COMO COMISARIA DE ENERGÍA

Sánchez aleja a noviembre una crisis de Gobierno para asegurar antes un asiento en Bruselas a Ribera

Fuentes del entorno de la vicepresidenta tercera ratifican que seguirá al frente de sus funciones en el Ejecutivo hasta que “todo esté estructurado” en las instituciones comunitarias. Esto es, en el mes de noviembre "si todo va bien"  

La vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, este martes durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

La vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, este martes durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. / Daniel EFE/ Daniel González

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El Gobierno tiene como prioridad tras las europeas reimpulsar la legislatura para dejar atrás el paréntesis en el que está instalada por el largo semestre electoral. En las previsiones del PSOE no se encuentra una remodelación del Gobierno. Al menos, a corto plazo. Aunque se trata de una prerrogativa del jefe del Ejecutivo, en la dirección socialista justifican que no tiene sentido realizar una crisis de Gobierno antes de la obligada para sustituir a la vicepresidenta tercera y cabeza de lista del PSOE en las europeas, Teresa Ribera. Una marcha que sitúan como pronto en el mes de noviembre “si todo va bien”. Esto es, si en las negociaciones para situarla como comisaria fructifican.

Pedro Sánchez avanzó este lunes en una entrevista en TVE que la salida de Ribera no se producirá hasta que se logre un acuerdo en Bruselas sobre la configuración de la Comisión Europea. Se refirió a una crisis de Gobierno "puntual", aunque evitó aclarar si afectará a otros ministros del Ejecutivo. Fuentes del entorno de la vicepresidenta tercera ratifican que seguirá al frente de sus funciones en el ministerio de Transición Ecológica hasta que “todo esté estructurado” en las instituciones comunitarias. Sobre la persona que la pueda sustituir se apunta a un perfil más político que técnico. Otras fuentes del ministerio alaban la idoneidad para esta cartera de la actual secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen.

Las negociaciones de los socialdemócratas europeos para el reparto de los principales puestos de responsabilidad en la nueva legislatura las liderará Pedro Sánchez junto al canciller alemán y líder del SPD, Olaf Scholz. El PSOE aspira a situar a Teresa Ribera como comisaria, preferiblemente en la cartera de Energía a la que buscaría añadirle otras competencias medioambientales.

Tras los resultados del pasado domingo, los socialistas son más optimistas al volver a sumar mayoría con conservadores y liberales. Con todo, temen que la derecha mire a ciertas formaciones de la ultraderecha tras no cerrarle la puerta durante la campaña a partidos como el de la primera ministra italiana, Georgia Meloni, ahora en el mismo grupo que Vox. Lo hizo tanto Ursula Von der Leyen, como el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo al defender este último que las políticas de Meloni no son homologables a las de otros partidos de ultraderecha.

Su condición de partida pasa por reeditar el cordón sanitario a la ultraderecha. Exigen dejar a estas formaciones fuera de las negociaciones que se iniciarán esta semana para las presidencias de la Comisión Europea, del Consejo Europeo y del Parlamento Europeo, así como para el alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores, que ahora ocupa el socialista Josep Borrell.

A la espera de Presupuestos

La principal prioridad ahora para el Gobierno pasará por recuperar las negociaciones pendientes y retomar la iniciativa parlamentaria. La vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, está ya inmersa en la elaboración de los próximos presupuestos y confía en retomar las negociaciones con todos los grupos, aun a la espera de ERC y Junts por el proceso de investidura en la Generalitat.

Antes de verano se pretenden colocar los primeros hitos de las cuentas públicas, con un proyecto que deberán acordar primero los socios de coalición, pero también negociar con los grupos de investidura un paquete de medidas de lo que Pedro Sánchez dominó “calidad democrática”. Tendrá principalmente dos patas. Una centrada en los medios de comunicación y otra en la justicia.

Leyes pendientes

Después de los últimos varapalos en el Congreso en la ley contra el proxenetismo y la reforma de la ley del suelo, en las que los socialistas se quedaron solos, se buscan fórmulas para encajar algunas de las medidas que se iban a desarrollar en estos textos. Este el caso de la derogación de las 'golden visa', los visados a extranjeros que inviertan en inmuebles más de medio millón de euros.

En materia de vivienda existe también la prioridad de avanzar en una regulación de los pisos turísticos y alquileres vacacionales. La negociación a este respecto se realizará principalmente con las comunidades autónomas y municipios por su marco competencial. Más allá de las conferencias sectoriales, antes de verano está previsto convocar una Conferencia de Presidentes, para la que se baraja como sede Santander.