Hanover Quay, en la zona de los muelles, es uno de los rincones más emblemáticos de Dublín. Allí están, junto al gran canal y ya algo destartalados, los estudios en donde U2 ha trabajado sus canciones y sus discos desde 1994. Sus paredes están llenas de grafitis y mensajes de seguidores venidos de todo el mundo y es justo en ese lugar donde está previsto construir un museo dedicado a la historia de la banda irlandesa más importante de todos los tiempos: U2.

El estudio de arquitectos O´Donoghe & Associates será el encargado de construir este edificio “moderno, sorprendente e innovador”, según sus propias palabras. El museo, además de albergar todo tipo de memorabilia, como viejos instrumentos, trajes, carteles, fotografías o entradas, ofrecerá la posibilidad de explorar la historia del cuarteto a través de escenarios en los que, gracias a la tecnología, el visitante se sumergirá en el pasado del grupo. Por ejemplo, habrá una reconstrucción del estudio original de la banda, así como un espacio llamado “La cocina de Larry”, en donde Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Muller Jr. ensayaron por primera vez en 1976 y que se considera el nacimiento oficial de U2.

MCT / CORDON

 

Cuatro décadas y media

Tras 43 años de trayectoria, 14 álbumes oficiales de estudio publicados, millones de discos vendidos,  autores de la gira que más dinero ha recaudado en la historia del rock y galardonados con más de 20 premios Grammy e incluso un Oscar, U2 ha decidido que su legado debe tener continuidad en el tiempo. Según estimaciones de las autoridades locales, el edificio, que contará además con una cafetería, un auditorio y un área comercial, podría atraer a casi 400.000 visitantes al año. U2 aportará 225 mil euros para mejorar la infraestructura pública de la zona.

U2 ya se había forjado una leyenda con su música. Ahora Bono y sus compañeros también tendrán un museo propio de casi tres mil metros cuadrados que acabará de consolidar su estatus de banda legendaria y gran referente musical de nuestra época.