Crisis de Govern

Pere Aragonès recurre a pesos pesados de ERC en el Govern para apuntalar la legislatura

El Govern con independientes que diseñó Aragonès

Pere Aragonès anuncia los cambios en el Govern

Anna Simó, Ester Capella y David Mascort. En vídeo, Aragonès anuncia los cambios en el Govern. / Europa Press

Xabi Barrena
Júlia Regué
Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

ERC trata de compatibilizar el duelo y el restañar de heridas derivadas de las elecciones municipales con la aplicación de cambios inmediatos para evitar que el balance de daños, el próximo 23 de julio, fecha de los comicios generales, sea aún peor. A falta de conocer qué mecanismos ajusta el partido, la presidencia de la Generalitat ya ha tomado cartas en el asunto. Y tras un primer Executiu monocolor republicano, a cuenta de la ruptura entre ERC y Junts, Pere Aragonès confió varias áreas a independientes, pero este lunes comunicó tres relevos en el Govern. Causan baja, por distintos motivos, Teresa Jordà, Josep Gonzàlez-Cambray y Juli Fernàndez. Entran en la arena, David Mascort y dos puntales de ERC de los últimos años, Anna Simó y Ester Capella.

El objetivo confeso -si bien sibilinamente- por el propio Aragonès en su comparecencia ante los medios, es afianzar la legislatura y tratar de llegar con oxígeno a febrero de 2025, cuando vence. Trató de explicar el 'president' que los cambios obedecían a que se había llegado al ecuador de la legislatura (efeméride que se produjo en plena campaña electoral), pero lo cierto es que en esta crisis se han conjugado los efectos de las municipales y su efecto dominó -en el caso de Acció Climática- con la voluntad de Aragonès de arroparse, en los flancos que el partido entiende más desprotegidos de su gestión, con perfiles de larga experiencia y absoluta fidelidad al partido.

La convocatoria anticipada de las elecciones generales obligó a Esquerra a recomponer su 'alineación' para el Congreso. ERC considera que, desde la retirada de Joan Tardà, el mensaje a dos voces que daban los republicanos en Madrid ha quedado huérfano de la voz más independentista y, en estos cuatro años, solo se ha oído la de Gabriel Rufián, más enfático en lo social que en lo nacional. Jordà volverá a darle el tono más independentista y, además, sin la polvareda que generaba Tardà entre los sectores más hiperventilados del independentismo. Además, la ya 'exconsellera' es del 'rere-país' (nada menos que de Ripoll, exalcaldesa de esa ciudad, ahora que está en boga por el triunfo de la extrema derecha), lo que redunda en un nuevo equilibrio entre el área metropolitana y el territorio.

No existe, en Aragonès, propósito alguno de enmendar la plana a su ya 'exconsellera'. Entre los republicanos se la valora y se recuerda que bajo su gestión se entró en estado de alarma hídrica, ya hace casi dos años, y que los planes aprobados de energía fotovoltaica sacarán a Catalunya del furgón de cola en cuanto a renovables. La prueba del nueve de la confianza en Jordà es que su sucesor, David Mascort, era su número 2. Continuidad, pues.

Tampoco ha habido discusiones con Fernàndez, ya que ha sido este, explican en el Palau de la Generalitat, el que pidió dejar el cargo por las contradicciones obvias que le genera estar en un Govern que ha pactado la construcción de una autovía, la B-40, contra la que él ha luchado desde hace años, a cambio del apoyo del PSC a los presupuestos de la Generalitat para el presente 2023.

En la búsqueda del relevo a Fernàndez, el 'president' ha dado prioridad a un perfil, como el de Capella, que une su capacidad por impulsar uno de los ejes claves de la gestión republicana, como es la vivienda social, con su capacidad de diálogo y negociación con Madrid (exdiputada y hasta después de las elecciones, delegada del Govern en la capital), por ejemplo, si se da un escenario de negociación sobre Rodalies. Como 'consellera' de Justícia, Capella ya impulsó la ley catalana de vivienda, que trató de limitar las subidas de los alquileres.

Desgaste en Educació

Y aprovechando el impulso del recambio en Acció Climática y en Territori, Aragonès releva de sus puesto también al de Educació, Cambray, uno de los 'consellers' que más desgaste ha tenido por sus enfrentamientos con los siempre influyentes sindicatos de profesorado y a las puertas de otro intento de reprobación. Y es que, ante la capacidad de generar ruido de estos sindicatos, la apuesta de Aragonès pasa por Simó, con larga experiencia en la materia, buena conocedora de sus interlocutores y que llegó a presidir el Consell Escolar. En las cuentas de ERC, el esfuerzo en la contratación de nuevo profesorado e, incluso, la gratuidad de la enseñanza prescolar, a partir de los dos años del alumno, debería dar réditos y no manifestaciones.

Además, el retorno de Simó, que abandonó la política tras su imputación y juicio por pertenecer a la Mesa del Parlament de aquel otoño de 2017, permite a ERC ampliar su relato sobre la recuperación de esas figuras que se las tuvieron que ver con la justicia por el desafío independentista, como es el caso de Meritxell Serret, que si se confirma la sentencia, también deberá ser relevada.