1 Es el relevo invernal (y natural) de Sónar

En los últimos años, no han sido pocos que se han quejado del desvío comercial de un Sónar que ha perdido su condición de líder y referente en materia de electrónica, en favor de otras propuestas más nuevas y cercanas a los orígenes underground del género como Dekmantel (Holanda). ¿En qué posición deja eso al fan barcelonés? Pues probablemente militando cada vez más fervientemente a favor de MIRA Festival, que en los últimos años ha traído tanto shows que han satisfecho a la vieja guardia -Seefeel, Tangerine Dream, Death In Vegas- como a los fans de las propuestas más vanguardistas y arriesgadas como Yves Tumor, Gaika o Aisha Devi. 

2 Abundan los shows exclusivos

Muchas de las actuaciones de MIRA Festival son estrenos mundiales o, al menos, en España. Por ejemplo, la leyenda ambient Biosphere volverá a Barcelona casi 15 años después y no podrás verlo en otro lugar. Pero quizá la premiere más apetitosa sea la del colectivo y sello londinense CURL, formado por Mica Levi, bandasonorista de lujo cuyo trabajo ha sido nominado al Oscar (por Jackie) y colaboradora de Tirzah, Brother May y Coby Sey. Son tres de las voces más excitantes del underground electrónica británico y juntos, con el acompañamiento de dos invitados especiales en cada show, ofrecerán un espectáculo performativo interdisciplinar a modo de experimento sensorial, expansivo, multiforme y sin género.

Biosphere |

3 Un festival que crece sin pervertir su esencia

Es inevitable que todo festival, paulatinamente a su crecimiento de popularidad, tenga que expandirse. La gran cuestión es si lo hace acorde a su esencia, a sus raíces. MIRA Festival es hoy por hoy un monstruo el doble de grande de lo que era en sus inicios hace ya casi una década, pero nunca ha vendido su alma al diablo. Siempre con el paraje industrial de Fabra i Coats - Fàbrica de Creació como incomparable marco, el evento añade nuevos espacios culturales a la aventura: Teatre Lliure, L’Auditori e IDEAL, el primer centro de artes digitales de España que se inaugurará el próximo mes de octubre y del que MIRA forma parte del equipo de dirección artística. Todo ello sumado a su escenario principal con pantalla de 42 metros cuadrados, el MIRA DOME, con una cúpula de 360 grados deidicada a los proyectos inmersivos, la ampliación del número de salas dedicadas a las instalaciones de arte inmersivo y la inclusión de una nueva jornada: ahora MIRA pasa a celebrarse en hasta cinco días. La buena acústica, por cierto, está garantizada. Solo así una artista como la americana Kali Malone, por ejemplo, puede derrochar minimalismo sintético a base de cajas digitales y analógicas, y que todo suene con una armonía desarmante.

Kali Malone | John Snyder

4 Vessel en clave música de cámara

Tri Angle sería uno de los cinco o diez sellos que más ha contribuido al desarrollo (excitante) de la electrónica en la última década. Por eso, la discográfica de Robin Carolan ha nutrido a los festivales con una serie de activistas y disruptores sonoros como Holy Other, How To Dress Well, Balam Acab, Rabit y un sospechoso habitual del festival como Vessel que vendrá a presentar su último disco, Queen Of Golden Dogs, para el que se ha inspirado en la música clásica de cámara y que habla de la libertad espiritual, física, artística y personal. Además, este show audiovisual contará con la colaboración de su fiel escudero Pedro Maia, hoy por hoy, uno de los mejores artistas visuales, conocido por su uso innovador de técnicas cinematográficas analógicas.

5 Instalaciones de otro nivel

Uno de los motivos por los que MIRA es algo más que un mero festival de música es su apuesta por la programación de instalaciones de arte inmersivas que convierten el evento en una experiencia inigualable. De momento, solo se ha anunciado una de estas exhibiciones, la protagonizada por Carlos Sáez, que presentará su primera instalación de gran formato, Dualmismo, un proyecto artístico que juega con lo real y lo virtual desafiando al dualismo platónico y poniendo a prueba los patrones de percepción a través de la sincronización de diferentes efectos de luz, vídeo y sonido. Habrá muchas más.