SUMAR

IU cree que la dimisión de Yolanda Díaz "facilita" una nueva etapa donde "Sumar será uno más" y pide tender puentes con Podemos

Antonio Maillo asegura que la "personalidad de Yolanda ha condicionado el proyecto" y reivindica el "protagonismo de los partidos"

El dirigente cuestiona abiertamente las dinámicas de Sumar: "15 días de sonrisa no resuelven la construcción de un relato de enfrentamiento"

Antonio Maillo en un acto junto a Yolanda Díaz en la campaña de las elecciones europeas.

Antonio Maillo en un acto junto a Yolanda Díaz en la campaña de las elecciones europeas. / FERNANDO VILLAR

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

IU da por amortizado a Sumar como actor central en la izquierda española. El coordinador federal de IU, Antonio Maillo, considera que la dimisión de Yolanda Díaz como líder de Sumar tras el varapalo de las europeas "facilita" una "nueva etapa" donde IU reclamará "protagonismo" y donde "Sumar será un actor más", en igualdad de condiciones con el resto de fuerzas. Algo que hasta ahora ha dificultado a su juicio la "personalidad" de la vicepresidenta segunda del Gobierno, que habría "condicionado el desarrollo del proyecto", en su intento por tener el control de todos los espacios de la plataforma.

"La personalidad de Yolanda ha condicionado el desarrollo de del proyecto y ella lo ha dicho hoy, que había cosas mejorables"; ha considerado, en una entrevista en Hora 25, de Cadena Ser, donde ha admitido que "una de las cosas era crear un espacio mucho más horizontal". El dirigente andaluz ha certificado la apertura de una "una nueva etapa en la que el protagonismo lo vamos a tener las formaciones que la integramos", y ha reivindicado una nueva forma de relacionarse entre los distintos partidos, negando a Sumar el papel de "aglutinador" de fuerzas.

En este sentido, Maillo ha admitido que la salida de Díaz "facilita" la construcción de ese nuevo espacio. "Ha tomado su decisión, centrarse en labor ministra, que es patrimonio formidable, incuestionable", ha comenzado. Algo que "de alguna forma facilita el paso delante que tenemos que hacer ahora desde esa humildad que ha faltado. Hay demasiada arrogancia, demasiado adanismo en la construcción del espacio"; ha criticado.

En otro momento se ha referido al comienzo de "una etapa post Yolanda Díaz" y ha advertido que la vicepresidenta estaba demasiado "Identificada con el partido que había creado", dificultando el protagonismo de otras fuerzas. Así, Maíllo ha dado por superado el papel de Sumar "como aglutinador de organizaciones de izquierda" y ha rechazado la participación de IU en los órganos de dirección de Sumar, donde los partidos aliados tenían reservado un 30% de los puestos: "Ese debate está superado".

"Movimiento Sumar es un partido con el que queremos mantener una relación fraternal como hasta ahora, como un actor más. Pero desde el Sumar de ese 70%-30%... estamos en otro estadío y el poder simbólico de la dimisión de Yolanda lo evidencia". Al mismo tiempo en que negaba el papel del partido de Díaz sí ha reivindicado la continuidad de la marca Sumar como una confederación real de partidos, sin el personalismo de la vicepresidenta,

TENDER PUENTES CON PODEMOS

El flamante coordinador federal de IU ha insistido en distintas ocasiones que en esta nueva etapa "Sumar será un actor más" junto a otras formaciones como IU, Más Madrid, Compromís o los Comunes, pero también ha hecho referencia explícita a Podemos. "Hay un nuevo momento en que habrá que hablar con todas las organizaciones: Más Madrid, Comunes, Compromís y con otras realidades como pueden ser Podemos o el PSOE incluso".

Preguntado sobre Podemos, ha llamado a reconstruir puentes. "Podemos existe. Nosotros también existimos como una suma de debilidades, aquí nadie está para celebrar con pompas y jabón"; ha criticado con sorna. Maíllo ha hecho referencia a las heridas abiertas entre Sumar y Podemos. "Quien tenga el orgullo herido, podemos restañar heridas pero hay que crear espacios amables. Si no creas espacios amables donde sea un placer compartir con gente una misma visión de sociedad, tú no estás creando nada".

El coordinador federal de IU no se ha ahorrado ningún cuestionamiento a las dinámicas de Sumar, reivindicando la "humanidad" de la política y cargando contra "esa política golpe de tuit que es un susto o muerte diario y que no nos lleva a ningún sitio", ha advertido, antes de llamar a la "humildad" frente a "ese narcisismo en redes sociales, una suerte de vanidad colectiva".

En este sentido, también ha cuestionado las lógicas internas de Sumar y el intento de Díaz por mantener el control sobre el espacio, después del fortísimo choque que se produjo en la negociación de las listas europeas. "No se puede practicar la sororidad en nuestro espacio y al mismo tiempo que haya luchas cainitas", ha afeado. "Si nosotros damos ese espectáculo, tú no puedes salvar una desafección en quince días por mucho que quieras tener una cara amable, porque los apoyos los hacemos en el día a día". "15 días de sonrisa no resuelven la construcción de un relato de enfrentamiento".