Del 10 al 15 de mayo, las Fiestas de San Isidro llevan a la capital un cartel realmente abrumador entre actividades, exposiciones, teatro, arte... Y música, mucha música. Hemos retirado la parte más castiza de la festividad y nos hemos llevado una sorpresa: la oferta de música pop, en su sentido más amplio, es enorme. Tanto, que no tiene nada que envidiar a muchos festivales patrios de relumbrón. Pero este es gratis, y tienen un escenario inigualable: las calles y plazas de Madrid. Destacamos a continuación algunos conciertos, aunque ni por asomo están todos. 

En la Plaza Mayor

Rufus T. Firefly. Banda independiente de culto procedente de Aranjuez. Energéticos y sofisticados, huyen de lo evidente, y construyen un ambiente mágico con deslices hacia una psicodelia pulcra y altamente adictiva. Su último trabajo, ”Loto”, completa al anterior, “Magnolia”, y ambos son parte de una misma obra con la que la banda cierra esta etapa conceptual más reciente. 

Rufus T. Firefly | WM ES

Novedades Carminha. El cuarteto gallego presenta su quinto álbum, “Ultraligero”, un compendio de ritmos bailongos de última generación. Del dancehall al indie-pop, pasando por el dub y la cumbia, los compostelanos se reafirman como una de las bandas más influyentes (y cachondas) de su generación.

 Altin Gu¨N. Este colectivo de músicos internacionales, residentes en Holanda, rescata la tradición del folk psicodélico turco, estilo “de culto” donde los haya, y lo actualiza de un modo absolutamente personal. La tradición y la vanguardia se vuelven a dar la mano en uno de los proyectos más ambiciosos y originales de la nueva escena alternativa europea.

Tequila, Mikel Erentxun, y Los Pistones. Sí, sí, ya lo sabemos. Pero, ¿qué festival supuestamente independiente no ha sentido la tentación de incluir un poco de 'mainstream' nostálgico en su cartel? Pues las Fiestas de San Isidro no iban a ser menos.

Helena Goch.  Esta valenciana, curtida en las calles de Londres, nos presenta su tercer trabajo, Motor y Al Aire. "Un disco de pop atemporal capaz de enternecer al más duro de los corazones", dice la reseña de la organización. Vamos, pop con mayúsculas.

Anni B. Sweet. La malagueña nos presenta su primer trabajo compuesto íntegramente en castellano, un disco lleno de estribillos infecciosos y arreglos de electrónica retrofuturista salpicado de tintes neopsicodélicos. Producido por James Bagshawm, líder y cantante de los británicos Temples.

En Las Vistillas

Egon Soda. Este supergrupo (todos son músicos consumados y bregados en supergrupos anteriores) presenta El rojo y el negro, tercer álbum en su carrera y el más conceptual de todos ellos. La ausencia de un único género al que adscribirse y una fuerte identidad, tanto en lo musical como en lo lírico, son su santo y seña.

Neuman. Esta veterana banda granadina, capitaneada por el multi-instrumentista y compositor Paco Ramón, nos presenta su quinto trabajo, “Crashpad”. La fórmula es la de siempre, y eso es bueno: pop rock de marquetería, con melodías sobrecogedoras y confeccionado con absoluta elegancia. 

Flaca. No puede faltar ya el reguetón en todo festival 'indie' que se precie. Aquí tienen tazón y medio. Esta joven dj argentina, reina del perreo madrileño y componente del colectivo CHICA, es una de las artistas más en forma de la escena actual. Su mixtape Peligrosa, que ha sido definida por C.Tangana como “best tape ever”, combina funk, cumbia, reggaeton y trap con destreza y originalidad. Ritmos urbanos

Laskaar. Denominado por la prensa como “el Drake español”, este artista suizo de raíces andaluzas practica un sonido híbrido de soul y electrónica que resulta hipnótico y etéreo a la vez que fresco y actual. Con una voz de barítono tan sutil como conmovedora, un poco a lo Bon Iver.

 

Turfu. Matthieu y Raphaël se conocieron en el festival de folk tradicional Ethno en 2014 y acabaron produciendo música electrónica juntos. Desde entonces, su visión cósmica y espacial del baile les sitúa como una de las propuestas más frescas y renovadoras del género, aunando sonoridades orgánicas con texturas digitales. Su repertorio está íntegramente dedicado a la fiesta, al amor, y al amor por la fiesta.

En la pradera de San isidro

La Bien Querida | Orlando Gutierrez

Fru Katinka.  Del r&b a la new-wave, pasando por el trap y el dancehall, este dúo valenciano que conforman Marta Domingo y Alex Vidal, tiene la capacidad de reinventar el pop adaptándolo a la sociedad en la que vivimos. Música con la que poder pensar de manera introvertida, dar un paseo al sol, o ponerte a bailar en tu habitación.

Kid Simius. Nadie es profeta en su tierra, pero este granadino afincado en Berlín se está encargando de desdecir al mítico refrán. Desde Paul Kalkbrenner a Jan Blomqvist, la lista de artistas internacionales de primer nivel con los que ha colaborado Kid Simius no para de crecer. “Planet of the simius” es su nuevo trabajo, y lo presenta por primera vez en Madrid.

David Ponziano. Este dj de la vieja escuela mezcla disco, house, deep, techno y acid como solo los buenos cocteleros saben hacerlo: con criterio y desparpajo. Incisivo y punzante, y con muchas horas de experiencia y pocos prejuicios, este clásico de la noche madrileña rendirá el debido homenaje al sonido de la ciudad que le vio nacer

Looz. Sonoridades de corte ambiental, espíritu trip-hop, una dosis de épica pop y un desarrollo compositivo de tintes post-rock, son las cuatro patas que sostienen uno de los proyectos más ambiciosos salidos de tierras ibéricas en los últimos tiempos. Su presente es el futuro.

Kiko Veneno. El exlíder de Veneno lleva más de cuarenta años reinventándose. En esta ocasión nos presenta su último trabajo, “Sombrero roto”, un disco rítmico y alegre en el que renueva ese “sonido mediterráneo” tan suyo.

Belako. Uno de los grupos independientes de última hornada con mayor prestigio internacional. Sus canciones son aparentemente simples, pero siempre redondas y llenas de intensidad. Melodías magnéticas, guitarras agresivas, líneas de bajo obsesivas, y baterías con un peso elegantemente contenido esperando para atacar. Post-punk apocalíptico para el nuevo milenio.

Belako |

La Bien Querida. Es la gran dama del 'indie' patrio, y ha vuelto a embelesar hasta a los más escépticos con su último trabajo, Fuego. Una magnífica colección de canciones con letras impecables y melodías directas que supone una vuelta al pasado a golpe de futuro.

Elyella. Este dúo de djs y productores no paran de pinchar en salas y festivales desde hace casi una década, y tanto sus temas propios como remixes de temas de pop y rock bailongos. Se han convertido en auténticos hits rompepistas.

En Arganzuela

El Columpio Asesino. Tan lisérgicos en su música como en lo que cuentan sus letras, y auténticos virtuosos en ambas facetas. Sus conciertos siempre son un chute de algo, lo que sea, muy fuerte.

EdredoN. Igual de lisérgicos que los anteriores, pero cantan un poco menos y se apoyan todavía más en la electrónica.