Las cuentas catalanas

El Govern acusa al PSC de incumplir el pacto de presupuestos y mantendrá la renta básica

La 'consellera' Laura Vilagrà anuncia que buscará "todos los mecanismos y alianzas" para que el ensayo se mantenga para este año

El 'president' Pere Aragonès y la 'consellera' Laura Vilagrà, con el líder del PSC, Salvador Illa

El 'president' Pere Aragonès y la 'consellera' Laura Vilagrà, con el líder del PSC, Salvador Illa / ACN

Sara González

Sara González

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La alianza del Govern con el PSC y los Comuns que ha permitido aprobar los presupuestos, empieza con mal pie. Y es que aunque desde Junts se agite el fantasma de que un "nuevo tripartito" se abre paso en Catalunya, lo cierto es que los socialistas han logrado tumbar de la mano de los posconvergentes el plan piloto de la Renta Básica Universal, uno de los proyectos estrella del Executiu de Pere Aragonès. La 'consellera' de Presidència, Laura Vilagrà, ha acusado al partido de Salvador Illa de "incumplir" el acuerdo y ha advertido de que explorará todos los mecanismos para que el ensayo "salga adelante".

No habían pasado ni cinco minutos de la finalización de las votaciones cuando Vilagrá se ha plantado ante las cámaras para señalar "la grave pinza" que se ha producido entre el PSC y Junts, una sintonía que ya operó hace una semana cuando se debatieron las enmiendas en comisión. Los socialistas han argumentado en las últimas dos semanas que el acuerdo con el Govern se circunscribía a la ley de presupuestos y no a la de acompañamiento, por lo que consideraban que tenían margen de maniobra para actuar en contra de una propuesta que consideran que "no tiene sentido" porque los 40 millones anunciados para el plan piloto no se incluyen como partida en las cuentas. Pero según el Govern, el acuerdo incluía no presentar enmiendas no pactadas ni a una ley ni a la otra.

"Esta es una propuesta estratégica para combatir la situación estructural de pobreza. Seguiremos adelante y buscaremos más aliados", ha prometido Vilagrá, que mantiene vivo el proyecto para que durante dos años la Generalitat pague 800 euros al mes por adulto y 300 euros al mes por menor a su cargo a 5.000 catalanes. Se trata, ha dicho, de uno de los ensayos "más importantes" que han hecho a escala mundial sobre esta renta y que el hecho de no ser un Estado y de no disponer de todos los recursos no les disuadirá de abandonarlo.

De hecho, el principal argumento del PSC para no apoyar ese plan piloto es que la Generalitat no tiene capacidad financiera para sostener de forma universal una retribución de estas características, por lo que esos 40 millones, defienden los socialistas, deberían destinarse a la Renta Garantizada de Ciudadanía o ha compensar el impacto de la inflación sobre los ciudadanos. Aunque Presidència asegura no tener la cifra total del coste que supondría, los socialistas cifran en más de 50.000 millones de euros el gasto para que la prestación pueda llegar algún día a todos los catalanes.

La 'consellera' de Presidència ha precisado que ya hace un año y medio que la oficina creada 'ad hoc' para la renta básica está en funcionamiento con presupuesto propio y que reunirá a su consejo asesor para buscar las herramientas que haga posible el plan piloto. El Govern no renuncia a intentar convencer al PSC, a quien recuerda que la mayoría de sus votantes apoyan la iniciativa, ni a Junts, a quien advierte de que, además de que su electorado también secunda la propuesta, un partido independentista no debería poner "límites" a un proyecto "ambicioso" como país.