Hoy por hoy, no hay quien le tosa al sello Warp ni quien discuta su papel capital en la dinamización de la música electrónica de baile (y también inteligente). Durante sus tres décadas de acción discográfica, no hay sello que haya relacionado una labor más loable y continuada. Ahora, antes de que este fin de semana tomen NTS Radio con más de cien horas de “mixes exclusivos, sesiones en vivo, vídeos, material inédito, nuevas composiciones y radio experimental de libre formato”, seleccionamos los cinco discos para conocer rápido y de un vistazo su legado.

 

1 Music Has The Right to Children, Boards of Canada

El dúo escocés es probablemente uno de los más singulares de la historia de la música electrónica y, sin duda, el que ha generado en torno a sí el culto más fascinante. Con un imaginario nostálgico que mezclaba la infancia, la naturaleza bucólica y el esoterismo, Boards of Canada edificaron a partir de su legendario debut, que en abril cumplió 20 años, una obra totémica para la IDM -Intelligent Dance Music- con un sonido propio imitado pero jamás replicado por terceros.

 

2 Incunabula, Autechre

Si te preguntas qué es eso de la música de baile inteligente y quieres ir a su raíz nada mejor que acudir a la legendaria serie de álbumes Artificial Intelligence, de la que el debut de Autechre, Incunabula, es su séptima entrega. El disco llegaba en el apogeo de la IDM y el ambient, coincidiendo en el tiempo con fantásticos lanzamientos a cargo de gente como Plaid, The Black Dog, Seefeel y Aphex Twin, pero lo que lo distinguía del resto es su enfoque casi matemático, un sonido eufórico y cáustico capaz de destruir el más potente de los soundsystems.
 

3 Selected Ambient Works II, Aphex Twin

La continuación al seminal Selected Ambient Works 85–92, publicado en Apollo, subsello de R&S Records, supuso el primer gran lanzamiento de Aphex Twin tras su fichaje por Warp. A diferencia de la primera entrega, esta sí incluía música que se podría considerar esencialmente ambient sin beats. Richard D. James contó que se inspiró en sus sueños lúcidos y comparó la música a estar “de pie en una central eléctrica puesto de ácido”. Sigue estando unánimemente considerado como un culmen de su carrera y pieza fundamental en la historia electrónica.

 

4 Tender Buttons, Broadcast

Si bien los tres discos de arriba son de sota, caballo y rey, la elección de Tender Buttons de Broadcast responde a criterios algo más personales y también a la voluntad de hacer la lista lo más diversa posible. La obra maestra de Broadcast fue una de las grandes cimas de Warp en los dosmiles, también una de las representaciones de dream-pop más brillantes de este siglo. Un gran testamento de la era indietrónica que sorprendemente aún preserva su frescura 15 años después.

 

5 R Plus Seven, Oneohtrix Point Never

En los últimos años, no contenta con un roster que incluía a lo bueno y mejor de la electrónica, Warp ha fichado a las promesas más brillantes de la escena. Además de Gaika, Lorenzo Senni, Danny Brown y Kelela, también editó la música de Oneohtrix Point Never desde bien pronto. Daniel Lopatin surge en el apogeo de la movida hipnagógica, es un obsesionado de la música new age, de los futuros traicionados y de la maquinaria antigua. En R Plus Seven se confirmó todo lo que se intuía en trabajos como Replica y Returnal: de necesitar Aphex Twin un relevo, ese sería OPN.