¿Qué ocurre cuando se junta uno de los directores menos prolíficos del panorama con productoras poco dadas a apostar por proyectos de alto riesgo creativo? Pues que la continuación de Holy Motors, una de las películas definitorias de esta década, ha acabado haciéndose de rogar más de lo que los aficionados a la obra del director francés hubiésemos deseado. Pero desde esta semana, y coincidiendo con esa gran semana del cine que es el Festival de Cannes, Annette, lo próximo del enfant terrible francés Leos Carax, vuelve a tener luz verde.

De la existencia de Annette sabemos desde, por lo menos, 2017, cuando se anunció un proyecto musical con Adam Driver a la cabeza, dirección y guión de Leos Carax, la banda de culto rock Sparks firmando algunos de los temas de la película y bajo la producción musical de una leyenda como Marius de Vries, que ha trabajado con Madonna, Björk o David Bowie y en musicales con solera como Moulin Rouge o La La Land.

 

Reparto cerrado

Las nuevas informaciones apuntan a que por fin se ha encontrado actriz para el papel protagonista. Primero se habló de Rooney Mara, después pareció que Michelle Williams se involucraba en el proyecto, incluso hubo rumores de que Rihanna se sumaría al proyecto, pero finalmente se ha confirmado que Leos Carax ha acabado rechazando el producto importado y apostando por el talento francés de Marion Cotillard.

Annette es un musical romántico que contará la historia del ascenso y caída de dos amantes de Hollywood desafortunados y el excepcional destino de su hija de dos años con un increíble don. Él, un monologuista y, ella, cantante de ópera fallecida. Producirá CG Cinema (detrás de lo último de Olivier Assayas, Non-Fiction y Wasp Network, un thriller ambientado en Cuba con Penélope Cruz, Pedro Pascal y Edgar Ramírez) y Tribus P Films, con otros agentes como el canal Arte y la nipona Eurospace. El rodaje empezará este verano.

Como comentábamos antes, lo último que supimos de Carax fue su debut con una película en inglés, Holy Motors, un festín visual con febriles toques de surrealismo, la participación de Kylie Minogue y una película que, siete años después de su estreno, es inescrutable en su cripticismo. Antes, el francés, de 58 años, había dirigido otras cuatro películas, entre las que se incluía Los amantes de Pont-Neuf. Annette le verá juntarse con uno de los actores del momento, que en este 2019 presenta dos grandes cintas, la comedia de zombies de Jim Jarmusch The Dead Don’t Die y Star Wars: El ascenso de Skywalker.