La lana es la fibra más antigua. Su uso humano está documentado desde la Edad de Piedra. Hoy estamos ya en pleno Antropoceno, esa era geológica en que la actividad humana es la más poderosa de las fuerzas que actúan sobre el medio ambiente. La necesidad de encontrar soluciones para el deterioro medioambental se vuelve más acuciente cada día que pasa. Y la lana, cien por cien natural, renovable y biodegradable, sigue siendo hoy el tipo de fibra más ecológicamente sostenible de que disponemos.

Sin embargo, el alto grado de sostenibilidad de este material no es la única razón por la que Prada se ha asociado con The Woolmark Company para crear su propia línea de uniformes de navegación de lana de raza merina. Unos uniformes que serán lucidos en la 36ª edición de la Copa América. La lana merina se viene usando en indumentaria deportiva (sobre todo en fútbol) desde los años 60.

Marco Bertani

 

Regulador térmico ideal

Una de sus virtudes, muy valorada por los diseñadores de Prada, es que seca la humedad, contribuyendo así a regular mejor la temperatura del cuerpo durante el esfuerzo físico. Eso la convierte en especialmente útil como indumentaria para deportes extremos, como la navegación en alta mar, en que el cambio brusco de temperaturas es frecuentes.

Lo explica el patrón del equipo Prada Luna Rossa, Massimiliano Max Sirena: “La actividad física que realizamos es muy exigente y las prendas que llevamos deben de cumplir con una serie de requisitos importantes: ser isotérmicas y elásticas, permitir una buena transpiración y ser muy resistentes al agua. Tras probarla en mi propia piel, puedo decir que la lana merina tiene todas esas cualidades”.

Marco Bertani

The Woolmark Company, filial de la empresa australiana Wool Innovation, es una organización con fines no lucrativos cuya función es ayudar a los más de 60.000 productores de lana de Australia con programas de investigación, desarrollo y producción de nuevas técnicas y productos. La compañía produce uniformes deportivos, chaquetas, polos, blusas y demás prendas primera como cápsulas de edición limitada y luego como líneas comerciales.

En la última edición del Pitti Uomo de Florencia, donde se presentaron los uniformes del equipo de Prada, PORT tuvo la oportunidad de hablar con Stuart McCullough, director creativo de The Woolmark Company, sobre innovación, sostenibilidad y grandes retos ecológicos pendientes.

The Woolmark Company

 

¿Por qué la lana ha vuelto a utilizarse en la indumentaria para deportes de alta exigencia?

Porque es ideal para los esfuerzos intensos, algo que olvidamos tras la irrupción de las fibras sintéticas y que ahora, por suerte, estamos volviendo a tener muy en cuenta. En realidad, ninguna fibra sintética resulta tan adecuada como la lana para hacer deporte en condiciones extremas, y hay estudios recientes que así lo demuestran. Por supuesto, no todos los tipos de lana resulta óptimos. La raza merina australiana es de una calidad excepcional y, además de asegurar una regulación térmica idónea, es más sostenible y respetuosa con el medio ambiente que cualquier fibra sintética.

 

¿Qué ventajas concretas ofrece para un deporte como la navegación en alta mar?

Resiste como muy pocos materiales la acción de los elementos materiales y la actividad física muy intensa. La lana es uno de los tejidos que mejor transpiran. Puede absorber grandes cantidades de vapor de agua y permitir que se evaporen, de manera que las prendas se enganchan menos a la piel y resultan así más cómodas. También regulan la temperatura del cuerpo mejor que cualquier fibra sintética. Su rendimiento es espectacular, especialmente, cuando se trata de realizar esfuerzos intensos a temperaturas muy bajas. En esas condiciones, triplica el rendimiento de las fibras sintéticas.

Marco Bertani

 

¿Qué método de trabajo están siguiendo ustedes en esta colaboración con Prada?

Nos coordinamos bien. Nosotros nos hacemos cargo de la parte técnica y ellos, de la creativa, del diseño, aunque nuestra opinión ha sido tenida también muy en cuenta en esta última parcela. Además, ellos tienen una amplia experiencia vistiendo a equipos de la Copa América, así que han podido compartir con nosotros muchísima información sobre las exigencia técnicas concretas de este deporte, la intensidad y duración de los esfuerzos, la temperatura a la que se realizan...

 

¿Qué papel ha jugado a sostenibilidad en este proyecto?

Uno muy destacado. Para empezar, cualquier consumidor consciente debería plantearse comprar prendas de lana merina australiana, porque se trata de un material cien por cien natural, renovable y biodegradable y, además, producido en condiciones de sostenibilidad máxima. Cualquier fibra se degrada debido a su uso continuado al aire libre, pero cuando la lana se degrada se descompone en valiosos nutrientes que van a parar a la tierra, no en microplásticos de una toxicidad y una capacidad de devastación ecológica más que probadas. Tanto Prada, por su filosofía empresarial, como la Copa América, por su especial compromiso con la preservación de los mares, han tenido muy en cuenta estas cualidades de la lana merina a la hora de invitarnos a colaborar con ellos.

 

¿Qué grado de responsabilidad están mostrando la industria textil y la de la moda con respecto a cuestiones como la polución marina?

No es ningún secreto que hablamos de la segunda industria más contaminante del planeta. Varios estudios lo han puesto ya de manifiesto y es muy necesario que estos datos sean de domino público. Más del 35% de los microplásticos presentes en el medio marino proceden de las fibras usadas en la confección de prendas. Por suerte, algunas de las principales compañías de este sector están empezando a tomarse muy en serio la necesidad de reducir su impacto ecológico. Parte de la responsabilidad corresponde sobre todo a los consumidores, a los que hay que educar en el rechazo cada vez más firme a las fibras sintéticas, pero son las marcas las que deben asumir de una vez por todas la necesidad de trabajar con materiales reutilizables, sostenibles y, a ser posible, biodegradables.

Marco Bertani

 

¿Qué tiene la lana australiana para ser preferible, como dicen ustedes, a la mayoría de las alternativas?

Bueno, la lana merina australiana está reconocida a nivel mundial como la más suave y de mayor calidad. Resulta ideal para confeccionar prendas que van a estar en contacto directo con la piel, porque no la irrita ni la sobrecalienta. Y luego está el aspeco ecologico de la cuestión, porque en ningún otro lugar del planeta resulta tan sostenible la industria ganadera, ya que el enorme espacio disponible permite una continua regeneración de pastos. Ninguna otra cabaña ovina es criada ahora mismo en un entormo natural tan bien preservado y sostenible.

 

¿Tienen ustedes en marcha ahora mismo algún proyecto deportivo de características similares a esta colaboración con Prada?

Acabamos de colaborar con marcas de indumentaria deportiva como Nagnata, APL y P.E. Nation para lanzar prendas de lana. Ninguna de estas marcas había trabajado antes con este material. En vista del interés que está suscitando nuestro trabajo, preveo que vamos a colaborar con más marcas deportivas en el futuro.