La de Storm Thorgerson y Audrey Powell fue una contribución decisiva a los estética de los 70. Storm estudió en Cambridge y tuvo compañeros de pupitre tan ilustres como Syd Barrett y Roger Waters. Cuando Syd y Rogers empezaban a abrirse paso en la escena psicodélica de Londres, quisieron echarle un cable a su viejo amigo, que por entonces era un joven diseñador grafico con muy buenas ideas y muy pocos clientes, y le encargaron la portada de su segundo álbum de estudio, A Saucerful of Secrets.

Thorgerson y su socia hicieron un trabajo magnífico, el primero de una larga lista de diseños pioneros que les permitieron crear su propio estudio, Hipgnosis (una contracción de las palabras ‘hippie’ y ‘gnóstico’), y convertirse en artistas gráficos de cabecera de los grandes de la música popular  hasta bien entrados los años 80. El nombre del estudio fue cortesía de la mente brillante pero un tanto desquiciada de Syd Barrett, que compartía piso en Cambridge con Thorgerson y Powell.

Barrett garabateó la palabra en la puerta del apartamento y a sus compañeros les pareció tan genial que se la apropiaron al instante. Las portadas de Hipgnosis, que con frecuencia hacían uso de fotografías que ellos enriquecían y distorsionaban a conciencia, siempre fueron enigmáticos poemas visuales muy conectados con la tradición ocultista, el surrealismo y la psicodelia. Parecían solemnes y eruditas, pero no por ello dejaban de integrar altas dosis de humor marciano, sentido del absurdo e incluso sexo má o menos explícito. Hemos recuperado algunos de los más depurados ejemplos del trabajo que este estudio pionero realizó en los 70, cuando estaban en la cresta de la ola.

 

The Madcap Laughs, Syd Barrett

Syd quiso que la portada de este álbum fuese un retrato suyo realizado en una habitación que previamente había pintado de púrpura y naranja. Cuando el fotógrafo Mick Rock llegó al domicilio de Barrett, encontró en la cocina a una mujer desnuda que decía llamarse ‘Iggy la Esquimal’. Por supuesto, Mick aprovechó para retratarla, y la foto aparece en la contraportada del  álbum.

 

Deceptive Bends, 10 cc

Años antes de la invención del photoshop, Hipgnosis fue un estudio gráfico pionero en el uso de la técnica de recorte y pega, creando montajes delirantes en que imágenes contradictorias se fundía de manera sugerente y caótica. Para la carátula de este refinado clásico de 10 cc, superpusieron tres imágenes distintas: el buceador y la mujer (realizada en estudio), el embarcadero (una foto hecha a orillas del Támesis) y una tercera del cielo, recuperada de un archivo gráfico.

 

Scratch, Peter Gabriel

El título extraoficial del segundo álbum de Peter Gabriel (‘scratch’, arañazo) se basó sin duda en el arte gráfico de Hipgnosis, que partió de una intuición visual muy innovadora e imitada en años posteriores, ese efecto de rasgado con el que parece que los dedos de Gabriel abren surcos de color blanco en la propia portada.

 

How Dare You, 10 cc

Una especie de álbum conceptual sobre el poder de la música. El uso de teléfonos en la portada hace referencia a la canción Don’t Hang Up (no me cuelgues), que reproduce una conversación telefónica, y los personajes que aparecen tanto en la cubierta como en la solapa son algunos de los protagonistas de las canciones del disco.

 

The Dark Side of the Moon, Pink Floyd

Tal vez el más popular de los trabajos de Hipgnisis y uno de los que mejor definen su estética. Se trata de un intento de fusionar en una sola imagen tanto el latido del corazón con el que arranca el álbum como el innovador espectáculo visual en que se habían convertido los conciertos de Pink Floyd a mediados de los 70. El espectro de luz filtrado por un prisma y que se extiende de la portada a la contraportada encaja a la perfección con el enigmático título de esta obra maestra del rock progresivo.

 

Puedes encontrar n recorrido gráfico por la historia y la obra del estudio Hipgnosis en este libro.