La discográfica británica no solo nos ha dado la mejor música durante todo este largo periodo, también nos ha regalado portadas bellas, impactantes, polémicas o enigmáticas de artistas tan variados como This Mortal Coil, Bon Iver, Red House Painters o Bauhaus. Hacemos un repaso a lo mejor que ha dado de sí en el ámbito gráfico el sello en sus cuatro décadas de historia

Desde 1979 (o 1980, según la versión de los hechos que quieras creer) 4AD no sólo lleva publicando música de los mejores grupos del momento, también ha contado con un buen puñado de portadas impactantes, preciosas, etéreas o misteriosas. En colaboración con el reputado dúo 23 Envelope, formado por el diseñador Vaughan Oliver y el fotógrafo Nigel Grierson o no, muchas de sus imágenes son pequeñas obras de arte. Aquí encontrarás algunas de las más destacadas, desde la oscuridad sugerente de Bauhaus a la belleza bucólica de Bon Iver.

 

1 Wheel In the Roses, Rema-Rema

Wheel In The Roses fue el único lanzamiento que sacaron Rema-Rema, uno de los primeros grupos que salieron de la cantera de 4AD en 1980. Su música responde a esa mezcla de post-punk y new wave que imperaba en la época y su portada es una de las más sugerentes que se recuerdan, muy enigmática, con esa rosa como único punto de color. 

 

2 In The Flat Field, Bauhaus

Con Bauhaus es difícil quedarse con una portada, pero si hay que escoger una, ésa sería la de su álbum de debut, In The Flat Field. La imagen, en blanco y negro, cómo si no, es oscura, pero con estilo, elegancia y clase, exactamente igual que la música de la banda de Northampton. 

 

3 Mesh & Lace, Modern English

El álbum de debut de Modern English, Mesh & Lace, tiene el honor de incluir la primera portada diseñada por el prestigioso dúo 23 Envelope, formado por el diseñador gráfico Vaughan Oliver y el fotógrafo y cineasta Nigel Grierson, asociados durante la década de los 80s a 4AD. 

 

4 Colourbox, Colourbox

La banda de electrónica Colourbox fue otra de las que tuvo el privilegio de contar con la colaboración de 23 Envelope, esta vez con la fotografía de un caballo montando a una yegua. Como su título era homónimo, durante mucho tiempo se ha referido la gente a este miniálbum como Horses Fucking

 

5 It’ll End In Tears, This Mortal Coil

23 Envelope volvieron a dar en el clavo a la hora de buscar una imagen que reflejase bien la música del súper grupo de 4AD This Mortal Coil. Onírica y etérea como su música, con unas texturas que hacen que parezca aún más irreal. La chica, con el pelo al viento y los ojos cerrados parece querer emular a una heroína prerrafaelita. 

 

6 Treasure, Cocteau Twins

Si te falla la imaginación a la hora de decorar una pared, tienes que saber que una apuesta segura son los vinilos de 4AD de los 80. Uno de ellos es Treasure, de Cocteau Twins, de nuevo diseñada por Vaughan Oliver y muy en sintonía con la anterior. Oscura pero de una belleza abrumadora, etérea y flotante como la música de la banda. 

 

7 Medusa, Clan Of Xymox

Siguiendo con la era 23 Envelope tenemos la mejor portada de Clan Of Xymox, tan oscura como la dark wave que practicaban. La imagen no podía estar en más sintonía con el título del álbum, Medusa, pues en ella aparece una cabeza petrificada tras el ataque de dicha criatura mitológica. De piedra aún nos quedamos al verla. 

 

8 Within the Realm of A Dying Sun, Dead Can Dance

La portada de Within the Realm of A Dying Sun es un buen ejemplo de que 4AD podía continuar sin la colaboración de 23 Envelope. Aquí se incluye una intrigante fotografía tomada en el cementerio Père-Lachaise de París. En concreto, lo que se retrata es la tumba familiar del científico François-Vincent Raspail. 

 

9 Doolittle, Pixies

Dentro del indie, la de Doolittle es una de las portadas más icónicas de la historia del género. Aquí su autor se adelanta a la estética del grunge y a los 90 con una imagen premeditadamente feísta y sucia, en la que no se ve el grupo y tiene todo el protagonismo un pequeño mono.

 

10 Down Colorful Hill, Red House Painters

¿Qué mejor para ilustrar la reposada y meditativa música de Red House Painters que poner en portada una cama? Ésta en concreto se tomó en la Toscana en 1990. La fotografía (muy saturada para aumentar el contraste)  emplea aquí un blanco y negro virado a sepia realzando los rojos, como queriendo homenajear los daguerrotipos. 

 

11 Red House Painters, Red House Painters 

La banda de Mark Kozelek siempre ha contado con unas portadas embriagadoras e icónicas, y ésta es una de las que más. Aunque su título es homónimo, como el de su tercer álbum, la gente lo llamó Rollercoaster en homenaje a la montaña rusa que se puede ver en la imagen. La fotografía en tono sepia es del ya demolido Thunderbolt que había en el parque de atracciones neoyorquino de Coney Island. 

 

12 Out of Tune, Mojave 3

En los 90s hubo algo más también en 4AD aparte de las magníficas portadas de Red House Painters. Una de las más notables de la época es la de Out of Tune, de la banda liderada por Neil Halstead. En ella se emplea una imagen que evoca el hedonismo, llena de luz, acaso reflejando la joie de vivrede un par de surfistas y homenajea, de paso, la música de la costa oeste.

 

13 The Drift, Scott Walker

Scott Walker aprovechó, en su primer disco en once años, The Drift, para dar en la portada con un lienzo árido y enigmático, que de alguna manera podría interpretarse como el reflejo de la música que hay dentro. Es curioso además, porque surge tras décadas de explotar su imagen en las portadas (aunque en Tilt también prescindió de ella, el cambio aquí es mucho más radical). 

 

14 Gulag Orkestar, Beirut

De la portada del debut de Beirut se sabe que la fotografía fue encontrada en una librería de Leipzig arrancada de un libro. Aunque originalmente el autor era desconocido para Zach Condon durante la grabación del álbum, ahora ya se ha descubierto que es Sergey Chilikov. 

 

15 Logos, Atlas Sound

Que Bradford Cox nunca ha querido ocultar el síndrome de Marfán que sufre lo sabe todo el mundo, de hecho, es algo que explota. Un buen ejemplo se encuentra en la portada de su segundo disco, en el que apuesta por cegar su cara para universalizar una enfermedad que entiende como identidad y, así, no victimizarse.

 

16 Halcyon Digest, Deerhunter

La portada de Halcyon Digest consta de una fotografía en blanco y negro de George Mitchell, tomada en 1983 en un desfile de imitación femenina. Según cuenta Bradford Cox, la imagen tuvo una inmediata conexión con la música. Si se le da otra vuelta al asunto también podría decirse que la inclusión de este personaje tiene que ver con la fascinación del grupo y de su líder en particular por los freaks y outsiders.

 

17 Eye Contact, Gang Gang Dance

Una de las portadas más alucinantes que nos ha regalado 4AD en los últimos años. Muestra lo que parece una orquídea emulando el órgano de reproducción femenino, al más puro estilo Georgia O’ Keeffe a punto de devorar a una mantis formada por gotas de agua. Altamente sexual y ambigua, como la propia música del grupo. 

 

18 Bon Iver, Bon Iver 

La portada del disco homónimo de Bon Iver es abrumadoramente bella. Utiliza una pintura de un paisaje forestal, nevado y surrealista obra del artista de Minnesota Gregory Euclide. La elección es perfecta pues es exactamente en este emplazamiento donde seguramente mejor sonaría la música de Justin Vernon. También se han utilizado sus obras para las portadas de los singles. 

 

19 Love This Giant, David Byrne & St. Vincent

Todas las portadas de St. Vincent son alucinantes, pero pocas generan tanto shock como la de su sonado disco conjunto con David Byrne. La fotografía quería recrear el mito de La Bella y la Bestia, dándole una vuelta de tuerca en la que Annie Clark aparece como grotesca bestia y el ex Talking Heads como un Buzz Lightyear de mandíbula cuadrada. Todo ello, con abundantes prótesis plásticas y perturbadoras.

 

20 I Am Easy to Find, The National

Si la portada de Trouble Will Find Me ya era especialmente icónica, lo que The National han hecho con I Am Easy to Find, en todos los sentidos, es elevar su arte al siguiente nivel. Además de un disco en el que han desplazado a Matt Berninger, su acaparador de protagonismo vocalista, a un segundo plano incluyendo toda una serie de talento femenino en unas canciones de un candor y ternura insólito para el grupo, también han lanzado un cortometraje complementario dirigido por Mike Mills y una Alicia Vikander que también se deja ver espléndidamente en portada.