La discografía oficial de The Beatles consta de 12 álbumes de estudio, 13 EP´s y 22 singles. Sin embargo en todo el mundo se han publicado diferentes ediciones de sus LP y, sobre todo, multitud de recopilatorios. Su cancionero así lo permite. No obstante, hay al menos diez canciones que no aparecen en compilaciones de grandes éxitos y que son auténticas joyas.

 

1 – I'm Looking Through You

Es deslumbrante la aparente sencillez de esta canción compuesta por Paul McCartney y dedicada a su novia en esa época, la actriz Jane Asher. La letra deja entrever algunas dudas sobre su amor que ya tenía en ese momento, Paul lleva la voz solista, doblada, y toca el bajo, mientras que John hace las segundas voces y toca la guitarra acústica. George se ocupa de la guitarra eléctrica y Ringo de la batería y el órgano Hammond. Grabada en diciembre de 1965, se incluyó en el álbum Rubber Soul.

 

2 – She's Leaving Home

Canción de un tristeza sublime compuesta principalmente por Paul con la ayuda de John, sobre una historia que leyó en el Daily Mirror de una joven que escapó de su casa. Una chica más joven que Eleanor Rigby pero dominada por el mismo tipo de soledad. Una gran melancolía impregna a los padres que no entienden por qué deja el hogar en silencio y de madrugada. Los dos, John y Paul, hacen las voces solistas, dobladas para parecer un cuarteto, y los coros y The Bealtes no tocan ningún instrumento ya que se contrató a músicos de estudio, dirigidos por Mike Leander, para las cuerdas y el arpa que resuenan como un llanto en la noche. Aparece en el álbum Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band (1967)

 

3 – Happiness Is A Warm Gun

Una canción cien por cien Lennon que se inspiró en una revista de armas que titulaba así un artículo. En ese momento John tenía varios fragmentos de canción rondando por su cabeza y tomó cinco de ellos para construir esta maravilla que aborda diferentes estilos de rock con sus frecuentes cambios de ritmo. Por supuesto que su autor se encargó de la voz solista, mientras que Paul y George hacen los coros. La canción fue prohibida por la BBC dado su simbolismo sexual (¿?) y hay un rumor que afirma que el cantante de The Doors, Jim Morrison, colabora en algunos coros. Lennon estaba muy orgulloso de esta composición y decía que era una de las mejores que había hecho. Grabada en septiembre de 1968, estaba incluida en el doble LP White Album.

 

4 – I Want to Tell You

Inspirándose en sus experiencias en el consumo de LSD, Harrison escribió esta gran canción sobre esas avalanchas de pensamientos que resultan tan difíciles de expresar o de transmitir. Es una buena muestra de su genialidad  para componer, sobre todo por  el machacón piano, tocado por Paul, y el entrecortado riff de guitarra que sugieren esa dificultad para comunicarse. Esta era la tercera canción de George que se grabó para el disco Revolver después de Taxman y Love You To, lo que suponía una novedad ya que hasta entonces sólo había incluido un par de temas por álbum y una muestra de su crecimiento como compositor.

 

5 – Your Mother Should Know

De nuevo Paul es el autor principal y la voz solista de esta canción grabada entre agosto y septiembre de 1967 e incluida en el álbum Magical Mystery Tour. Lennon y Harrison contribuyen con unos cuidados coros y John además se encarga del órgano. En la película del mismo título que el LP, aparecían los cuatro componentes de la banda bajando por una gran escalera vestidos con unos impecables trajes blancos. Todos llevaban un clavel rojo en la solapa excepto Paul, que portaba uno negro. Eso contribuyó, una vez más, a difundir el rumor de su muerte. La razón, al parecer, era mucho más simple, se habían acabado.

 

6 - The Word

“Di la palabra y serás libre”. Así comienza esta canción de la que Lennon comentó en su día: “Escribimos juntos The Word, pero principalmente es mía. La letra habla de… hacernos inteligentes. Era la época de la marihuana. De todo aquello de amor y paz. La palabra es amor, ¿no?”. Una genialidad construida con unas pocas notas, escasos cambios y una melodía sencilla en Re Menor. John es la voz solista y Paul y George hacen los coros. Las voces pueden sonar algo forzadas, pero en realidad ocultan una gran labor. Paul también toca el piano, George Martin hace el solo de harmonium y Ringo demuestra una vez más su enorme categoría con esa personal forma de convertir el ritmo en melodía. Aparece en Rubber Soul.

Imago/Unimedia Images, Inc.

 

7 – I´Vve Just Seen A Face

Compuesta y cantada por Paul, quien toca la guitarra acústica, que es la base de la canción. Antes de tener un título definitivo la llamaron Auntie Gin´s Theme, en honor de la tía de McCartney, la hermana menor de su padre, ya que le gustaba mucho. Un sonido muy americano, muy country, muy vaquero, y una de las pocas canciones de The Beatles que no lleva bajo. A pesar de que la melodía empuja todo el tiempo hacia delante y que la letra parece arrastrar a su final a la composición, hay un cierto toque emotivo, de soledad y de mirada hacia el horizonte que la hace muy atractiva. Sigue funcionando a pesar del tiempo. Se la puede encontrar en el álbum Help! de 1965, la segunda película de los Fab Four.

 

8 – I´m the Walrus

Una de las canciones más psicodélicas de The Beatles. Escrita por Lennon, se convirtió en una de sus favoritas y de ella dijo en 1974 que era “una de esas canciones con tantos detalles que incluso dentro de cien años podrían seguir interesándote”. John era un amante de los collages literarios y musicales y esta canción es un maravilloso ejemplo. El primer verso lo escribió en un viaje de ácido durante un fin de semana, el segundo en otro tripi al siguiente fin de semana y remató el tema tras conocer a Yoko. La famosa Morsa procede de un poema de Lewis Carroll. El cúmulo de imágenes, sonidos y sensaciones convierten a esta pieza en una obra maestra. Del álbum Magical Mystery Tour, de 1967

 

9 – Wait

Composición acreditada inicialmente al cincuenta por ciento por Lennon y McCartney aunque después ambos fueron desvelando que en realidad fue Paul quien la escribió. Se grabó durante la última sesión del disco Help! pero finalmente se quedó fuera. Luego, cuando The Beatles estaban trabajando en su siguiente álbum, Rubber Soul, les faltaba una canción para completarlo y decidieron repescar esta pieza tan suya, tan simple y tan resultona. La letra forma parte del cierre de la primera etapa, ya que habla de las preocupaciones de un cantante y su relación con su chica mientras que él está de gira. Compuesta en clave menor, que le añade una pizca de tristeza y desencanto. Son brillantes las voces, el trabajo de la percusión y también el sonido de la guitarra que propone Harrison.

 

10 – Sexy Sadie

Muchos aficionados señalan esta canción de Lennon como una de sus favoritas. John la compuso con las maletas ya hechas y a punto de marcharse de la India y dejar atrás su mal rollo con el Yogi Maharishi Mahesh. De hecho se iba a titular Maharishi, pero Harrison le pidió insistentemente que lo cambiase. Como curiosidad, Lennon escribió la letra sobre un pedazo de madera que se quedó en los estudios de Abbey Road, que posteriormente se llevó Maureen Starkey, la primera mujer de Ringo, y terminó vendida a un coleccionista de The Beatles. Una letra inteligente para una canción imperecedera, que sigue sonando atractiva y mágica, que está llena de matices y detalles. Fantásticos el bajo de Paul, la batería de Ringo y el discreto punteo de Harrison y su Gibson Les Paul. Lennon en esencia pura.

RPE