Financiación autonómica

Las autonomías del PP se revuelven ante una financiación con tratamiento singular a Catalunya

Compromís también ha alertado de que puede retirar su apoyo al gobierno si no se trata a la Comunitat Valenciana en igualdad de condiciones

Catalunya, Valencia y Murcia deberían abordar ajustes imposibles durante 20 años para cumplir el objetivo de deuda

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, en la sesión de control de este jueves en el Parlamento.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, en la sesión de control de este jueves en el Parlamento. / EUROPA PRESS

EFE

EFE

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La apuesta de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, por una reforma de la financiación autonómica que incluya un "tratamiento especial" a territorios con "singularidades", como Catalunya, ha provocado el rechazo de autonomías gobernadas por el PP y de Castilla-La Mancha, en manos del PSOE.

Los Gobiernos de Andalucía, Comunidad Valenciana, Castilla y León y La Rioja se han revuelto ante la posibilidad de que Catalunya reciba un trato diferente al del resto de autonomías y en algunos casos han avisado de que plantarán cara.

Este jueves la ministra de Hacienda ha defendido, en una entrevista con RNE, su compromiso de impulsar un nuevo modelo de financiación "para todas las comunidades autónomas", al tiempo que ha defendido un "tratamiento especial" para "aquellas cuestiones singulares que tienen algunas comunidades autónomas, entre ellas Catalunya".

Montero ha abogado porque Catalunya vea "satisfechas sus necesidades de las competencias singulares que tiene" y no ha profundizado en otros motivos para un "tratamiento especial" en el marco de la financiación autonómica más allá de "razones históricas" o características como puede ser la orografía de cada territorio.

Las autonomías del PP, contra la "quiebra de la igualdad"

Para las autonomías del PP esto supone una "quiebra de la igualdad", como ha apuntado el presidente de la Comunidad Valenciana, Carlos Mazón, que activará todos los mecanismos que le permiten la ley, el Estado de Derecho y el Estatut de Autonomía, para hacer frente a esta anunciada reforma.

Entre las autonomías del PP hay diferentes visiones sobre cómo transformar el modelo de financiación, ya que hay comunidades que apuestan por el reparto por población y otras, despobladas, que piden tener en cuenta la dispersión territorial. Todas están unidas en el rechazo de una financiación singular para Cataluña.

Este jueves el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, lo ha definido como "un nuevo maltrato y un paso más a la ruptura del principio de solidaridad interterritorial" y ha anunciado que Andalucía intentará impedir una "injusticia más".

El Gobierno niega que el tratamiento singular a Cataluña sea a consecuencia del respaldo de partidos independentistas, pero para el PP se trata de la "enésima cesión al independentismo y el enésimo cheque" del presidente del Gobierno y del intento de que el socialista Salvador Illa sea el president de la Generalitat, como ha dicho Moreno.

También hay críticas a la condonación de 15.000 millones de euros de deuda de Catalunya, que el Ejecutivo contempla para otros territorios. Mazón lo ve propio de "un país o una república independiente" y el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha denunciado que "roban" a su región y ha dicho que defenderán a sus ciudadanos "en los tribunales".

El Ejecutivo de Aragón también ha rechazado la "financiación a la carta" a Catalunya y ha anunciado que utilizará todas las armas jurídicas en contra de esta "tropelía".

Además, el Gobierno de La Rioja ha afirmado, en boca de su portavoz, Alfonso Domínguez, que los consejeros de Hacienda de todas las comunidades autónomas, "de varios partidos políticos y no solo del PP" se han puesto en contacto para analizar qué tipo de "actuaciones conjuntas" pueden realizar.

Compromís y García-Page también alzan la voz

Porque la contestación a una financiación con tratamiento singular a Cataluña excede al PP -que gobierna en 12 autonomías- y alcanza también al PSOE o a otros actores, como Compromís.

Castilla-La Mancha, gobernada por el socialista Emiliano García-Page, ha señalado este jueves que la financiación autonómica "no puede ser singular para un territorio", aunque el Gobierno regional quiere aguardar la propuesta de Hacienda. Esta autonomía apoya además la condonación de la deuda "a todas las comunidades de España".

En juego entran además otros actores, como Compromís, que respalda al Gobierno en el Congreso y este jueves ha avisado, en boca del síndic Joan Baldoví, de que puede retirar su apoyo a Pedro Sánchez si no se trata a la Comunitat Valenciana en igualdad de condiciones.