La sala de Bóvedas de la Casa de la Panadería acoge la muestra fotográfica Madrid, ¡qué bien resistes!, una selección de cincuenta fotografías realizadas por el fotógrafo y comisario de la exposición Javier Marquerie. Una confrontación de imágenes de los mismos lugares de la capital pero con ocho décadas de diferencia entre ellas. Lugares que fueron en su día escenario de la Guerra Civil y su contraste con el Madrid de ahora mismo.

Gracias a estos montajes fotográficos de Javier Marquerie (Madrid, 1969) el visitante puede observar cómo el tiempo ha transformado algunos lugares emblemáticos de Madrid, que en su momento sufrieron importantes bombardeos, como por ejemplo la Puerta del Sol, y la bulliciosa modernidad de este mismo momento y que ha llenado de color y vida el Kilómetro 0 sin ir más lejos.

La exposición, patrocinada por la Oficina de Derechos Humanos y Memoria del Ayuntamiento de Madrid, se articula en cinco fases: La Vida, El Viaje, El Cascote, La Guerra y La Sangre. Una descripción de la contienda en cinco capítulos y su influjo en la vida cotidiana de las personas que habitaban la capital. Cada instantánea está compuesta por dos fotografías superpuestas, tomadas en el mismo lugar, el mismo ángulo y a la misma hora del día para que tuvieran la misma luz, pero con 80 años de diferencia entre ambas. Para este trabajo, Marquerie ha utilizado objetivos de los años 40, pero adaptados a las actuales cámaras digitales.

 

Bombardeos devastadores

Entre otros muchos escenarios están reflejados la calle Preciados, la escalinata del tempo de Debod rebosante de milicianos, la Puerta de Alcalá, la estación de Metro de Plaza de España o barrios como Vallecas, Salamanca o Ciudad Universitaria y los efectos que sobre ellos produjeron los devastadores bombardeos del año 36 al 39 y los padecimientos de la contienda. Superpuestas sobre esos documentos gráficos en blanco y negro aparecen coloridas imágenes del Madrid de hoy. Una doble visión de la decadencia, el ocaso y la destrucción frente al apogeo, la vitalidad y el esplendor de esta gran ciudad que es la capital de España.

Imágenes del lamentable transcurso de la guerra, desde los primeros días del levantamiento militar en julio de 1936 hasta el triste desfile de las columnas de derrotados en la batalla camino de la prisión, el campo de concentración o el exilio en marzo de 1939.

Javier Marquerie es el autor de una serie de 122 collages, compuestas siguiendo la técnica de refotografía y que construyen una crónica detallada del paso de la Guerra Civil y la posterior evolución de la ciudad de Madrid. “Yo quería que hubiese una narración; que las dos fotografías, tanto la antigua como la actual, contasen una historia, una historia de evolución de la ciudad. La narración de la ciudad, de la gente que la vive, de la gente que la habita es muy patente”, comentó el fotógrafo durante la presentación de una muestra consistente en 50 obras seleccionadas de entre el total de las que realizó entre 2014 y 2017.

“Quería sacar estas imágenes del círculo artístico para llevarlas al círculo civil y que las pudiera ver el mayor número posible de gente”, confiesa Javier Marquerie. Estos montajes se exponen hasta el 20 de mayo en la sala de Bóvedas de la Casa de la Panadería, en la Plaza Mayor de Madrid.