Aún hoy, descubrir que un actor es capaz de dar el salto y situarse al otro lado de la cámara, exhibiendo un talento y unas inquietudes que no siempre se les presupone, sigue siendo uno de los grandes placeres del cine. Ya lo vimos el año pasado con Ha nacido una estrella y Bradley Cooper, pero los casos de estrellas de Hollywood reconvertidas en directores son abundantes en la historia del cine. Casualidad o no, su nominación al Oscar a Mejor Película parece haber sentado un precedente para que en este 2019 lleguen un buen puñado de debuts en dirección de algunos de los grandes rostros del momento, de Olivia Wilde a Jonah Hill pasando por auténticos portentos de la interpretación como Ralph Fiennes.

 

Olivia Wilde

Anthony Behar

Estos días, el macrofestival de música y cine SXSW está proyectando algunas de las películas independientes más fascinantes de la temporada, y Booksmart es una de ellas. Es una de esas comedias juveniles con toques de coming-of-age que tan bien funcionan cuando se hacen bien. Dos amigas y excelentes estudiantes se dan cuenta, en la víspera de su graduación en su instituto, que en lugar de haberse esforzado tanto en clase podrían haberse divertido más. Así, toman la resolución de recuperar los años perdidos en una noche loca. La crítica ya ha hablado y ha determinado que estamos ante un brillante debut de ritmo frenético e inteligencia natural a la altura de Lady Bird. Precisamente de la película de Greta Gerwig sale una de sus protagonistas, Beanie Feldstein, la también hermana de Jonah Hill.

 

Jonah Hill

Ian West

 

Aunque ya se pudo hacer meses en los cines americanos, Mid90s no llegará a cines españoles hasta junio. Cuenta la historia de un crío de 13 años que huye de las presiones domésticas y se refugia en un grupo de patinadores de skateboarding en el Los Ángeles de los años noventa. Jonah Hill, que también se encarga del guion, confirma con ella su estado de gracia, desviándose de esos inicios de cómico cafre y fumeta para contar una descarnada historia sobre la vida en la adolescencia. Está llena de tanta emoción como nostalgia, más contemplativa y observacional que enamoriscada por el pasado que reivindica. Y atención al actor protagonista, Sunny Suljic, porque va a ser toda una revelación.

 

Max Minghella

Kevan Brooks

Es más que una evidencia que el cine musical vuelve. Al hilo de La La Land o Ha nacido una estrella llega ahora Teen Spirit, que supone el estreno detrás de las cámaras de Max Minghella, hijo del fallecido Anthony a quien conocerán por su papel en El cuento de la criada. Cuenta la historia de Violet, interpretada por Elle Fanning, una tímida adolescente proveniente de la Isla de Wight que sueña con convertirse en estrella del pop para escapar de su entorno sombrío y una vida familiar destrozada metiéndose en un talent show a lo Operación triunfo. Quizá lo que más llama la atención es una banda sonora compuesta por canciones de Robyn, Ariana Grande, Grimes, Annie Lennox, Orbital y Major Lazer.

 

Ralph Fiennes

Sebastian Gabsch

Y si la música está de moda, ya no digamos la danza: protagonista central de Suspiria y Climax. The White Crow, que aquí se traducirá como El bailarín cuando llegue a los cines en mayo, cuenta la historia de Rudolf Nureyev, centrándose especialmente en su vida en el bloque del este antes de su sonada deserción del régimen soviético y antes de que irrumpiese en la escena internacional como la primera gran estrella masculina del ballet contemporáneo. Se habla de unos bailes exquisitamente coreografiados y de una estructura narrativa no lineal que acierta a la hora de contar esta historia llena de ritmo y tensión. Aunque Fiennes ya debutó como director en 2011 con Coriolanus, adaptación de un drama de Shakespeare, el actor quedó insatisfecho con esa experiencia y ha declarado que prefiere pensar que su debut tras la cámara es El bailarín.

 

Thandie Newton

Luo Huanhuan

El de One Crazy Summer es uno de esos proyectos de lenta gestación: por lo menos se viene hablando de ella desde 2013. Se trata de una adaptación de la premiada novela homónima coming-of-age de Rita Williams-Garcia, que gira en torno a tres hermanas negras que se pasan un mes viviendo con la madre que las abandonó. La acción se centra en 1968, un año de intenso activismo afroamericano instigado por las panteras negras y otras organizaciones. Ahora que Hollywood ha apostado finalmente por la diversidad, parece que la adaptación ha tomado el impulso que merecía. Newton ya la compara con su papel en Westworld: “Es sobre revolución. Y también sobre la temática de la libertad, que es algo recurrente para mí. Libertad personal”. No hay ni siquiera actores confirmados, así que difícilmente llegará antes de que acabe el año.

 

Jamie Foxx

DailyCeleb

Jamie Foxx es actor, cantante, compositor, productor musical, monologuista… ¿qué le falta? Ponerse detrás de la cámara. Y lo hará a finales de año con All-Star Weekend, una comedia en torno al mundo del baloncesto. Esta buddy movie enfrenta a un fan de Kobe Bryant y otro de Lebron James, dos de los mejores jugadores del siglo XXI. El texano lleva siete años dándole vueltas al proyecto, sobre todo después del buen gusto que le dejó el corto que dirigió para Canon con la supervisión de Ron Howard. Mucho tiempo para conseguir un reparto a la altura que, además de los protagonistas Jeremy Piven y el propio Foxx, también reúne a Robert Downey Jr., Eva Longoria, Gerard Butler, Benicio del Toro y cameos que van de Floyd Mayweather a DJ Khaled.

 

Chiwetel Ejiofor

Shooting Star

Hace un par de semanas, Netflix subió a la plataforma el estreno como director de Chiwetel Ejiofor, El niño que domó el viento, un drama social en torno a la pobreza en África, que hace las veces de feel-good-movie lleno de corazón, buenas intenciones y humanidad. Inspirada en una historia real, cuenta la historia de un chico de la Repúblico de Malaui que decide ayudar a su pueblo construyendo una turbina después de leer un libro donde se explican los pasos para su creación. Este proyecto personal del actor ya fue premiado en la pasada edición de Sundance.

 

Shia LaBeouf

NIVIERE/VILLARD/SIPA

Siempre un actor dado a nadar contracorriente y caracterizarse por su impredictibilidad, Shia LaBeouf escribió el guion del que debería ser su debut en la dirección en una estancia en rehabilitación el pasado 2017. Honey Boy le funcionó como un ejercicio terapéutico que ficcionaliza la difícil relación con su propio padre. La particularidad del proyecto, que tampoco debería sorprender viniendo de quien viene, es que el actor se pone en la piel de su padre, mientras que Lucas Hedges y Noah Jupe interpretan versiones jóvenes y mayores de su trasunto, Otis. El filme se mueve entre dos líneas temporales, una en torno a una estrella infantil que sufre abuso en manos de su padre alcohólico y la otra se centra en su intento de resolución. Ya se pudo ver en Sundance recibiendo una respuesta unánimemente positiva.