Cuando te cruzas por la calle a alguien vestido de Fred Perry, probablemente veas cómo luce con orgullo ese emblemático laurel en el pecho. Y es que la legendaria marca fundada en el Reino Unido e 1952, uno de los símbolos más indiscutibles de la contracultura y la elegancia atemporal británica, ha sido el uniforme oficial para mil y una tribus urbanas durante casi siete décadas del northern soul a mods y skinheads pasando por las diversas encarnaciones del indie...

Si bien la marca creada por el tenista Frederick John Perry (1909-1995) cuenta con una gran aceptación a nivel mundial (tiene decenas de tiendas en los cinco continentes, de Amán a Tokio, de Manila a Sao Paulo), Barcelona ha tenido que esperar hasta este pasado fin de semana para contar con su propio establecimiento oficial después de décadas en que los incondicionales de la hoja de laurel han tenido que recurrir a tiendas multimarca como UK Look, M69 y El Corte Inglés.

 

Icono de estilo

Y es que Fred Perry abrió el pasado viernes 3 fr mayo una tienda efímera en el corazón del Born (carrer Rec, 77) que permanecerá abierta hasta finales de octubre. Ocupa un pequeño local perteneciente a la boutique La Comercial, donde anteriormente ya se situó un corner de Paul Smith, otro icono de la elegancia británica.  Son unos pocos metros cuadrados en los que solo cabrá prendas para hombres y que aglutinará algunos de sus productos más icónicos.

Acaso lo más llamativo del local sea su pared repleta de polos metidos en flamantes cajas de metacrilato que muestran los colores de la temporada, así como los más míticos, en especial la combinación Black Champagne que corona la campaña de esta temporada. Por supuesto, todos los que se desplacen hasta este pequeño oasis de la moda más contracultural encontrarán jerséis, camisetas, las míticas Harrington con interior de cuadros de tartán, accesorios de todo tipo y mucho más. La tienda también incluye algunas colaboraciones especiales, como la ya emblemática alianza que le une al diseñador belga Raf Simons desde hace ya más de diez años.

 

Cosmopolita y multicultural

Desde la marca, aseguran que han escogido Barcelona como sede de su única tienda pop up en España “por su relación con las subculturas, la escena musical indie y alternativa, la moda urbana y el talento emergente, así como también porque se trata de urbe cosmopolita y multicultural”. La elección, por tanto, del barrio del Born, epicentro de este diseño emergente y la creatividad de la Ciudad Condal, parecía evidente. Y es que en esa histórica zona del casco antiguo se encuentran algunos de los comercios de tendencias arriesgadas e innovadoras del campo de la moda.

Como ya demostró en el pasado Record Store Day, celebrado el mes de abril, Fred Perry extenderá su relación con la ciudad de Barcelona con una serie de eventos de forma periódica relacionados con la música, el arte, la moda y las subculturas.