Cillian Murphy: Suele describir su música y su poesía como un intento de dar voz a la odisea transatlántica de los irlandeses, una exploración de la identidad, el sentimiento de pertenencia y la añoranza. ¿Por qué es tan importante para usted?

Denise Chaila: Yo crecí en espacios fronterizos, en un estado de transición constante entre diferentes culturas, países, ciudades y grupos sociales. Ese mestizaje continuo me planteaba muchas preguntas y me ofrecía pocas respuestas. Me costó encontrar mi propia voz, mi identidad, y decidir por mí misma cómo encajaba yo en esos relatos e identidades en conflicto en los que estaba inmersa. Eso me dio una sensación permanente de aislamiento que me acompañó hasta la edad adulta. Al final, decidí que esa crisis de identidad había durado demasiado, que ya iba siendo hora de que me librase de ese sentimiento de no encajar en ninguna parte, que tenía que concebir mi propia identidad de una manera más constructiva y más abierta.

 

CM: ¿En qué consistió ese nuevo enfoque?

DC: En entender que no tengo por qué pertenecer a ninguna ciudad, país y cultura, solo tengo que pertenecerme a mí misma. Incluso puedo bautizarme de nuevo, elegir mi propio nombre, no tengo que esperar a que nadie venga a asignarme una identidad. Esto es lo que trato de expresar a través de mi diario personal, mi poesía y mi música, que no son más que la celebración de mi propia libertad y mi voluntad de construirme a mí misma.

 

CM: ¿Qué artistas han sido una inspiración para usted?

DC: Soy de Limerick (y de muchos otros lugares), un rincón de Irlanda que se caracteriza por su sólida tradición musical y poética, así que podría decir que llevo la creatividad en la sangre. MuRli y God Knows son dos de los artistas que me inspiran con su ejemplo a diario. Y luego me encantan raperos como Hazey Haze,Strange Boy Nature o Young Phantom, que me hacen sentirme orgullosa de la escena hip hop del sudeste de Irlanda. Más allá de mis raíces, me influyen mucho artistas internacionales como Kano, Skepta, Wiley, Janelle Monáe, Lauryn Hill o, por supuesto, Beyoncé.Y fuera de la música, tengo una fijación con Eartha Kitt o Maya Angelou, dos personas con una capacidad excepcional para comunicar la esencia de sus respectivas personalidades.

DR

 

CM: ¿A qué diría que se debe el extraordinario momentocreativo que se vive ahora en Irlanda?

DC: Pienso que se debe a muchos factores. La confianza tiene mucho que ver: los artistas irlandeses están cada vez más seguros de sí mismos y confían en lo que pueden aportar. Están dispuestos a unir sus voces a la conversación global que se desarrolla en el mundo de la cultura. Irlanda tiene una serie de características distintivas que no se dan en ningún otro lugar del mundo. Hay sonidos y tradiciones que son tan específicamente irlandesas que solo las encontrarás aquí. Además, no responden a estereotipos cerrados: hay mil maneras distintas de ser irlandés. Creo que la gente que confía en sí misma tiene la capacidad de exportar esa confianza y enriquecer a los que entran en contacto con ellos. Además, los irlandeses ya no sienten la necesidad de emigrar en busca de oportunidades para su talento. Pueden quedarse en casa y desarrollarse en ella. De ahí ese extraordinario momento creativo del que hablas.

 

CM: ¿En qué está usted trabajando en estos momentos?

DC: En la continuación de mi EP Duel Citizenship. Lo va a producir MuRli, un verdadero genio, de verdad os lo digo. Duel Citizenship apenas arañó la superficie de lo que yo soy musicalmente. Fue un buen primer paso, pero siento que ahora voy a llegar mucho más lejos y expandir mi sonido. Estoy empezando a sacarle todo el partido a mi personalidad y mi capacidad creativa, a la fluidez con la que puedo alternar canto, rap y poesía. Siento que por n estoy encontrando mi propia voz, y está siendo un viaje apasionante. Y todo se lo debo a la comunidad creativa que me rodea. Mis colegas y maestros me reafirman a diario en mi idea de que hacer música tiene que ver sobre todo con trabajarte a ti misma. Estoy en ello, y mi próximo disco mostrará hasta dónde he conseguido llegar en ese trabajo.

Entrevista publicada en el número 7 de PORT, ya a la venta.

Rich Gilligan