La gran noticia cultural de este fin de semana es el estreno en salas de cine El irlandés, el retorno al subgénero mafioso de Martin Scorsese. El director de Queens ha sido capaz de llevar a buen puerto un proyecto que le apasiona y que llevaba casi una década en preparación. Lo ha hecho, además, a lo grande, reuniéndose con viejos amigos, con los que no trabajaba desde hace una eternidad, para contar la historia de todo un personaje de la crónica criminal estadounidense, Frank Sheeran.

Con un presupuesto cercano a los 200 millones de dólares, una barbaridad para una película que no forma parte de ninguna franquicia, el filme es ya uno de los más esperados del año. Aquí te contamos quién es quién en esta crónica de las actividades ilícitas de un grupo de sindicalistas corruptos y asesinos a sueldo de la Costa Este de Estados Unidos, una de aquellas historias más grandes que l vida que resultarían del todo increíbles si no fuesen, en esencia, ciertas.

 

Robert de Niro como Frank ‘The Irishman’ Sheeran

Casi 25 años después de Casino (y si obviamos el cortometraje promocional que realizaron juntos para los casinos de Macao y Manila en 2015), Robert de Niro vuelve a trabajar con Martin Scorsese en la que marca su novena colaboración. Lo hará, además, interpretando al personaje titular en varias etapas de su vida gracias a la técnica de rejuvenecimiento digital que algo de polémica ha generado a raíz del estreno del trailer. Frank Sheeran fue un veterano de la Segunda Guerra Mundial, sindicalista y miembro de la familia criminal Bufalino, para la que trabajo durante años como asesino a sueldo. En el ocaso de su vida reflexionará sobre algunos de los acontecimientos que la marcaron, especialmente su rol en la desaparición del líder sindicalista y estrecho amigo Jimmy Hoffa, y la corrupción en el seno de la mafia de Pensilvania y los 25 asesinatos que cometió en su servicio.

 

Al Pacino como Jimmy Hoffa

Aunque parezca mentira dada la longevidad del actor y lo propenso que es a participar en thrillers sobre el mundo de la mafia, Al Pacino no había trabajado hasta ahora con Martin Scorsese. Lo hará interpretando a un hombre cuya historia es más grande que la vida. Jimmy Hoffa fue un líder sindicalista del gremio de los camioneros (sin nunca haber ejercido como tal), con importantes lazos con la mafia para tejer una red de extorsión a pequeños empresarios, una pena de prisión que años después conmutó Nixon y una desaparición tan loca que aún hoy se desconoce cuál fue su destino. El irlandés se queda con la versión de que fue Frank Sheeran, su asociado durante años, quien ordenó su asesinato y la posterior desaparición de sus restos en un incinerador de basuras a las afueras de Detroit. 

 

Joe Pesci como Russell Bufalino

Joe Pesci se retiró oficialmente como actor en 1999 para centrarse en su carrera como cantante y disfrutar de una vida algo más alejada de los focos, pero ocasionalmente ha participado en películas como El buen pastor, del propio Scorsese, o Love Ranch. En 2011, de hecho, demandó a los productores de Gotti por haber incumplido su promesa de asignarle el papel de Angelo Ruggiero para el que se preparó engordando 14 kilos. Ahora, vuelve a acudir a la llamada de su buen amigo Marty con un papel importante, el del líder de la familia Bufalino entre 1959 y 1989. Aunque el clan era pequeño, su influencia era tal que consiguió ocupar un cargo de responsabilidad dentro del organigrama de la Cosa Nostra. Su poder iba de costa a costa, se hablaba que había comprado a varios miembros del congreso y hasta una de las historias más sonadas que le rodeó fue que, por sus lazos con la CIA, se le encargó el asesinato de Fidel Castro. Incluso los amigos de las teorías de la conspiración barajaron la posibilidad que estuviese detrás del de John Fitzgerald Kennedy. 

 

Harvey Keitel como Angelo Bruno, Domenick Lombardozzi como Anthony ‘Fat Tony’ Salerno y otros

Angelo Bruno fue un notorio mafioso y líder de la familia criminal de Filadelfia que se ganó la fama de ser la cara amable de la mafia por su tendencia a preferir las soluciones de compromiso al uso sistemático de la violencia, una forma de actuar que no fue respetada por sus mucho más expeditivos sucesores. Chazz Palminteri ya se puso en la piel de este Gandhi del crimen organizado en Legend. Otro célebre mafioso cuya historia fue llevada al cine fue Anthony Salerno, también conocido como Fat Tony, que no solo apareció en Kill The Irishman (interpretado por Paul Sorvino), sino que inspiró el mismo personaje de Los Simpson. Stephen Graham interpretará a Anthony ‘Tony Pro’ Provenzano, letal socio de Hoffa. Bobby Canavale será Felix ‘Skinny Razor’ Di Tullio, mentor de incontables jóvenes con ganas de meterse a mafiosos y uno de los asesinos más infames del siglo XX.