ACUERDO DE SEGURIDAD

Moncloa reprocha a Díaz la "polémica" por el envío de armas a Ucrania: "Todos tenemos que apoyarlo"

La parte socialista del Gobierno desliza la intención electoralista de estas críticas porque no se manifestó ningún tipo de oposición hasta ahora. “Ucrania necesita ayuda ahora y de manera urgente. Ahí es donde deberíamos encontrarnos todos más unidos que nunca”, responde Albares  

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes.

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes. / Alejandro Martínez Vélez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El nuevo choque en la coalición por el envío de más de 1.000 millones en armamento a Ucrania es para la parte socialista del Ejecutivo una “polémica” artificial. Sin mencionar directamente que las críticas de Sumar se deban al contexto electoral, el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, sí lo ha deslizado al reprochar que no haya habido “ninguna oposición” hasta ahora. Ni cuando él mismo fue informando sobre las negociaciones acuerdo de seguridad con Ucrania en la comisión del Congreso ni tampoco cuando lo anunció Pedro Sánchez en el Congreso el pasado miércoles, según subrayó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Otras fuentes de Moncloa rebajan las críticas en público, con la vicepresidenta segunda Yolanda Díaz acusando de “deslealtad” a Sánchez, y aseguran que en privado no se han manifestado en la reunión del Consejo de Ministros de este martes. En el equipo del presidente del Gobierno ya vincularon las diferencias con sus socios que obligaron a retirar de votación la ley del suelo a “puro electoralismo”. Según estas mismas fuentes, el espacio de Díaz “mira por el retrovisor” a Podemos por su competencia electoral, pero vaticinan que las relaciones volverán a “normalizarse” tras los comicios europeos del próximo 9 de junio.

Esta pugna por el espacio a la izquierda del PSOE entre Sumar y Podemos, optando los primeros por marcar perfil dentro de la coalición, añade más inestabilidad a una legislatura ya de por sí compleja por la minoría parlamentaria del Gobierno. El Gobierno depende de todos sus socios de investidura para sacar adelante su agenda legislativa, que no acaba de desplegarse, y está obligado a hacer equilibrios. A la competición entre Sumar y Podemos, se añade la que mantienen EH Bildu y PNV, por un lado, y ERC y Junts, por otro.

Como ya avanzó el presidente del Gobierno este lunes tras la firma del acuerdo de seguridad con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, no se llevará a votación en el Congreso como exigen sus socios de coalición y el resto de grupos parlamentarios de izquierda. Se trata de un “memorándum, vía acuerdo de Gobierno, que no necesita aprobación en el Congreso”, ha explicado Albares. El titular de Exteriores, que hoy trató de poner el foco en el “histórico” reconocimiento del Estado de Palestina, no escondió su “sorpresa por toda esta polémica”.

Tras asegurar que se ha ido informando puntualmente, afeó que “no recuerdo que nadie planteara ninguna duda, ni pregunta ni oposición al respecto”. Lo cierto es que la partida para aumentar el gasto en armamento se aprobó en el Consejo de Ministros del pasado 16 de abril y entonces no se hacía referencia a que fuese a destinarse a Ucrania. Esta falta de información es precisamente de la que se quejan los socios.

Gasto militar

La semana previa a esta autorización de gasto, desde Sumar ya habían manifestado su rechazo al aumento de gasto militar. Lo hicieron como respuesta a una intervención de Sánchez en el Congreso donde marcó como una prioridad el aumento de la inversión en Defensa para corregir las carencias en la industria armamentística y contribuir en el seno de la UE a la disuasión de Rusia por su “deriva imperialista”. 

El ministro Albares ha evitado entrar a explicar esta falta de información a sus socios para pedir que por el momento que se vive en la guerra de Ucrania “debemos centrarnos en lo importante”. “Tenemos que ser conscientes del momento crítico” que se vive en el frente y por el que “la propia existencia de Ucrania está en juego”. La invasión rusa de Ucrania, según ha relatado, es contraria a la Carta de Naciones Unidas y la defensa de su soberanía nacional “es algo que todos tenemos que apoyar”. Tras ello concluyó que “Ucrania necesita ayuda ahora y de manera urgente. Ahí es donde deberíamos encontrarnos todos más unidos que nunca”.

En el Ejecutivo defienden que seguirán ayudando a Ucrania hasta que sea necesario, sin descartar nuevos envío de armamento. En los Presupuestos de 2023 la partida para Defensa ascendió a 12.825 millones de euros. El gasto real fue más elevado al recurrirse a modificaciones de los límites de gasto o al Fondo de Contigencias para sufragar otras inversiones. Con la partida aprobada el pasado mes de abril, a pesar de no contar con nuevos Presupuestos, el gasto en Defensa se elevó hasta el 1,3% del PIB, con el propósito de no desviarse de la senda comprometida con la OTAN para alcanzar el 2% en 2029.