá la marca se perciba como algo muy fantasioso y yo en mi día a día vivo como cualquier otra persona, pero cuando veo mis colecciones veo mi imaginación plasmada, es una proyección de mí mismo y por eso creo que los límites se difuminan. Veo mucho de mí en cada uno de los diseños, y a la vez este proceso de creación hace que siga dando pasos, por lo que quizá no haya límites, pero la energía fluye en ambas direcciones.

Un libro, un documental… ¿cuál es la razón de que surjan proyectos tan maravillosos sobre su marca y sobre su persona? 

La verdad es que soy el primer sorprendido de ver cómo profesionales tan reconocidos en su sector, como pueden ser Penguin Random House o Luis Cerveró y CAP se sientan atraídos por el mundo Palomo Spain y decidan apostar para hacer proyectos tan bonitos y tan enriquecedores. No sabría explicarlo, simplemente puedo estar agradecido de por vida por todo lo que me estoy encontrando en este camino tan corto y tan frenético. Creo que tanto la idea del libro como la del documental nacieron de la idea de mostrar Palomo Spain de forma muy sincera y honesta en primera persona, de mostrar el trabajo que hay detrás de cada colección, cada desfile, cada paso que damos y de todos aquellos implicados que han decidido apostar por este proyecto, más allá de las etiquetas o highlights que se quedan en el recuerdo “colectivo”. Son dos formas de abrir las puertas de Palomo Spain a todo aquel que quiera adentrarse y conocer un poco más sobre la marca.

¿Cómo empieza la creación de una colección? ¿Cómo es la gestación?

Pues todo nace de una inspiración, de lecturas que he hecho, de exposiciones, viajes, etc. Cuando aparece este concepto me doy cuenta al instante y empiezo a investigar más sobre ello y a elaborar un collage de ideas con muchas inspiraciones dentro de ese concepto. A partir de ahí empiezo a imaginar las siluetas, el chico Palomo a través de ese prisma, y todo comienza a surgir y a tomar forma.

Sus desfiles suelen ser verdaderamente impactantes, ¿cuál sería su próxima ubicación ideal?

Siempre queremos hacer de los desfiles una experiencia que ayude a contar la colección y sume a la inspiración. Para saber la próxima ubicación ideal tendremos que esperar a la nueva colección, pero ya sabéis que los espacios palaciegos y con historia son mi debilidad.

Qué es más complicado de una colección, ¿la gestación o el parto?

Todo tiene su complicación. El trasladar una inspiración a una colección palpable y tangible es complicado, pero las complicaciones técnicas que tiene luego su confección son un reto siempre para el taller, y también todo el trabajo de presentación y trabajo durante los seis meses siguientes. Creo que cada una de las partes del proyecto tiene sus complicaciones, pero me quedo siempre con las alegrías que me da todo el proceso, es algo que disfruto mucho.

¿Quién es su icono de estilo de todos los tiempos?

Me quedaría con Cristóbal Balenciaga como creador de estilo.

¿Cuál es el look perfecto para Palomo Spain de cara a este verano 2019?

Me quedaría con un dos piezas en seda con bermudas y top con una gran lazada frontal. Un look muy fluido, y lo terminaría con unas alpargatas.

Hasta ahora hemos hablado de lo que le gusta, pero, ¿qué es lo que más le ha desencantado del mundo de la moda?

No sé si podría decir algo que me haya desencantado, pero sí creo que se percibe este mundo como una fantasía, eventos y diversión, y lo que en realidad hay son muchísimas horas de trabajo detrás, muchos proyectos simultáneos que requieren de mucha atención y dedicación, y en definitiva, mucho trabajo. Quizá lo que me desencanta es que desde fuera se perciba este trabajo como un juego, y es un trabajo como otro cualquiera.

Estudió en Londres, ¿qué es lo que más ha podido aplicar de su educación de estilo a tus creaciones? 

Quizá una de las cosas que más haya podido aplicar es lo regio que soy con los procesos de creación, investigación y en la organización. En mi formación se hacía mucho hincapié en que la organización debía ser exquisita para que todo saliera correctamente, así como en la investigación a la hora de buscar inspiración. Hay que ahondar en los temas para descubrir su esencia y tener una metodología correcta porque el ritmo es frenético. 

Es un persona muy reclamada mediáticamente, ¿cómo se vive la fama? ¿Cómo se viven las amistades en el entorno de la celebridad?

Creo que desde que participo en Maestros de la costura mi exposición pública es mucho mayor, pero lo llevo genial. Me encanta que me hablen por la calle y nunca he tenido experiencias negativas, la verdad, he tenido suerte. Aun así habrá gente a la que horrorizaré, no se puede gustar a todo el mundo y lo tengo claro, pero yo sigo siendo igual y noto mucho el cariño de la gente. Mis amistades siguen siendo las mismas, y toda la gente que me he encontrado en este mundo más mediático ha sido siempre muy amable conmigo. ¡No pretendo quedar bien! ¡Quizás es que he tenido mucha suerte!

A sus 27 años, ¿a dónde cree que has llegado y a dónde le gustaría llegar?

Creo que estamos en un momento bueno de la marca y sobre todo, un momento de reafirmación en lo que somos. Tenemos muchas ganas de construir unas bases empresariales sólidas de la casa Palomo Spain y poder recorrer un camino duradero.

Mucho se ha hablado de la “fluidez de género”. ¿Cree que es un discurso que permanecerá o podría convertirse en una moda pasajera? ¿Por qué cree que se ha vuelto tan relevante en estos últimos años?

Yo creo que el llamado gender fluid no es un discurso, sino una realidad. Quizá lo que se desvanezca sea el propio término, cuando esté completamente normalizado. La forma en la que cada uno se sienta es particular y no debemos encajarnos en reductos sociales simplemente por semejanza o descarte. Es muy positivo que todos podamos tener nuestra propia voz, y desde hace unos años estas realidades ‘no convencionales’ tienen mucha más atención mediática. Esto podrá ayudar a nuevas generaciones a ser libres, y eso es muy positivo. Quizá esta atención mediática venga dada precisamente gracias a las nuevas generaciones, que venimos empujando fuerte en este contexto sociocultural en el que parece que la tendencia en todo el mundo es retroceder en el tiempo en cuanto a derechos y libertades sociales.