Residente en Shangay y Bombai, Amey Kandalgaonkar tiene dos pasiones, la arquitectura y la fotografía. Una, la primera, es la profesión para la que estudió y la que durante años ha desempeñado con notable éxito. La otra empezó siendo un hobby, después se convirtió en una herramienta y actualmente es su ocupación principal pero, eso sí, desde un punto de vista muy particular: la fotografía arquitectónica.

Fruto de esa afición para retratar lo que ve y de soñar con lo que no existe, Kandalgaonkar ha presentado un proyecto en el que reinventa la pagoda tradicional china desde la perspectiva de un estilo modernista. Se trata, de momento, de una reinterpretación ficticia con la que pretende homenajear a un tipo de edificación que en ningún momento se ha visto influenciada por el modernismo. Su apuesta tiene como base el hormigón, tosco, en bruto y sin pulir, una ornamentación mínima y unos arriesgados y audaces trazados geométricos.

 

Un proyecto visionario

En su visión, Amey Kandalgaonkar sustituye las tradicionales estructuras de madera por columnas de hormigón, mientras que las icónicas techumbres son intercambiadas, gracias a su imaginativo diseño, por gruesas losas de cemento que parecen arder con grandes llamas de vegetación. Es precisamente este elemento vegetal el que, además de adornar la estructura, crea un sorprendente contraste entre la sólida rigidez estructural, casi brutalista y descarnada, y la fragilidad de la naturaleza.

El propio creador ha explicado cómo surgió esta idea: “Mientras que el movimiento modernista se extendió por todo el mundo, prácticamente no llegó a China. Así que cuando visité varios monumentos chinos antiguos, no pude evitar preguntarme cómo una visión modernista interpretaría esta arquitectura tradicional china. A partir de ahí, dediqué un tiempo a madurar esta idea”.

Amey estudió en Sir JJ College of Architecture en Bombai, en la India, su país natal, y luego completó su formación en Londres, en donde  obtuvo el Grado de Diseño Arquitectónico en la University College London. Ha trabajado en el estudio londinense RMJM y posteriormente en Bombai como arquitecto asociado en Planet 3 Studios Arch. Pvt.ltd y se ha aplicado en una gran variedad de proyectos que incluyen planos y bocetos residenciales, comerciales, planificación maestra, uso mixto, ocio, diseño de interiores y paisajismo. Es un experto en diseño de conceptos, modelado e interpretación 3D, creación de planos y trabajos en detalle.

Actualmente Amey Kandalgaonkar reside la mayor parte del tiempo en Shanghai y su trabajo profesional incluye arquitectura y fotografía de interiores, mientras que sus proyectos personales comprenden diseño y fotografía basados en la historia cultural.

El futuro solo es cuestión de imaginarlo y eso es lo que ha hecho Amey Kandalgaonkar con estos visionarios bocetos.