Vino a España por última vez muy poco después de superar un grave problema de salud. Steve Forbert, veterano músico de Meridian, Mississippi, dio una serie de conciertos a mediados de junio de este año en salas de San Sebastián, Zaragoza, Barcelona y Madrid. Se mostró como lo que es, un tipo afable y cordial, con mucha carretera a cuestas y una cualidad que le reconoce muchos de los que han tenido la oportunidad: es uno de los mejores baladistas rock de las últimas décadas, por no decir de todos los tiempos.

A pesar de su prestigio crítico y su sólido estatus de músico de culto, Forbert nunca ha conseguido romper el techo de cristal que se le separa de algo parecido al éxito masivo. Sin embargo, en su segundo álbum, Jackrabbit Slim, Forbert incluía una de esas canciones que sobreviven al paso del tiempo y que en su día, hace ya cuarenta años, fue un relativo éxito: "Romeo´s Tune".

 

La reedición de un disco memorable

El sello discográfico alemán Blue Rose Music ha sido el encargado de lanzar esta reedición en vinilo de Jackrabbit Slim. El álbum fue publicado originalmente en 1979 por Nemperor Records, una compañía dedicada al jazz y al pop que fue fundada en 1966 por el mánager de The Beatles, Brian Epstein y que durante años fue una agencia de management hasta que en 1974 pasó a ser discográfica con el lanzamiento del LP Like Children, del violinista Jerry Goodman (The Flock, Mahavishnu Orchestra) y Jan Hammer (Jeff Beck, Santana, Stanley Clarke, Mahavishnu Orchestra). Con esta etiqueta también grabaron Tommy Bolin (James Gang, Deep Purple), Stanley Clarke o The Romantics.

DR

El productor del disco original fue John Simon, cuya firma aparece en discos como el homónimo y Music from Big Pink, de The Band, el Cheap Thrills de Big Brother and the Holding Company –con Janis Joplin como vocalista-, Songs of Leonard Cohen o Child is Father to the Man, de Blood, Sweat & Tears. Lo que quiere decir que no era un cualquiera, ni mucho menos. Para la remasterización de esta reedición se ha recurrido a otro legendario como es Ted Jensen de Sterling Sound (The Eagles, The B-52s, Dave Matthews, Norah Jones). Aunque el LP fue reeditado en CD en 1996 por Legacy (del conglomerado Sony y BMG), esta es la primera vez que se hace en vinilo, opaco y de color rojo cera, y en una tirada de tan solo 500 copias. Para todo el mundo y hasta que se agoten.

Además del álbum que incluye la impagable "Romeo´s Tune", Jackrabbit Slim es una introducción al instintivo universo de Steve Forbert a través de sencillas y pegadizas, pero profundas, melodías de rock and roll. En este segunda entra del cantautor de Mississippi destacan también la alegría contagiosa de Say Goodbye to Little Jo, las ligeros pinceladas de reggae de Complications o la golpeadora tensión folk de January 23-30, 1978. Una colección de canciones que muestran sin tapujos el potencial creativo de un jovencísimo músico y compositor que por entonces se dirigía a cualquier tipo de público sin detenerse en fronteras estilísticas ni sociales. Fue el disco que le colocó en la parrilla de salida hacia el éxito y que, como afirma el propio Forbert, le dio gran parte de la audiencia que aún conserva hoy en día.

 

Un cantautor folk en medio del punk neoyorquino

Nacido el 13 de diciembre de 1954 en Meridian, Mississippi, una ciudad de unos 50.000 mil habitantes, aproximadamente a una hora y media en coche de la capital del estado, Jackson, Steve Forbert se declaró como un "enganchado a la música" desde muy joven y sus primeras canciones las escribió cuando tan solo tenía 17 años. En 1976 se trasladó a Nueva York para vivir en primera persona la explosión del punk y la new wave y fue allí donde inició su carrera musical. No era esta la ciudad más propicia, ni tampoco el mejor momento para un cantautor de folk que iba a todas partes acompañado tan solo de su guitarra acústica y de un puñado de canciones muy personales.

DR

Los primeros pasos de Steve Forbert fueron como músico callejero antes de compartir cartel en el mítico CBGB con bandas y artistas como John Cale, Talking Heads o The Shirts e incluso ser la estrella en lugares tan tradicionales como el club de música Kenny´s Castaways en el Greenwich Village o The Bitter End, que a mediados de los 70 se hizo popular por ver nacer Rolling Thunder Revue, el grupo creado por Bob Dylan para la gira del mismo nombre y que incluía a Roger McGuinn de The Byrds, Joni Mitchell, Joan Baez, T-Bone Walker o Mike Ronson y la cual filmó imágenes Martin Scorsesse para un documental. A pesar de que todo pintaba en su contra, Forbert consiguió abrirse paso y obtener un éxito sorprendente que se plasmó en una serie de álbumes muy bien acogidos por la crítica y con unas ventas más que aceptables. Entre ellos destaca su debut, Alive on Arrival en 1978, Jackrabbit Slim en el 79 y Little Steve Orbit en 1980. Y con un single que se convirtió en hit, el citado "Romeo´s Tune".

 

Una trayectoria impecable

Su primer álbum, Alive on Arrival, está considerado como uno de los mejores debuts de la historia y el `siempre difícil segundo disco´ no solo mantuvo el nivel sino que incluso lo superó y actualmente está valorado como la gran obra que es. Su voz, muy particular y reconocible, establece una cercanía muy fuerte con la audiencia. Sus historias, llenas de cotidianidad, humor y una acertada crítica, emocionan. Su música, casi siempre en un tono medio muy atinado, le han convertido en uno de los más grandes baladistas de todos los tiempos.

Su carrera está salpicada de grandes logros, de triunfos que le han situado muy cerca del estrellato. Pero también ha tenido tropiezos y decepciones sonadas. Una montaña rusa muy similar a la que ha seguido su vida privada con un matrimonio, un divorcio, la crianza de tres hijos o, recientemente, en 2017, un cáncer que le obligó a recibir quimioterapia y luchar hasta superarlo y una cirugía de riñón. Eso sí, con la ayuda y el apoyo de una jovencísima novia que ronda los veinte años.

Entre medias, Steve Forbert ha escrito y grabado 18 álbumes de estudio y se ha mantenido permanentemente sobre los escenarios con una muy cambiante banda de acompañamiento o solo en multitud de ocasiones. A lo largo de estos cuarenta y tantos años en la música, el sonriente músico de Meridian se ha mantenido fiel a sus principios, a sus raíces y a su espíritu folk, rock y pop.

 

Y una vida de libro

El pasado año 2018, Steve, junto a la escritora Therese Boyd repasó su vida en el libro Big City Cat: My Life In Folk Rock. Unas memorias que inicialmente estaban concebidas para convertirse en una obra de teatro y que ofrecen una visión introspectiva de sus vivencias y de su carrera en un período de agitación cultural y el afloramiento de una toma de conciencia por parte del autor. Con la base de sus reflexiones y de sus diarios, Forbert crea una narrativa en la que aparecen sus procesos creativos y de forja de la personalidad, sus afanes y sus triunfos los cuales han ido sucediéndose paulatinamente a lo largo de estas más de cuatro décadas de actividad artística.

DR

Además de los detalles que aportan figuras como sus mánager, Danny Fields y Linda Stein, o leyendas de la música como Doc Pomus y John Simons, esta biografía tiene como complemento una banda sonora excepcional. Ya sea cualquiera de sus discos, que en todo momento ponen una pincelada de color a la lectura del libro y en general a la vida del aficionado a la música y o también el álbum The Magic Tree, producido por Karl Derfler (Tom Waits, No Doubt, Two Gallants), editado para la ocasión con canciones procedentes de maquetas acústicas previamente grabadas y nuevas composiciones con Steve acompañado por una banda.

Una reedición en vinilo rojo de Jackrabbit Slim se convertirá seguramente y en muy poco tiempo en una pieza de coleccionismo. Pero sobre todo, es un pequeño y merecido monumento a un músico excepcional que durante cuatro décadas ha emocionado con sus canciones, historias fidedignas de las fuertes convicciones y del talento de Steve Forbert. Posiblemente el mejor baladista de todos los tiempos.