'Comisión mascarillas' en el Congreso

Armengol no descarta que pudiera hablar con Koldo, pero "nunca" de contratar con ninguna empresa

Armengol afirma en el Congreso que las mascarillas nunca fueron 'fake', y que inició el expediente de reclamación en julio de 2023 porque no eran de la calidad contratada

El PP busca aclarar quien facilitó a su Gobierno el contacto con la trama Koldo y por qué se reclamó con retraso

Francina Armengol, presidenta del Congreso de los diputados, durante su comparecencia en la investigación en torno a los procesos de contratación para la Adquisición de material sanitario ocasionada por la Covid-19.

Francina Armengol, presidenta del Congreso de los diputados, durante su comparecencia en la investigación en torno a los procesos de contratación para la Adquisición de material sanitario ocasionada por la Covid-19. / José Luis Roca

Cristina Gallardo

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Francina Armengol ha defendido férreamente este lunes, durante su comparecencia en la comisión del Congreso que investiga los contratos de emergencia en pandemia, su gestión durante la crisis del covid y, en este marco, la compra por un total de 3,7 millones de euros a Soluciones de Gestión de casi millón y medio de mascarillas para las islas.

Sobre cómo llegaron a contactar a la empresa que centra las actividades de la denominada trama Koldoha afirmado que fue a través del Ministerio de Transportes, pero que no recuerda todas las conversaciones que tuvo esos días, y no descarta que pudiera hablar directamente con el asesor del exministro José Luis Ábalos, pero "nunca" de contratar con ninguna empresa, "con total seguridad y rotundidad", ha subrayado. Sí recuerda las conversaciones esenciales, como para cerrar aeropuertos, con el ministro de Transportes; sobre los ERE con la ministra Yolanda Díaz y sobre las ayudas a las empresas con la ministra Nadia Calviño.

La presidenta del Congreso, que se ha planteado su comparecencia como un "ejercicio de transparencia", ha respondido con contundencia ante las insistentes preguntas del portavoz popular Elías Bendodo, que ha hablado de "agujero negro" que se investiga en la Audiencia Nacional en relación con estos contratos. Así, ha subrayado que ella, como presidenta de una comunidad autónoma, no está en la contratación de expedientes, que se realizaban en función de criterios técnicos. Ha añadido que "jamás en la vida" ha sido presionada para contratar con una empresa determinada. "No soy de esas, no sé si me entiende", le ha respondido.

Según la actual presidenta del Congreso "simplemente hay una necesidad, se valora y se cierra una contratación", y de hecho no sabía el nombre de Soluciones de Gestión desde hace unos meses --empresa a la que se rechazó una segunda oferta un mes después, en mayo de 2020-- y es ahora cuando ha conocido los detalles de los expedientes. En todo caso, ha diluido la elección de Soluciones de Gestión en una compra general de 430 toneladas de material y otros gastos relacionadas con la pandemia por un total de 38 millones de euros.

Sobre su relación Koldo García, Armengol también ha respondido a preguntas del diputado de Vox Jorge Campos, reconociendo que le conocía como asesor del ministro Ábalos, a quien acompañaba en sus visitas a Baleares, si bien no recuerda las "comunicaciones concretas con este señor porque no era nada trascendente". Ante la insistencia del diputado de los de Abascal, la presidenta del Congreso le ha recordado: "Era un asesor del Ministerio de Transportes ¿Eh?, aunque ahora se tiene de él la imagen que se tiene".

Reclamación a la empresa

En cuanto a uno de los capítulos más controvertidos, relativos a la reclamación realizada a la empresa al comprobarse que los tapabocas no eran de la calidad FFP2, que era la contratada, Armengol afirma que "se ha construido el bulo de que eran fake", pero ello no es correcto. Así, ha explicado que se trataba de unas mascarillas con más protección que las quirúrgicas y a las que se podía dar "uso civil", esencial durante la desescalada en una comunidad con la actividad turística que tiene Baleares. Por ello se mantuvieron en stock y se reclamó formalmente cuando se declaró el fin de la pandemia, el 6 de julio de 2023.

"Quien deja esa reclamación parada es el Gobierno actual", en Baleares, ha señalado, para añadir en otro momento de su comparecencia que si ese expediente ha caducado "es porque lo han dejado caducar".

A su juicio, esto ocurre porque desde el PP ya tienen el relato: "No les interesa la verdad de lo que ha ocurrido, sino enfangarme a mí porque soy la presidenta del Congreso de los Diputados". Otro punto que ha querido aclarar es el relativo a lo que se ha dicho sobre la certificación de idoneidad del material recibido. En este sentido, ha manifestado que dicha certificación se limitó a confirmar que las mascarillas se habían recibido.

Asimismo, la expresidenta autonómica ha deslizado que Baleares no es la única administración que está siendo investigada por la Justicia por sus contratos de emergencia y ha exigido a los 'populares' que exijan "la misma responsabilidad a todos los presidentes y a todos los alcaldes que tienen alguna investigación en marcha".

"Nosotros medicalizamos las residencias"

En términos generales, Armengol se ha mostrado "orgullosa" de su gestión, tanto en la compra de material como en otros aspectos. "Nosotros medicalizamos las residencias", ha respondido ante las preguntas del diputado Campos, tras reconocer que todas las administraciones contrataron por el procedimiento de emergencia. "Usted se sentirá orgullosa, pero fueron cómplices de unos comisionistas sin escrúpulos", ha señalado en este momento a Campos, lo que Armengol ha pedido que retire.

En el turno de última palabra que se le ha concedido, la presidenta del Congreso ha querido hacer una reflexión:" Soy una firme defensora del parlamentarismo, que pensar diferente nos enriquece y de que el pluralismo es algo muy potente e nuestra Constitución, pero no todo vale. La técnica del bulo y del desprestigio del adversario no es una buena técnica". A juicio de la presidenta del Congreso, "el desprestigio de las administraciones no vale" por lo que ha pedido a todos los diputados "parar" en esta forma de hacer política y "por el bien de la democracia y de nuestro país"..