El dato habla por sí solo: hacía 22 años que Japón no pre seleccionaba un anime como representante del país en los premios oscars. La escogida en aquella remota ocasión (1997) fue La princesa Mononoke, una epopeya de aventuras con muy marcado discurso ecologista que llevaba la forme del maestro de la animación Hayao Miyazaki, el principal creativo del estudio de culto Ghibli. Hasta 2019 no es que el género haya entrado en una especie de barbecho (ahí están, por ejemplo, El cuento de la Princesa Kaguya, Tokyo Godfathers, El viaje de Chihiro o Your Name)

Detrás de esta última cinta figura Makoto Shinkai, ahora mismo el hombre más en forma del anime y el héroe que ha conseguido la proeza de colarse ahí donde solo pudo acceder el maestro Miyazaki. Lo hace con El tiempo contigo, un romance adolescente de ligeros tintes fantástico (constante indiscutible en la obra de nipón) en torno a un estudiante de secundaria que se escapa de casa en una zona aislada del gran mundo para vivir en Tokio. Ahí conoce a una chica con el misterioso poder de manipular y controlar el clima a su antojo.

DR

 

La confirmación de un gran talento

Después de que Your Name, su aplaudido filme de 2016, se convirtiese en el anime más taquillero de todos los tiempos, las expectativas depositadas en su continuación eran largas. El tiempo contigo no ha conseguido todo el consenso que sí obtuvo su predecesora, pero en ella hay mucha tela que cortar. Esta fábula sobre el cambio climático adornada con pinceladas del misticismo Shinto contiene la que sea, quizá, la animación más impresionante que se pueda ver hoy día en el anime. Su nivel de detalle es tal, que es imposible no sumergirse en su absorbente universo. Es la enésima demostración de la pericia de un verdadero innovador, que aporta una sensación falsa de dibujar a mano alzada sus personajes y un nivel de naturalismo en los entornos raramente vistos en el formato. 

Otra cosa, claro está, son sus posibilidades reales ya no de hacerse con una estatuilla dorada, sino que pase el siguiente corte. El 16 de diciembre se anuncian los diez prenominados, pero teniendo en cuenta que compite con cineastas como Pedro Almodóvar, Bong Joon-ho o Chiwetel Ejiofor y que la animación nunca ha sido particularmente bien tratada por la Academia de Cine, sus opciones son más bien escasas a partir de esta fase.

Lo que no quita que el estreno de El tiempo contigo en salas españolas este fin de semana (antes ya se pudo ver en festivales como Sitges y San Sebastián), sea una buena oportunidad para sumergirse en la filmografía de Makoto Shinkai, un cineasta atípico donde los haya en el mundo del anime. Siempre ha usado el ordenador, a diferencia de otros cineastas del género, y empezó su carrera diseñando escenas de vídeo para videojuegos.

Poco después, deslumbró con una serie de cortos de tintes sci-fi en las que ya se mostraban las constantes visuales y narrativas del nipón. Entre sus mejores trabajos figuran 5 centímetros por segundo, sobre una historia de amor interrumpida por el océano del tiempo contada en tres actos; y Viaje a Agartha, su filme más fantástico hasta la fecha, que le valió comparaciones con Miyazaki. Hasta tiene un asteroide con su nombre, algo de lo que pocos cineastas (de anime o no) pueden presumir.