Los fabricantes de gafas de sol están de enhorabuena: se ha estrenado una nueva película de Men in Black. Y está demostrado que, cada vez que sale un nuevo film de la saga de los «controladores de actividad extraterrestre», se disparan las ventas de gafas. Así ocurrió con anteriores entregas, donde se usó el modelo Ray-Ban RB2030 Predator y la casa Ray-Ban quintuplicó sus ventas.

Y, sin duda, volverá a suceder ahora que ya está en cines Men in Black: International, donde las gafas de sol vuelven a jugar un papel fundamental pues, como siempre, los hombres de negro las usan para proteger sus ojos mientras disparan el flash neutralizador que borran la memoria de los que han visto demasiado. Esta vez, las gafas que llevan los hombres de negro son de Police: en concreto el modelo Origins 1 SPL 872, creado exclusivamente para la película.

Estas gafas de Police se han fabricado, cómo no, en riguroso negro, y son de acetato brillante, con forma cuadrada y el icónico logotipo del águila en las varillas. Se venden al público en un estuche personalizado con el logotipo de Men in Black. Podemos decir, pues, que estas son las gafas oficiales del film dirigido por F. Gary Gray y protagonizado por Chris Hemsworth, Tessa Thompson y Liam Neeson.

Pero no es este el primer modelo de gafas de sol popularizado por el cine. A continuación, repasamos otras sunglasses que hicieron historia saltando desde la gran pantalla a la calle… o viceversa.

Risky Business: Ray-Ban Wayfarer

En los años ochenta, la popularidad de este modelo de gafas se disparó hasta extremos insospechados. La culpa fue en parte de los Blues Brothers, que estrenaron en 1980 Granujas a todo ritmo, pero sobre todo de Tom Cruise, que las luce durante buena parte del metraje de la exitosa película Risky Business (1983): no en vano, ese año se vendieron 360.000 pares, nada menos. 

El precio del poder: Carrera Champion

Unas gafas grandes e impenetrables, ideales para rostros duros como el acero. Por algo este modelo de gafas de sol fue popularizado por Al Pacino en El precio del poder (1983), film donde interpretó a Tony Montana, un narcotraficante frío y sanguinario que oculta su turbia mirada tras unas inmensas gafas Carrera Champion.

Reservoir Dogs: Diferentes modelos de Ray-Ban

Aunque parecían ir perfectamente conjuntados, lo cierto es que los actores de la película Reservoir Dogs (1992) llevaban gafas y trajes diferentes, puesto que, al no tener apenas presupuesto, cada actor cogió lo primero que tenía por casa. Eso sí, todos llevaban Ray-Ban, aunque por entonces las gafas no lucieran la marca en sus patillas; concretamente, Tim Roth llevaba unas Ray-Ban 3016 Clubmaster, Quentin Tarantino, unas Ray-Ban Predator, y Steve Buscemi, Michael Madsen y Harvey Keitel, unas Ray-Ban RB2140 Original Wayfarer cada uno.

X-Men, la decisión final: Oakley Penny

Los aficionados a los cómics y al cine de superhéroes conocerán de sobra a Cíclope, el mutante que lanza letales rayos por los ojos, y que se ve obligado a usar siempre unas gafas especiales para evitar escabechinas no deseadas. En la película X-Men: La decisión final (2006), el personaje está interpretado por James Marsden y las gafas elegidas para la ocasión son unas Oakley Penny que se ajustan como guantes a los ojos del actor. 

 

Harry el Sucio: Ray-Ban 4089 Balorama

Definitivamente, Ray-Ban es la marca favorita de Hollywood. Y si no que le pregunten a Clint Eastwood, que se tira medio metraje de su mítico film Harry el sucio (1971) con sus viriles Ray-Ban 4089 Balorama puestas. De hecho, parece que sólo se las quita para disparar o para pronunciar frases tan lapidarias como «alégrame el día».

Taxi Driver: Ray-Ban Aviator

Otro tipo duro que apuesta por Ray-Ban, en este caso por su modelo más marcial: el Aviator. Hablamos, por supuesto de Travis Bickle, el veterano de Vietnam reciclado en taxista justiciero que encarna Robert de Niro en Taxi Driver (1976), la obra maestra de Martin Scorsese. Unas gafas especialmente recomendables para aquellos que tengan que conducir en verano, bajo un sol de justicia.