‘Suites imperiales’ queda ya tan lejos en el tiempo que casi asusta. Porque nueve años sin leer ni una línea nueva del escritor californiano Bret Easton Ellis son una auténtica barbaridad. El que fuera considerado el mayor exponente de la generación X en la literatura yanqui, enfant terrible, provocador y enemigo acérrimo de la corrección política, anuncia para el próximo mes de abril la publicación de White, su primera obra de no ficción. Un libro esperadísimo que se ve tanto como una denuncia de la censura, en particular la autoinfligida cometida con la esperanza de ser “aceptado”, y una visión arriesgada de una vida dedicada a la autenticidad. Y estos son los motivos por los deseamos devorar sus páginas.

 

Porque es el escritor de cabecera de los que detestan la corrección política

‘White’ iba a titularse originalmente White Privileged Male (Hombre blanco privilegiado) y es una lástima que haya optado por su versión reducida, porque hubiese sido un título intrínsecamente Easton Ellis, en su provocación. El escritor ya ha expresado en repetidas ocasiones lo incómodo que se siente con la corrección política dominante en el mainstream, que en su opinión llegó a cotas de verdadero ridículo durante los años de la administración Obama.Pese a todo, Ellis ha insistido en una entrevista reciente para Vulture en que su libro no pretende ser una invectiva contra la corrección política. O al menos no solo eso. “Más bien he querido referirme a la cultura corporativa y la libertad de expresión y cómo ambas se entremezclan ahora y cómo las corporaciones están decidiendo qué pueden decir las personas y cómo pueden expresarse, ya seas un actor o un comediante o lo que sea”. Habrá que ver cómo se recibe en el actual clima y si puede encontrarse con el mismo muro de incomprensión que American Psycho hace casi 30 años.

BFA

Porque hace casi una década que no leemos nada suyo

Easton Ellis no ha estado exactamente inactivo desde que publicó Suites imperiales, secuela de su ópera prima, Menos que cero, hace ahora casi una década. En 2013 se lió la manta a la cabeza y escribió el guion del thriller existencialista y erótico de Paul Schrader The Canyons. La película contó con la participación de Lindsay Lohan y del actor porno James Deen. Fue un fracaso de taquilla y no cuajó demasiado bien entre la crítica, pero sigue siendo altamente recomendable para fans del escritor y de un de subgénero de capa caída. Recientemente también se habló de que estaba trabajando en una serie de guiones X para Kanye West, otro paladín de la incorrección política, pero el extraño proyecto parece haber quedado en agua de borrajas.

 

Porque la no ficción podría sentarle de fábula

Tras una vida consagrada a sacudir los cimientos de la cultura pop con novelas siempre polémicas y transgresoras, Ellis prueba suerte ahora en un terreno virgen para él, la no ficción. Al escritor siempre se le ha visto como un lúcido observador social, ya sea en sus libros como en sus podcasts o en sus tuits. De todos modos, recientemente abandonó Twitter porque pensaba que nada de la libertad que abundaba en sus inicios se mantiene en una red dominada por los guerreros de la justicia social. Así que White se presenta como el mejor lugar para saber qué pasa por la cabeza de Bret, qué siente. Siempre ha sido alguien que no ha tenido miedo a decir lo que piensa, por dolorosa que sea la verdad y por mucha gente que incomode. Ahora el protagonista es él, que “destruye el bien percibido que la era de las redes sociales ha forjado, comenzando por el peligroso culto de la simpatía”.

Matt Crossick