Vivienda

Así es la “Declaración de Gijón” que han suscrito los veintisiete países de la Unión Europea

Los ministros de la UE se conjuran para impulsar políticas que garanticen una vivienda “asequible, digna y adecuada” a todos los ciudadanos

Encuentro de ministros responsables de Vivienda y Desarrollo Urbano de la Unión Europea en Gijón.

Encuentro de ministros responsables de Vivienda y Desarrollo Urbano de la Unión Europea en Gijón. / MARCOS LEÓN

Ramón Díaz

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Los ministros responsables de Vivienda y Desarrollo Urbano de la Unión Europea (UE) se conjuraron este martes en Gijón para impulsar políticas que posibiliten a todos los ciudadanos de los Veintisiete puedan acceder a una vivienda “asequible, digna y adecuada” y alcanzar “un parque suficiente de viviendas asequibles, promoviendo al mismo tiempo entornos construidos más sostenibles, saludables e inclusivos”. Fue en el transcurso de la reunión informal ministerial celebrada en la Universidad Laboral, en la que los integrantes de la UE suscribieron la denominada “Declaración de Gijón”, una declaración de intenciones que incluye el compromiso de reforzar el apoyo a las políticas de vivienda, “teniendo en cuenta al mismo tiempo el desarrollo de un entorno edificado de alta calidad, saludable, inclusivo y medioambientalmente sostenible, en los entornos urbanos y rurales, mejorando la gobernanza y compartiendo las buenas prácticas y las experiencias positivas de los distintos países”.

Una declaración que anima a profundizar en modelos de colaboración público-privada para el desarrollo de la vivienda, “en particular para los alquileres sociales o asequibles”. El texto recoge los últimos datos de Eurostat, según los cuales, el 8,7% de la población de la Unión Europea; es decir, más de 40,8 millones de personas, destina más del 40% de sus ingresos a pagar la vivienda. Este porcentaje se sitúa al 20,8% si se considera el conjunto de familias que residen en una vivienda de alquiler a precio de mercado. “Además, se ha producido un preocupante aumento del número de personas sin hogar en la última década en la mayoría de los Estados miembros”, señala el documento.

Los ministros y otros representantes de los Veintisiete presentes en Gijón reclaman más dinero europeo para vivienda y juzgan necesario estudiar cómo las políticas de esa área y de desarrollo urbano pueden abordar los retos de la oferta. También ven “fundamental” tener en cuenta “las necesidades de las personas que viven en ciudades pequeñas, pueblos y zonas rurales, que precisan estrategias y políticas específicas”. Más: “en la mayoría de los Estados miembros, el parque de viviendas debe adaptarse a retos importantes como el envejecimiento de la población o la disminución del tamaño de los hogares”, así como la adaptación del parque existente y las futuras edificaciones al cambio climático.

En este contexto, los ministros han pactado trece puntos, en el primero de los cuales se reconoce “la falta de vivienda a precios asequibles para todas las personas”, por lo que hacen un llamamiento para ofrecer “soluciones de vivienda o de financiación a los hogares con rentas medias y bajas, a las personas sin hogar y a otros grupos vulnerables, así como a los jóvenes y a las personas con discapacidad, teniendo en cuenta sus necesidades específicas”. Por ejemplo, creando y promocionando un parque de viviendas asequibles y sociales.

Un parque de viviendas "adecuado"

Inciden en la necesidad de estimular un parque de viviendas “adecuado”, en particular en las zonas con un “mercado residencial tensionado”, con especial atención a la vivienda asequible y desarrollando estrategias para afrontar el “boom” del alquiler a corto plazo. A la vez, reconocen la importancia de “mejorar los sistemas de financiación para el desarrollo de la vivienda, en particular para los alquileres sociales o asequibles, por ejemplo, permitiendo la aplicación de modelos de colaboración público-privada”.

Valoran los recursos financieros europeos disponibles para la renovación de edificios e invitan a la CE a estudiar “la definición de vivienda social que puede considerarse un servicio de interés económico general para facilitar la aplicación de las ayudas estatales”. Recalcan la importancia de mejorar el estado del parque de viviendas existente, afrontando retos como la conservación, la funcionalidad y la accesibilidad adecuadas de los edificios, así como la sostenibilidad y llaman a que lla transición ecológica en el sector inmobiliario “vaya acompañada de medidas sociales”.

Los representantes reunidos en Gijón reconocen el “potencial transformador” de la arquitectura de alta calidad, por lo que abogan por promover la investigación, la innovación, la digitalización, la industrialización y la creatividad, y por conservar y promocionar el patrimonio arquitectónico, urbano y paisajístico.

Eligen el adjetivo “trascendental” al defender la conveniencia de continuar apoyando la industria de la construcción residencial “en todos los niveles de decisión, como sector estratégico en la reactivación de la economía y la creación de empleo, estimulando mejoras regulatorias para reducir obstáculos al desarrollo”.

Finalmente, expresan su “voluntad” y “deseo” de ser “ambiciosos en las respuestas al sinhogarismo”, de promover “marcos estratégicos nacionales, regionales y locales”, y de aplicar “soluciones que respeten plenamente los derechos humanos, y que se centren en una vivienda estable, segura y asequible y en un apoyo personalizado”.

Suscríbete para seguir leyendo