Caso abierto

Aragonès apunta al exdirector del CNI Félix Sanz Roldán por el espionaje con Pegasus

El abogado del 'president' se opone a la petición de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado de archivar la investigación a Paz Esteban

Noticias del caso Pegasus

El entonces director del CNI, Félix Sanz Roldan, en el Congreso, en el 2013.

El entonces director del CNI, Félix Sanz Roldan, en el Congreso, en el 2013. / JUAN MANUEL PRATS

EFE

EFE

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha advertido de que archivar la imputación de la exdirectora del CNI Paz Esteban por su supuesto espionaje con Pegasus sería "prematuro" y le supondría una "desprotección absoluta" y ha apuntado también como posible responsable penal a su antecesor, Félix Sanz Roldán. Así lo sostiene el abogado de Aragonès en un escrito, al que ha tenido acceso EFE, en el que se opone a la petición de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado para que la Audiencia de Barcelona archive la investigación a Paz Esteban, alegando que los ataques con Pegasus al móvil del presidente de la Generalitat en 2019, durante su etapa como directora del CNI, contaron con el aval judicial del Supremo.

Aragonès sostiene por el contrario que las resoluciones judiciales que autorizaron que se le interviniera el móvil no cumplen con los requisitos de "validez y legalidad" y señala que también hay indicios de que se le espió con Pegasus en 2018, antes de que se emitieran los autos por parte del magistrado de control del CNI, cuando Paz Esteban era la "número 2" de este organismo. Por este motivo, considera "imposible" promover el archivo de la imputación de Paz Esteban, como han pedido la Fiscalía y la Abogacía del Estado a la Audiencia de Barcelona, después de que el juez instructor lo desestimara, y advierte de que excluirla del proceso sería "prematuro" y supondría una "desprotección absoluta de la víctima". Además, subraya que es "obvio" que en el CNI hay "diversas personas responsables penalmente de los hechos" y que por el momento únicamente conocen la identidad de Paz Esteban y "posiblemente", de su predecesor, Félix Sanz Roldán, "de quien (sorprendentemente) el Ministerio Fiscal no solicita su imputación pese a vincularlo con el periodo de 2018". "Esta parte tendrá que ser la que tendrá que solicitar en todo caso al juez instructor la imputación de Sanz Roldán", anticipa el escrito del abogado de Aragonès.

El presidente de la Generalitat remarca que la causa, que dirige el titular del juzgado de instrucción número 29 de Barcelona, se ha convertido en el "instrumento más útil a nivel europeo" de descubrimiento de las "dinámicas de utilización ilícita" de Pegasus, gracias al "esfuerzo" del magistrado y, "desgraciadamente" con la "constante oposición" de la Fiscalía, "empeñada en bloquearla". "Que la defensa (ejercida por la Abogacía del Estado) pida el sobreseimiento se puede entender, aunque lo haga en una fase absolutamente prematura, pero resulta decepcionante que lo haga también la Fiscalía, de la misma forma que ha intentado impedir anteriormente una investigación de hechos que podrían calificarse de los más graves que se conocen a nivel de funcionamiento ilícito de las estructuras del Estado", argumenta el escrito. Según el recurso, la autorización de desclasificación de documentación secreta que se ha logrado en esta causa "demuestra sin dudas" que Aragonès "fue espiado por el CNI con Pegasus".

La distorsión de los hechos

Para Aragonès, la Abogacía del Estado y la Fiscalía "distorsionan hechos y argumentos" y basan su petición para que se archive la imputación de Paz Esteban en la existencia de resoluciones judiciales de autorización, lo que considera que convertiría "cualquier caso de espionaje en lícito". En este sentido, subraya que existen indicios de que Aragonès fue espiado ilegalmente en 2018, cuando Esteban era secretaria general del CNI, y posteriormente en 2019, cuando ya era directora, en este caso con la "cobertura aparente" del aval del Supremo. Para Aragonès, "pensar que el desarrollo durante años de un esquema de espionaje político de Estado desde el CNI" contra el movimiento independentista catalán se hizo "al margen" de la actuación de Paz Esteban "es absurdo". "La investigada ha estado 40 años trabajando en el CNI y los últimos años en cargos de alta responsabilidad. Resulta inverosímil proponer que 'pasaba por ahí' sin tener constancia ni participar en nada", apunta el recurso, que resalta que en 2018 Esteban era la "número 2" del CNI y se encargaba de las escuchas telefónicas.

Respeto de la ley

Respecto de los tres autos del juez de control del CNI autorizando la infección con Pegasus, Aragonès insiste en que no respetan "ni la ley ni los derechos y garantías constitucionales", por lo que no pueden ser tenidos en cuenta como elemento de descargo. En este sentido, remarca que los autos describen una colaboración "falsa y absolutamente inventada" de Aragonès con los CDR y Tsunami Democràtic y que no incluyen ningún razonamiento jurídico para justificar el espionaje, de forma que "no respetan la ley, ni la Constitución, ni el derecho internacional, ni persiguen una finalidad legítima ni adoptan medidas de restricción de derechos fundamentales aceptables en un sistema democrático y de derecho". "Una persona investigada penalmente por cualquier delito grave (incluso uno que llevara aparejado una pena de prisión permanente) no podría ser objeto de espionaje con Pegasus más de tres meses, cuando al president de la Generalitat le han espiado durante el triple de tiempo sin existir ninguna imputación penal ni indicio de comisión de delitos", expone el recurso.

De esta forma, concluye que los tres autos son "claramente" unas "autorizaciones acríticas vacías del ejercicio de ponderación judicial", por lo que, en la práctica, "no existe" un control "efectivo" de la actividad del CNI.