Peter Eisenman, Carme Pinós, Toyo Ito, Zaha Hadid, Rafael Moneo y otros muchos eminentes arquitectos han colaborado en la elaboración de la lista definitiva de los 100 edificios más bellos y fascinantes del siglo XX. Coordinada por Thom Mayne y sus colegas del centro de investigaciones urbanísticas The Now Institute, la lista se publicó hace un par de años en el lujoso libro 100 buidings: 1900 – 2000, y llega ahora a España, con una cuidada adaptación al castellano a cargo de la editorial Gustavo Gili, bajo el título 100 edificios del siglo XX.

Se trata de un libro tan disfrutable por estudiantes y profesionales de la arquitectura como por simples aficionados, pues las obras están descritas con textos breves y amenos, e ilustradas con fotografías y con dibujos de plantas, alzados y perspectivas. En sus 256 páginas, 100 edificios del siglo XX incluye todo tipo de construcciones, desde casas unifamiliares hasta aeropuertos.

Aunque se han seleccionado obras de los cinco continentes, hay cierto desequilibrio entre países. Por ejemplo, aparecen 33 edificios norteamericanos y solo tres de América del Sur, todos ellos en Brasil. En cuanto a Europa, Alemania, Francia e Italia acaparan casi todas las menciones. Sin embargo, solo se incluyen cinco edificios ubicados en suelo español. Veamos cuáles son y cómo son.

1) Pabellón de Alemania (Barcelona)

La obra del arquitecto germano-estadounidense Ludwig Mies van der Rohe, aparece en el puesto tercero de la lista de 100 edificios del siglo XX. No es para menos, pues el soberbio edificio de piedra y vidrio creado para la Exposición Universal de Barcelona de 1929, está considerado uno de los ejemplos más sobresalientes del movimiento moderno, y para comprenderlo no hay más que ver esa cubierta que parece flotar sobre los pilares cruciformes cromados.

El pabellón, que fue un encargo de la República de Weimar, fue destruido al terminar la Exposición, y en 1986, se reconstruyó exactamente en el mismo sitio: en plena falda de Montjuïc.

2) Museo Guggenheim (Bilbao)

Museo Guggenheim de Bilbao | Naotake Murayama

Tras darle muchas vueltas, la Fundación Solomon R. Guggenheim de Nueva York eligió al arquitecto Frank Gehry para crear su sucursal bilbaína. A la postre, fue una decisión acertada, y lo confirma el hecho de que el museo aparezca en el número 12 de los 100 edificios del siglo XX. Con 24.000 metros cuadrados de superficie, el Guggenheim bilbaíno es una muestra deslumbrante de vanguardia arquitectónica, cuyo escultural diseño es perfecto para albergar obras de arte contemporáneo. Se dice que la idea de este edificio inaugurado en 1997 vino del anterior, y fallido, proyecto de Gehry: el Auditorio Walt Disney de Los Ángeles. Es difícil de creer, pues el Guggenheim se integra tan bien en la trama urbanística bilbaína que podríamos jurar que siempre ha estado ahí.

3) Cementerio (Igualada)

De 1985 a 1994. Casi una década tardó en construirse este cementerio de piedra, acero y hormigón en la localidad de Igualada, provincia de Barcelona. Diseñado por el tándem de arquitectos catalanes Enric Miralles y Carme Pinós para ser un lugar de reflexión y nostalgia, el cementerio dibuja un escalonado parque donde el paisaje se transmuta en arquitectura y la arquitectura en paisaje, en una poética reflexión sobre el efímero y natural ciclo de la vida. Una sinuosa necrópolis que transmite paz y serenidad, pero también asombro y fascinación. Por algo está en el número 49 de 100 edificios del siglo XX. Y por algo el propio Enric Miralles yace en uno de sus sepulcros.

4) Museo Nacional de Arte Romano (Mérida)

Rafael Moneo fue el primer español que ganó el Premio Pritzker, una especie de Nobel de la arquitectura. No es extraño, pues, que una de sus obras aparezca en el puesto 61 del ranking de 100 edificios del siglo XX. Nos referimos al Museo Nacional de Arte Romano, ubicado en Mérida e inaugurado en 1986, si bien Moneo proyectó la obra en 1979. Pese a su aparente sencillez, el museo posee una gran complejidad histórica, y el arquitecto navarro respetó el carácter y la presencia de un edificio romano, convirtiéndolo en el mejor recipiente para esta meca arqueológica. El edificio está considerado Patrimonio de la Humanidad desde 1993.

5) Casa Milà (Barcelona)

Casa Milá de Barcelona | Museo Guggenheim de Bilbao

Y en el puesto 63 de los 100 edificios del siglo XX, nos encontramos esta joya del modernismo catalán: la Casa Milà, popularmente conocida como La Pedrera. Creado por el una leyenda de la arquitectura como Antoni Gaudí y construido entre 1906 y 1910, este edificio ubicado en el número 92 del Passeig de Gràcia forma parte de la etapa naturalista de su afamado autor, que se inspiró en las formas orgánicas de la naturaleza para proyectar una construcción de onírica personalidad y rara belleza. Catalogada como Patrimonio de la Humanidad, la Casa Milà se abrió al público en 1987, y desde entonces es uno de los lugares más visitados de España.