Acaba de llegar a las librerías la autobiografía de Elton John, Yo, más de cuatrocientas páginas llenas de cotilleos, roces con famosos, escándalos varios y morbo rock por doquier. Si Rocketman te pareció una película atrevida para ser un blockbuster destinado al gran público, este libro, escrito con la ayuda del prestigioso periodista musical Alexis Petridis, es todo un festín rosa, un Sálvame de muy alta gama con escándalos protagonizados no por famosos de medio pelo, sino por verdaderas celebridades globales. Estas cinco revelaciones de Sir Elton van a ser muy recordadas a partir de ahora.

 

1 El triángulo amoroso entre Richard Gere, Diana de Gales y Sylvester Stallone

Mientras Elton se encontraba componiendo la banda sonora para El rey león, organizó una fiesta para un alto directivo de Disney que quería conocer a Diana de Gales. En ella también estaban, entre otros, George Michael, Richard Curtis, Sylvester Stallone y Richard Gere. Resultó que tanto la princesa como Gere acababan de romper sus compromisos con el príncipe Carlos y Cindy Crawford, por lo que pronto empezaron a saltar las chispas. Al enterarse, Sly cogió un cabreo de mil demonios y terminó enfrentándose a Gere en un pasillo de la casa por el amor de Lady Di. Al final, consiguieron disolver la pelea no sin que Rambo se largase con un cabreo de mil demonios. 

 

2 Sus aventuras en Studio 54

Para momento escandaloso, las varias páginas que dedica a su historia de amor con la mítica discoteca neoyorquina Studio 54. Es una sucesión de anécdotas memorables que incluye una conversación entre Lou Reed, una amante trans y Cliff Richard; un encuentro con Liza Minelli en el sótano privado con montañas de cocaína en el que le pidió matrimonio; o sus primeras experiencias con el popper. Si nunca estuviste ahí o si la película 54 te pareció un bodrio, como a casi cualquier ser humano, estos párrafos son una absoluta maravilla para conocer de cerca el vibrante espíritu que se vivía en esas inolvidables noches.

/ GTRES

 

3 Montañas de cocaína

Yo viene acompañado de un utilísimo glosario que incluye los términos y personas que aparecen en el libro. Con echarle un ojo tienes suficiente para convencerte de que esto es el Sálvame de la generación rock. Y hablando de cosas escandalosas, la palabra ‘cocaína’ aparece mencionada en hasta 24 páginas. Quizá el mejor momento es cuando recuerda una fiesta a finales de los 80 con George Harrison entre los invitados. Puesto de coca hasta las cejas vio a un tipo desaliñado sirviéndose una copa. Pensó que era el jardinero, pero resultó ser Bob Dylan. Lejos de corregir el error, y no satisfecho con el look andrajoso que llevaba, le invitó a subir a casa a cambiarse de ropa. El ex Beatles tuvo que pararle los pies con un “creo que debes tener cuidado con los viejos polvos blancos”. 

 

4 Un adicto a las compras (absurdas)

Además de un serio problema con el consumo de alcohol y drogas, Elton John también confiesa ser adicto a las compras. El músico recuerda todos los objetos inútiles que se ha comprado para paliar la depresión, y es consciente de que las posesiones materiales nunca sustituirán el amor o la felicidad personal, por eso hay fragmentos que son tan divertidos como dolorosos. Por ejemplo, hubo un día que se despertó con una llamada que le informaba que había comprado un tranvía en miniatura que le fue entregado en su casa con la ayuda de dos helicópteros. También en ese mismo jardín hay un modelo en fibra de vidrio a tamaño natural de un tiranosaurio que compró a Ringo Starr después de una noche especialmente larga.

 

5 El peor enemigo de Tina Turner

Elton John ha tenido diferencias con mucha gente de la industria, y no faltan los recados a personalidades como David Bowie o Michael Jackson, pero su relato de la relación con Tina Turner es especialmente jugoso. Probablemente, el momento más tenso que vivieron es cuando planearon una gira conjunta durante los 90. Vía llamada telefónica, la gran pantera negra le reprochó que vestía demasiado Versace y que debería renovar el armario con ropa de Armani si no quería parecer tan gordo. También se recrea con el trato despótico de la leyenda rock con sus músicos de gira. Al final, sellaron la paz, pero nunca llegaron a completar el tour previsto.

RPE / GTRES