Hollywood tardó décadas en hacerle caso al fútbol, y eso explica (al menos en parte) por qué el más popular de los deportes no es también el más cinematográfico. Pese a todo, entre finales del siglo XX y lo que llevamos del XXI, el balompié ha empezaos a asomarse con mayor regularidad a la pantalla dejando ya una más que respetable cosecha de películas que muestran de manera convincente sus esplendores y sus miserias.

Entre las diez que hemos seleccionado tal vez no abunden las obras maestras indiscutibles, pero sí se trata de películas sólidas y con interés, que muestran el juego de cerca y con cierto rigor (en algunos casos, de manera muy bella) y que pueden despertar el interés tanto de los que no perdonan ni un partido de juveniles de la liga indonesia como de los aficionados al cine que solo consumen fútbol en ocasiones excepcionales.

 

1 The Damned United, Tom Hooper, 2009

Basada en la novela del mismo título escrita por David Peace, esta película recoge parte de la trayectoria del exitoso y polémico entrenador inglés Brian Clough, considerado por un auténtico genio de los banquillos tanto por sus métodos como por gestas casi inverosímiles, como hacer al Nottingham Forest, hoy muy alejado de la élite, campeón de liga y do veces ganador de la Copa de Europa. Un tipo controvertido, de carácter muy fuerte, que siempre iba a su aire y que cuando hablaba, incluso cuando callaba, no dejaba títere con cabeza. Lo má parecido, en fin, a José Mourinho que conoció la Inglaterra de los 70 y 80. La película se centra en el periodo 1968 a 1974, su exitosa etapa en el Derby County y su fracaso al frente del Leeds United, anterior al periodo de gloria que conocería después con el Nottingham Forest. El gran actor británico Michael Sheen, popular por la serie Masters of Sex, encarna a un Clough muy particular, con acento en ese proverbial mal genio que le hizo enfrentarse a jugadores, directivos, periodistas y aficionados si por ello perder su carisma de genio incomprendido. De las mejores películas en su género.

 

2 Quiero ser como Beckham, Gurinder Chadha, 2002

Hace 17 años el fútbol femenino estaba experimentando aún el auge imparable por el que atraviese ahora, lo que hacía que una película centrada en ese mundo, el de las mujeres que intentaban abrirse paso a base de ilusión e inconformismo en un entorno 'de hombres', resultase al menos exótica. La directora Gurinder Chadha cuenta la historia de una chica de origen sij con fuertes raíces familiares y tradicionales que sueña con llegar a ser un día como David Beckham, jugador por entonces del Manchester United y muy poco después luego del Real Madrid. Su familia, que le tiene preparada una boda de compromiso, no admite su afición por el fútbol y solo la intervención de su amiga, interpretada por una jovencísima Keira Knightley, consigue que se hagan realidad sus ilusiones. Y para completar el pastel, hay una historia romántica con el entrenador. Una película nominada a los BAFTA, agradable, sin mayor trascendencia, con unas imágenes de partidos y entrenamientos un tanto artificiales pero que entretiene y, además, consiguió adelantarse a la creciente popularidad del fútbol femenino.

 

Buscando a Eric, Ken Loach, 2009

El mítico jugador francés del Manchester United Eric Cantona se le aparece a un pobre cartero cuya vida está sumida en el caos. Abandonado por su esposa, vive con los dos hijos de ella, dos chavales con tendencia a meterse en líos muy serios, y mantiene una complicada relación con su ex mujer, su hija y su nieta. Tan enrevesada existencia le pone al borde del suicidio aunque afortunadamente se le presenta Cantona, quien recomienda acudir a los amigos y recuperar a la familia. Una película simpática y tierna interpretada por el bajista de The Fall, Steve Evets en el papel del atribulado protagonista y en la que el ex futbolista hace de sí mismo, y además con cierta gracia. Loach, esta vez lejos del cine político habitual en él, que siempre tiene un regusto amargo, dirige un film en el que el fútbol sirve de telón de fondo para una fábula social esperanzada y amable.

 

4 Diamantes negros, Miguel Alcantud, 2013

Una película centrada en el mundo de los ojeados internacionales que se especializan en traer jóvenes promesas africanas a clubes de las principales ligas de Occidente. Amadou y Moussa son dos jóvenes que son abordados en Mali por uno de esos agentes oportunistas y sin apenas escrúpulos, que les promete el oro y el moro. Tras abandonar su país para huir de una pobreza segura, llegan a Madrid con el sueño de convertirse en futbolistas profesionales y ganar mucho dinero. Su recorrido por diferentes lugares de España, Portugal y el norte de Europa les enseña el lado sombrío del deporte rey. Cine social y de denuncia contra el tráfico de menores en el fútbol, en donde una serie de tiburones se alimenta de las ilusiones de unos chavales necesitados de encontrar un futuro, lo que les convierte en víctimas propiciatorias para aprovechados y vividores. Basada en hechos más o menos reales, el film tiene un notable interés y ganó el Premio del Público en el Festival de Málaga de 2013.

 

La gran final, Gerardo Olivares, 2006

El poder del fútbol es global. Esta película cuenta tres historias sobre las peripecias en que se embarcan un puñado de habitantes de algunos de los lugares más recónditos del planeta para ver un partido. En este caso se trata de la final del Mundial de fútbol de Japón y Corea de 2002 entre Brasil y Alemania, que despierta un comprensible interés en una familia de nómadas de Mongolia, unos camelleros tuareg que atraviesan con una caravana el desierto del Sahara y una tribu de indios de la Amazonia. No es una película sobre el fútbol, sino sobre su capacidad de movilizar a millones de personas, incluidas algunas que están en los lugares más remotos del planeta. Muy divertida, fresca e ingenua. De hecho recuerda en esa inocencia a Los dioses deben estar locos. Unos se suben a un árbol enorme para poner una parabólica, los otros se apretujan en desvencijado camión en medio del desierto y los de más allá enchufan de forma ilegal un televisor a un poste de la luz y, aunque van con Brasil, cambian rápidamente de bando cuando aparece un policía seguidor de Alemania. Muy recomendable.

 

6 Camino hacia la gloria, Michael Corrente, 2000

De partida cuenta con suficientes alicientes como para despertar el interés del espectador. Empezando por el reparto, encabezado por el gran Robert Duvall, en el papel de antigua estrella del fútbol reconvertido en entrenador del equipo de un pequeño pueblo escocés, el Kilnockie, y con Michael Keaton en la piel de un magnate estadounidense con nulo conocimiento del juego que se convierte en voraz propietario del mismo sin entender ni el entorno humano ni las vetustas tradiciones que dan verdadero sentido a un club británico. Y por si fuera poco, el maravilloso paisaje de Escocia y sus viejas costumbres y la música llena de nostalgia de Mark Knopfler. Algo menos consistente resulta la historia, que acumula tópicos y enredos sentimentales, pero en la balanza acaban pesando más las virtudes de esta película curiosa y de una cierta frescura.

 

El milagro de Berna, Sönke Wortmann, 2003

Drama sobre los prisioneros de guerra alemanes tras el conflicto mundial con el fútbol como trasfondo. En el verano de 1954 la extinta Unión Soviética empieza a liberar prisioneros que regresan a casa tras muchos años de ausencia. Uno de ellos es el padre de Matthias, un chavalín de 11 años que vive con su madre y sus hermanos en una ciudad minera en la Alemania Oriental. Está loco por el fútbol hasta el punto de haber convertido al futbolista Helmut Rahn en sustituto de la figura paterna y este, además, le ha tomado bajo su protección. La llegada del ex soldado provoca un terremoto en la actual situación. Justo en ese momento, empieza en Suiza el campeonato del mundo. El título hacer referencia a la final de ese mundial entre Alemania y Hungría, en la que si impusieron los germanos por 3 a 2, logrando su primer título. Fue el renacer de una nación, el reencuentro con su orgullo y el principio del milagro económico alemán.

 

8 Hooligans, Lexi Alexander, 2005

Una de las muchas vertientes del fútbol es la de sus seguidores, en este caso de los hinchas ingleses, también conocidos como hooligans. Un estudiante de periodismo en la Universidad de Harvard es expulsado injustamente por posesión de drogas y entonces decide abandonar Estados Unidos y trasladarse a Londres, en donde reside su hermana. El marido de esta le presenta a su hermano pequeño que es quien introduce al recién llegado en el mundo de los hooligans. Una visión sobre este fenómeno futbolístico inglés que se aleja de los tópicos y que recoge de forma más realista todos los aspectos que unen y enfrentan a estas pandillas de jóvenes seguidores. En este caso, se centra en los del West Ham United, equipo del este de Londres que lleva años tratando de lidiar con el sector más violento y fanático de sus seguidores. Buen debut de la directora Lexi Alexander que consiguió hacerse con el Premio Especial del Jurado en el SXSW de Austin. Violencia y fútbol, dos palabras que en Inglaterra han estado estrechamente unidas durante mucho tiempo. A veces lo vuelven a estar, 

 

En fuera de juego, David Marqués, 2012

Coproducción hispano-argentina protagonizada por Diego Pereti, Fernando Tejero, Chino Darín, Hugo Silva, Carolina Peleritti y Patricia Montero, con la aparición estelar de Ricardo Darín, el portero de la selección española, Real Madrid y Oporto Iker Casillas y el ex futbolista argentino Martín Palermo. Se centra en las andanzas de un pillo metido en el mundo del fútbol para aprovecharse de la ingenuidad de los jugadores modestos y de los más jóvenes. Comedia divertida y con ese sabor agridulce tan típico de la picaresca española. Con este mismo título hay un par de películas de fútbol  también recomendables. Una la dirigió David Evans y cuenta las aventuras de un tipo que duda entre el amor por su novia o la pasión por el Arsenal. Divertida comedia. La otra es más seria, la dirigió Jafar Panahi y utiliza el fútbol como excusa para reivindicar los derechos de las mujeres en Irán. Un grupo de chicas, que tienen prohibido el acceso a los campos, se disfrazan de hombres para poder entrar y disfrutar de un importante encuentro de la selección de su país. Sin embargo son arrestadas y tienen que enterarse del resultado de una forma poco usual.

 

10 Evasión o victoria, John Huston, 1981

Director de lujo, John Houston (El Halcón Maltés, La noche de la iguana); reparto de lujo, Michael Caine, Max Von Sydow y Sylvester Stallone (con sus dos caras, la de enfadado dolorido y la de dolorido enfadado); y futbolistas de lujo, empezando por Pelé y pasando por Kasimierz Deyna, Osvaldo Ardiles o Bobby Moore. Una súper producción de Hollywood para contar una historia de prisioneros aliados durante la Segunda Guerra Mundial que se enfrentan con sus carceleros, los nazis, en un partido de fútbol. Al final tienen que decidir entre escapar o jugar y ganar. ¿Alguna duda de la decisión? La película está basada en un hecho real, en el conocido como "el partido de la muerte", que se celebró en agosto de 1942 entre un equipo de ex jugadores del Dinamo de Kiev y un combinado alemán. A pesar de las amenazas, ganó el equipo de presos ucranianos. Una semana más tarde se repitió el encuentro y tuvo idéntico resultado. Esta vez los futbolistas presos fueron torturados y conducidos a campos de concentración en donde algunos de ellos acabarían falleciendo. La película incurre en muchos de los tópicos del cine comercial de Hollywood cuando se asoma a un universo que le es ajeno. Al menos, permite ver a O Reí Pelé en movimiento, ya mayor, pero conservando su estampa de atleta y su proverbial elegancia con un balón entre los pies. Suya es la famosa chilena, rodada a cámara lenta, que cierra el partido, uno de los goles más 'cinematográficos' de la historia. Al parecer, Pelé tuvo que repetir el remate más de 20 veces. El balón acababa siempre en la red, pero a Huston no le gustaba tal o cual detalle de la iluminación, el movimiento de algún extra o el corte de la toma, y mandaba repetirla. Así pues, el remate acrobático más célebre de la historia del fútbol fue gol más de 20 veces. Pelé, genio y figura.