Negociaciones tras el 12-M

ERC enfría la investidura de Illa y alimenta la posibilidad de una repetición electoral

Los republicanos endurecen el tono negociador con los socialistas en plena campaña electoral de las europeas

PSC y ERC se dan tiempo y desvinculan el pacto por la Mesa del Parlament del de la investidura

Quién es quién (y qué apoyos tiene) en la lucha por el control de ERC

ERC someterá a consulta de las bases la investidura de Illa

La secretaria general de ERC, Marta Rovira, en Ginebra.

La secretaria general de ERC, Marta Rovira, en Ginebra. / JORDI OTIX

Quim Bertomeu

Quim Bertomeu

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

En plena campaña de las elecciones europeas ERC ha decidido endurecer el tono de la negociación de investidura con el PSC. La secretaria general de los republicanos, Marta Rovira, ha avisado este viernes de que su partido no está en disposición de dar sus votos para que Salvador Illa (PSC) sea el próximo presidente de la Generalitat. Como mínimo, de dárselos "ahora mismo". Pero lo más destacado es que, por primera vez desde las elecciones al Parlament del pasado 12 de mayo, la líder republicana ha alimentado la posibilidad de que su partido contribuya a forzar una repetición electoral. "Las elecciones no nos dan miedo", ha dicho en una entrevista en Rac1.

Si esto es un farol o no para asustar al PSC, solo lo dirá el tiempo. La cuestión es que las elecciones catalanas, pese a que fueron malas para ERC, le dieron al partido de Marta Rovira la llave para desencallar la investidura de Illa. Al candidato del PSC le bastaría con los votos de su partido, los de los Comuns y los de ERC para ser presidente, pero ahora mismo los republicanos aseguran que no están por la labor. "Esquerra no hará presidente a Salvador Illa. (...) Es donde estamos en este momento", ha ratificado Rovira.

Quien quiera hablar con ERC ya sabe qué propuestas tiene que llevar para mover a ERC

Marta Rovira

— Secretaria general de ERC

Si Illa quiere convencer a los republicanos, tiene algunos temas a los que agarrarse. Rovira ha dicho que si los socialistas quieren convencer a Esquerra tienen que comprometerse a solucionar el conflicto político de Catalunya por la "vía del referéndum" y, además, asumir la demanda de una "financiación singular" para la Generalitat. "Quien quiera hablar con ERC ya sabe qué propuestas tiene que llevar para mover a ERC", ha zanjado.

La primera prueba de fuego para saber si hay algún acercamiento entre ERC y el PSC será el 10 de junio, cuando se tiene que constituir el Parlament y la Mesa que lo dirigirá. Allí ya se verá si hay algún atisbo de sintonía entre socialistas y republicanos o si, por el contrario, se sigue manteniendo la distancia. Por ahora, ERC no quiere saber nada de pactar con los socialistas una Mesa que favorezca a ambos. En plena campaña podría mermar las expectativas electorales de los republicanos.

El riesgo de volver a las urnas

Lo que no está del todo claro es que la posición de ERC de rechazar cualquier pacto con los socialistas envejezca bien. Forzar una repetición electoral podría ser contraproducente para ERC. En primer lugar, porque no tiene un candidato claro: Pere Aragonès ha decidido retirarse de la primera línea política y Oriol Junqueras sigue inhabilitado y, para él, la aplicación de la amnistía no será rápida. Además, volviendo a las urnas en medio de una dinámica electoral negativa, podría arriesgarse a perder aún más escaños.

Sea como sea, los republicanos tienen margen para hacer cábalas. Hay tiempo para negociar una investidura hasta mediados de agosto, cuando deberán tomar una decisión final. En este tiempo, el PSC también deberá decidir si abona otras opciones para investir a Illa que podrían pasar por Junts o por el PP y Vox. Desde la óptica socialista son opciones más complicadas y menos preferibles que la vía de ERC, pero opciones factibles al fin y al cabo.

Ronda de contactos con Rovira

Mientras tanto, Rovira está empezando a reunirse con líderes territoriales del partido para sondear internamente como se afronta la negociación de investidura, según ha informado Catalunya Ràdio y ha confirmado EL PERIÓDICO. Fuentes de la dirección del partido tratan de restar transcendencia y aseguran que son encuentros para "escuchar" el sentir de la formación. "Si no estuviera exiliada en Suiza no habría nada", señala una voz autorizada.

Sin embargo, cualquier encuentro de la secretaria general podría ser visto con suspicacias. La cuestión es que Rovira está librando una batalla interna contra el líder de ERC, Oriol Junqueras, por el control el partido, una disputa que se abrió por los malos resultados de las elecciones catalanas. Así, tanto una parte -los 'roviristas'-, como la otra -los 'junqueristas'-, están empezando a medir sus fuerzas internas y a buscar apoyos de cara al congreso del partido que se ha convocado para el 30 de noviembre. Allí se decidirá el vencedor de este pulso.

Ofensiva europea por la amnistía

Pese al pulso interno, Junqueras y Rovira siguen compartiendo algunas cosas, como por ejemplo la incertidumbre de si se les aplicará la amnistía ante el rechazo mostrado, por una parte, del poder judicial. Rovira este viernes se ha recetado "tranquilidad" y tiempo para disfrutar de la "victoria" conseguida. Sin embargo, los republicanos ya han puesto en marcha algunas iniciativas. Por ejemplo, la eurodiputada y candidata de ERC a las europeas, Diana Riba, ha enviado una carta este viernes al resto de sus compañeros de hemiciclo denunciando que hay "partes del poder judicial español" que están poniendo trabas a la aplicación de la ley.

Según ha explicado la propia Riba, se trata de empezar una "ofensiva diplomática" para pedir a la comunidad internacional que vele por la "correcta aplicación de la ley". Los republicanos aseguran que la norma tiene "todas las garantías necesarias" y que no hay ningún motivo para poner en duda su aplicación.