Dicen que 1969 fue el gran año del rock y que durante sus 365 días se publicaron un buen puñado de discos trascendentales en la historia de la música. Tal vez sea cierto aunque también es verdad que cada ejercicio nos ha entregado discos imprescindibles, maravillosos y fundamentales. Sea como sea, los álbumes publicados a lo largo de esos 12 meses ahora cumplen medio siglo de vida y de todos ellos elegimos diez que creemos que no deben faltar en ningún hogar orgulloso de su discoteca.

1 – Abbey Road, The Beatles

Fue la última vez que los cuatro de Liverpool se reunieron en el estudio para grabar un disco, su undécimo álbum. De hecho, la mayor parte de su siguiente disco, Let It Be, editado poco antes de la separación del grupo, se grabó antes de que empezaran las sesiones de Abbey Road. Además de una mítica portada, el LP contiene algunas de sus mejores canciones: Here Comes The Sun y Something, de Harrison; Come Together, de Lennon, y Oh! Darling, de McCartney. El final, un medley de 16 minutos de duración y compuesto por ocho pequeñas piezas es una explosión musical sin precedentes. Un brillante broche de imaginación y talento para cerrar la carrera musical de la que muchos consideran la mejor banda de la historia.

 

2 - In the Court of the Crimson King, King Crimson

Poco antes de la aparición de este disco, Robert Fripp ya había avisado de su capacidad musical con la publicación de The Cheerful Insanity Of Giles, Giles And Fripp. Con el batería Michael Giles, el bajista y cantante Greg Lake (más tarde en Emerson, Lake & Palmer), el teclista y flautista Ian McDonald y el letrista (sí, había un encargado de escribir las letras) Peter Sinfield, Fripp armó King Crimson y entregó el primer disco de rock progresivo de la historia y uno de los más influyentes del género. Rock, Blues, Jazz, música clásica y sinfónica… todo al servicio del `Rey Carmesí´. Un álbum tan importante como impactante su portada, obra de Barry Godber, fallecido poco después de editarse el LP dejando únicamente esta obra para la posteridad. Solo por el arranque del primer corte, 21st Century Schizoid Man, ya merece la pena (y la gloria).

 

3 - Led Zeppelin II, Led Zeppelin

1969 arrancó con el debut discográfico de Led Zeppelin, que el 12 de enero publicaban su primer álbum. Un disco crudo y descarnado de rock and roll que anunciaba mucho de lo que vendría después. De hecho, tan solo diez meses más tarde los Zeppelin editaban ya su segundo LP, II, producido por su impresionante guitarrista, Jimmy Page. Grabado en diversos estudios de su país, Reino Unido, y de Norteamérica, fue un éxito comercial que supuso su primer Nº 1 en UK y USA. Sobre una base de rock y blues, sentaron las bases de lo que luego sería el hard rock y el heavy metal. Canciones como Whole Lotta Love, Moby Dick o Heartbreaker son auténticos  monumentos.

 

4 – Let It Bleed, The Rolling Stones

 

No podían faltar sus Satánicas Majestades en este listado y aparecen con su octavo disco de estudio. Un LP que se grabó nada más terminar una gira por Estados Unidos y menos de un año después de otro de sus álbumes fundamentales Beggars Banquet. Contaron para la grabación con Jimmy Miller (Traffic, Motörhead, Primal Screan), el mismo productor que estuvo detrás de la que posiblemente sea su etapa más brillante y en la que facturaron, además de estos dos discos, Sticky Fingers, Exile On Main St. y Goats Head Soup. El guitarrista Mick Taylor entró para suplir a un muy deteriorado por las drogas Brian Jones, uno de los fundadores de los Stones y primer líder del grupo. Love In Vain o You Can´t Always Get What You Want son dos de las nueve joyas que componen el álbum.

 

5 – The Band, The Band

Publicado el 22 de septiembre, el disco homónimo de los canadienses The Band era, a pesar del título, que invita  pensar en un álbum de debut, su segundo trabajo. También conocido como The Brown Album (por el color predominante de su portada), el LP fue considerado por los propios músicos como un álbum conceptual, ya que todas las canciones hablaban de la gente, los lugares y las tradiciones de la vieja América. Tras una serie de fallidas sesiones de grabación en Nueva York, el grupo alquiló una casa en Los Ángeles, California (la cual había pertenecido, entre otros insignes propietarios a Judy Garland). El resultado del experimento fue un disco con un profundo sabor a club y camaradería y en el se incluían algunas de las mejores y más conocidas canciones de The Band, como The Night The Drove Old Dixie Down o Up On Cripple Creek.

6 – Green River, Creedence Clearwater Revival

Pocas bandas en la historia del Rock pueden jactarse de haber publicado seis discos extraordinarios en tan solo tres años. La CCR sí. De hecho, en 1969 editaron “Bayou Country” en enero, Green River en agosto y Willy And The Poor Boys”en noviembre y cualquiera de los tres podría haber aparecido en este listado. Nos decantamos por el segundo de ellos, en realidad el cuarto álbum de estudio de John Fogerty y su chicos, su hermano Tom a la guitarra, el bajista Stu Cook y el batería Doug Clifford. Una pieza clave del Rock de raíces, del Rock Sureño, del country rock y del blues rock con composiciones tan representativos de estos géneros como Bad Moon Rising, Lodi, Wrote A Song For Everyone o Green River.

 

7 – Tommy, The Who

La historia de un joven llamado Tommy a quien su propia madre vuelve ciego, sordo y mudo. Su vida, la relación con su singular familia, su conversión en una estrella del pinball, su curación y su nuevo encierro en sí mismo. Cuarto álbum –doble LP- de la banda británica del que vendió 20 millones de copias. Fue la primera ópera rock y el disco original, ideado por el guitarrista, cantante y compositor de la banda, Pete Townsend, se tardó seis meses en grabar y fue producido por Kim Lambert, también propietario de Track Records y mánager de The Who. La obra fue posteriormente llevada al cine en 1975 por el director Ken Russel, con la aparición estelar de Tina Turner, Elton John, Jack Nicholson y Eric Clapton. Una obra apabullante y descomunal.

 

8 – Everybody Knows This Is Nowhere, Neil Young & Crazy Horse

El canadiense Neil Young es uno de los genios de la música del siglo XX, con etapas tan diferentes que le han convertido en referencia para bandas de Rock, de Country, de Grunge… Este es su segundo LP y el primero en el que se asocia a los Crazy Horse, una sólida banda de acompañamiento formada por el guitarrista Danny Whitten, el batería Ralph Molina y el bajista Billy Talbot. El álbum contiene algunos clásicos del repertorio de Neil Young: Cinnamon Girl, Everybody Knows This Is Nowhere, Down By The River”o Cowgirl In The Sand. Primera entrega de una trilogía que se completa con sus siguientes discos After The Gold Rush y Harvest. Imprescindible para entender el country rock alternativo y a bandas como Uncle Tupelo, Wilco, The Jayhawks, Son Volt...

 

9 – Hot Rats, Frank Zappa

Al margen de su banda The Mothers of Invention, Frank Zappa publicó este disco en octubre de 1969 y que él mismo describió como `una película para tus oídos´. Zappa era un personaje muy particular. Creador, músico, pensador, director de cine… Un activista contracultural que no respetaba nunca con las reglas establecidas y esa actitud inconformista la llevó siempre a su terreno como músico. La improvisación y la experimentación eran, junto con un virtuosismo propio y de los músicos que le rodeaban fueron su característica habitual. Todo eso está plasmado en Hot Rats, una amalgama de rock y rock progresivo jazz, fusion y música concreta. Cinco de los seis temas que componen el álbum son instrumentales y en el que restra la voz corresponde a Captainn Beefheart. Genial y sorprendente.

 

10 – The Gilded Palace of Sin, The Flying Burrito Brothers

Primer álbum de los Flying Burrito Bross, la banda que reunió a dos figuras del country rock como Gram Parson y Chris Hillman. Ambos habían coincidido en The Byrds, uno, Chris, como miembro fijo y el otro, Gram, como colaborador habitual. Siempre hubo entre ellos una gran conexión, lo que les llevó a plantear los principios de ese fértil cruce de caminos que sría el country rock. Ellos plasmaron la unión del folk y el country con la psicodelia, el soul o el gospel. En The Gilded Palace of Sin destacan sobre todo dos cosas: las voces, que combinan a Otis Redding con los Louvin Brothers y a Percy Sledge con los Everly Brothers; y el poco ortodoxo empleo de la Steel guitar. El disco no tuvo éxito comercial pero su influencia e impacto se ha mantenido a lo largo de las décadas.