Proceso de refundación

La CUP concluirá su refundación el 21 de septiembre en una Asamblea Nacional

Los anticapitalistas pretenden substituir el Consejo Político por una Mesa Nacional más amplia y un secretariado con un mandato más largo, de cuatro años

Maria Gordillo y Non Casadevall, en una rueda de prensa

Maria Gordillo y Non Casadevall, en una rueda de prensa / CUP

EFE

EFE

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La CUP concluirá el Procés de Garbí de refundación interna con una Asamblea Nacional que se celebrará el 21 de septiembre, en la que modificará sus órganos de dirección para mejorar su funcionamiento, lo que implica sustituir el Consejo Político por una Mesa Nacional más amplia y un secretariado con un mandato más largo.

Según han indicado en una rueda de prensa los portavoces del grupo promotor del Procés de Garbí, Non Casadevall y Maria Gordillo, en la Asamblea Nacional del mes de septiembre podrían participar unas dos mil personas, que son las que se han inscrito en este proceso de reorganización interna de la CUP, entre militantes y no-militantes.

La CUP, han explicado, ha analizado la situación política y atribuye su pérdida de apoyos registrada en este último ciclo electoral a lo que considera que es el "final de ciclo" que tenía como puntos de referencia el movimiento del 15M y la gran movilización que representó el 1 de octubre del 2017 en Cataluña.

Para encarar el nuevo ciclo, el partido ha elaborado varias ponencias estratégicas y organizativas que serán las que servirán de base para concluir la tercera fase del Procés de Garbí.

El calendario previsto indica que los días 29 y 30 de junio y 6 y 7 de julio los militantes de la CUP celebrarán asambleas para debatir las conclusiones extraídas de la segunda fase del proceso y se recogerán enmiendas a lo largo del mes de julio.

En agosto se incluirán dichas enmiendas en el documento final y el 21 de septiembre tendrá lugar la Asamblea Nacional con la que concluirá el Procés de Garbí.

Conseguir "la ruptura democrática"

Desde el punto de vista político, la CUP encarará su estrategia para el nuevo ciclo político con el objetivo primordial de conseguir "la ruptura democrática" con el Estado español y francés, que supone ir más allá de la independencia porque desea llevar a cabo "una emancipación total y no solo un cambio de bandera".

Los anticapitalistas quieren superar "la dicotomía entre calle e institución" y desean articular una organización preparada para "la confrontación" tanto en las calles como en las instituciones.

En esta nueva etapa, los anticapitalistas desean "reconstruir el movimiento de la izquierda independentista" para poder "interpelar de forma masiva a la ciudadanía catalana" con "un proyecto independentista no excluyente y una CUP más fuerte", han apuntado los mismos portavoces.

Mandato de cuatro años en el Secretariado

Por lo que respecta a los cambios organizativos, en las ponencias se prevé sustituir el Consejo Político por un nuevo órgano más amplio, la Mesa Nacional, que estará integrada por una cuarentena de personas, y es el equivalente a un Consejo Nacional en los partidos convencionales.

Formarán parte de la nueva Mesa Nacional los miembros del Secretariado Nacional, los responsables sectoriales, los delegados territoriales y los cargos electos como los diputados.

El Secretariado Nacional -que es el equivalente a las Ejecutivas Nacionales de otros partidos- seguirá estando integrado por entre nueve y quince personas, pero su mandato pasa de los dos a los cuatro años de duración.

El motivo de este cambio es que se ha visto que los miembros de la "cúpula" necesitan "de un período más largo de tiempo para consolidar los aprendizajes".