Crisis interna

El exdirector de comunicación de ERC niega haber autorizado los polémicos carteles contra los Maragall

Tolo Moya ha comparecido este martes ante la comisión del partido que investiga los hechos

ERC cita hoy a un testigo clave de los carteles de Maragall para aclarar quién dio la orden

Los jóvenes que pegaron los carteles de Ernest Maragall pidieron al juez una mediación con el político

ERC abre una investigación interna por los carteles de Maragall y pide disculpas

Carteles contra Pasqual y Ernest Maragall que se burlan del Alzhéimer que padece el exalcalde

Carteles contra Pasqual y Ernest Maragall que se burlan del Alzhéimer que padece el exalcalde / El Periódico

Quim Bertomeu

Quim Bertomeu

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El exdirector de comunicación de ERC Tolo Moya ha negado este martes ser el responsable de los polémicos carteles que aparecieron en las sedes de ERC en 2023 y que se burlaban del Alzheimer de Pasqual Maragall. Así lo ha trasladado a la comisión de ética del partido, que investiga los hechos. Esquerra ha admitido hasta ahora que los carteles salieron de dentro de ERC y que fue idea de un militante raso, pero indaga si tenían órdenes que venían de algún miembro de las altas esferas del partido.

Moya se ha reunido este martes con el responsable de cumplimiento del partido, Xavi Mombiela, que es el abogado a quien ERC ha encargado la investigación. Tras la cita, de dos horas y media, el exdirector de comunicación ha asegurado haber aportado "pruebas" que le exoneran. "Yo nunca había visto esos carteles hasta que los vi colgados, yo nunca autoricé esos carteles y yo no soy responsable de esos carteles", ha explicado a su salida. El exresponsable de Comunicación no ha querido dar más explicaciones públicas porque la investigación sigue en marcha.

Las palabras de Moya chocan con las de Ernest Maragall de hace tan solo unos días. Cuando estalló la polémica la semana pasada, el exlíder del partido en Barcelona le señaló como responsable. Moya siempre lo ha negado. La polémica ya es espinosa de por sí para ERC, pero se ha complicado aún más porque las dos facciones que se disputan el control del partido -la que lidera Marta Rovira y la que lidera Oriol Junqueras- se acusan mutuamente de lo ocurrido. Los 'roviristas', como Maragall, apuntan a Moya, que está adscrito al sector de Junqueras. En cambio, los 'junqueristas' ponen el foco en dos exestrategas del partido, Sergi Sabrià y Marc Colomer, que están en el sector de Rovira.

La polémica se originó a través de una investigación periodística que acreditó no solo que la autoría de los carteles provenía de dentro del partido, sino que denunció una estructura paralela que, actuando a la sombra de ERC y a través de un grupo de jóvenes, había hecho otros actos de campaña encubierta como los carteles de Maragall. Moya también ha negado ser el responsable de ningún "grupo". El exdirector de Comunicación es solo uno de los testigos desfilará por la comisión, que el próximo viernes tiene que tener un informe listo.

Marta Rovira: "Vergonzante"

Este martes ha abordado el caso públicamente por primera vez la secretaria general del partido, Marta Rovira. Lo ha hecho para admitir que fue un episodio "vergonzante" que "no hubiera tenido que pasar nunca". "Espero que esta semana se aclaren las responsabilidades", ha dicho en una entrevista en Rac1. Está previsto que la dirección y el consejo nacional del partido se reúnan el viernes por la tarde para decidir sanciones y, eventualmente, expulsiones.

Aunque no ha querido entrar en detalles, sí que ha querido exculpar de los hechos al exviceconseller del Govern, Sergi Sabrià. La investigación periodística que destapó los hechos le situaba como conocedor de que los carteles contra los Maragall salieron de dentro de ERC, pero no determinaba si era responsable de la iniciativa. Para Rovira, Sabrià no es responsable porque cuando se produjo aquel episodio no trabajaba en el partido. "Está muy claro quien trabajaba en la campaña", ha añadido sin decir nombres.

Rovira ha admitido que sabía que su organización hacía "campañas de contraste", es decir, campañas encubiertas que no llevaban el sello del partido, pero que pretendían beneficiarle. Sin embargo, ha defendido que estas campañas nunca deben "superar los principios éticos".