28 de junio de 1969. Algo se cuece en uno de los bares gays más célebres de América, llamado Stonewall Inn, ubicado en el barrio neoyorquino de Greenwich Village y frecuentado por homosexuales, lesbianas, travestis y transexuales. Durante una redada policial, una multitud se amontona a las puertas del local y, al grito de “¡Poder gay!”, empieza a tirar botellas a los coches patrulla, a arrancar parquímetros y a quemar contenedores. Los bomberos y los antidisturbios no tardan en llegar.

A la mañana siguiente, las paredes del Stonewall amanecieron con pintadas que decían cosas como “drag power”, “legalización de bares gais” o “apoya el poder marica”. Esa noche y las siguientes, los disturbios volvieron al Greenwich, con cientos de personas manifestándose para reivindicar la libertad de costumbres éticas y eróticas. El poeta beat Allen Ginsberg se unió a los disturbios y dijo que “por primera vez, los maricas han perdido esa mirada herida que tenían desde hace diez años”.

Pintura de Thmas Eakins, 1882–85. Óleo sobre lienzo, 69 x 92. Colección del Amon Carter Museum of Art, Forth Worth, Texas. |

Aunque el Stonewall Inn se cerró, y acabó despreciado por los propios homosexuales debido a su relación con la mafia, se convirtió en eterno icono del gay power, y los disturbios fueron un germen del revolucionario Frente de Liberación Gay, versión rosa de los afamados Panteras Negras.

Un año después de los disturbios, tuvo lugar la primera e histórica marcha del Orgullo Gay. Todo ello desembocó en lo que resultó ser el verdadero legado del Stonewall Inn: eso que el historiador David Carter llama “la lucha por la igualdad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales”.

Videoproyección de Mary Ellen Strom, 201 x 135 cm. Copyright de la propia artista. |

 

Más de 250 artistas de ayer y hoy

No es raro, pues, que la editorial Phaidon conmemore el 50º aniversario de los disturbios de Stonewall reeditando por todo lo alto su libro Art & Queer Culture, una celebración de 130 años de historia del arte homosexual. Un volumen que, a lo largo de sus 304 páginas, contiene reveladores textos de Catherine Lord (comisaria de arte y profesora de la Universidad de California) y Richard Meyer (catedrático de Historia del Arte en la Universidad de Stanford), amén de láminas a todo color de más de 250 artistas.

Esta nueva edición de Art & Queer Culture se actualiza con un capítulo extra titulado ‘Queer and Now’, donde un nutrido grupo de colaboradores, todos ellos pertenecientes al colectivo LGTBI, analiza la repercusión global del arte queer contemporáneo en la última década y de qué manera han surgido los nuevos y más radicales movimientos y creadores.

Entre los artistas que aparecen en el libro, encontramos algunos tan conocidos como Francis Bacon, Nan Goldin, Catherine Opie o Félix González-Torres, junto a otros más o menos emergentes, como es el caso de Lola Flash, Jim Chuchu, Celeste Dupuy Spencer, Fabian Guerrero, Nabil Vegas, Ren Hang, Gio Black Peter o Reina Gossett & Sasha Wortzel.

Más allá de etiquetas, Art & Queer Culture es, pues, una buena oportunidad, enfocada a personas de todas las orientaciones sexuales, para descubrir una hipnótica selección de obras de artistas consagrados y underground, que ilustran con gran talento una reciente y muy llamativa parte de la historia del mundo moderno.

Fotomontaje promocional para el MOTHA de Chris E. Vargas, 2013. Impresión offset en papel de periódico, 83,8 x 68,8 cm. Copyright del propio artista. |