El cine también puede ser una historia de segundas (o séptimas) oportunidades. Así lo demuestra Seven Chances, una sección del Festival Internacional de Cine de Sitges que quiere hacer justicia a obras de merecido prestigio hasta ahora casi imposibles de ver en nuestro país. 

Para las gentes que año tras año traen lo mejor del género fantástico al Festival de Sitges, es tan importante hacer un repaso a través de lo bueno y mejor del cine contemporáneo como hacer justicia a aquellos clásicos olvidados por el tiempo que han pasado a formar parte de la historia oculta de lo fantástico. Así surgió la sección Seven Chances, un programa que nace de la colaboración del festival con la Associació de la Crítica i l’Escriptura Cinematogràfica de Catalunya (ACCEC). Por segundo año consecutivo, los dos organismos divulgarán y reexaminarán con espíritu libre obras difíciles de ver dentro fuera de nuestras fronteras. Algunas de ellas, de hecho, a menudo olvidadas hasta por los más entusiastas del cine de género. 

 

Una selección sustanciosa

Los organizadores del festival han querido dar a la sección la importancia que merece. Así, su inaguración contará con un bombazo de la talla de Vaya luna de miel. Se trata del estreno en Cataluña de un clásico perdido del gran director de culto Jesús Franco. Rodada inicialmente en 1979, permaneció inédita hasta cuarenta años después sepultada por el ingente material de nuestro mayor genio del terror. A principios de 2019, la Filmoteca Española la recuperó gracias al descubrimiento de un negativo en los archivos por parte de Álex Mendibil, autor de la primera tesis doctoral dedicada al genio de la exploitation europea. Él mismo será el encargado de presentar este filme que adapta El escarabajo de oro, de Edgar Allan Poe.

Otra restauración de altura, en su versión íntegra, será la protagonizada por Crash, de David Cronenberg. Película controvertida y polémica donde las haya, generó un enorme revuelo en su estreno en Cannes en 1996. En su puesta de largo comercial tuvo que sufrir la censura en numerosos países, por lo que ahora se presenta una oportunidad para ver este thriller psicológico de retorcidos tintes eróticos tal y como lo concibió el canadiense. La proyección será por primera vez en 4K, tal y como se ha podido ver recientemente en Venecia. 

Otro cineasta de culto mundial y de cabecera para los fans del festival, Alejandro Jodorowsky, se ha decidido a dar nuevos aires a El ladrón del arcoiris, un drama fantástico con reparto internacional encabezado por Omar Sharif, Peter O’Toole y Christopher Lee. Contó con una tirada muy limitada y siempre fue considerada una obra menor en la filmografía del chileno. Y antes de maravillar en Bailar en la oscuridad junto al enfant terrible Lars Von Trier, Björk ya se dejó ver en la gran pantalla en The Juniper Tree, de Nietzchka Keene, un filme de 1986 que adapta en elegante blanco y negro el cuento de brujas homónimo de los hermanos Grimm. Supone una oportunidad de ver, literalmente, a una Björk oculta, algo anterior a la Björk que conocemos.

Entre la selección de películas que se proyectarán en la Casino Prado también figuran The Living Skeleton, de Hiroshi Matsuno, con escasa circulación fuera de Japón; Tommy & The T-Rex, una parodia de cine adolescente y Horror Noire: A History of Black Horror, un documental que reflexiona sobre la representación de la cultura afroamericana en el cine de terror.