Negociación de las cuentas catalanas

El Govern lanza su última propuesta al PSC sobre la B-40 para desencallar los presupuestos

Los republicanos proponen estudiar todas las opciones para el Vallès, también el tramo de la Ronda Nord de la autovía

Sindicatos y patronales piden salomónicamente "responsabilidad" a los grupos para que las cifras salgan adelante

El ’president’ Pere Aragonès y el líder del PSC, Salvador Illa, en el Parlament

El ’president’ Pere Aragonès y el líder del PSC, Salvador Illa, en el Parlament / ALEJANDRO GARCÍA / EFE

4
Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

Todo encima de la mesa. El Govern, vía el grupo parlamentario de ERC, ha lanzado la última oferta al PSC para superar el gran escollo que queda en la negociación entre ambos de los presupuestos de 2023: el apoyo del Executiu a la construcción de la autovía orbital B-40. En una enmienda que introducen los republicanos a una moción socialista en el Parlament que reclama el apoyo del Govern a que se haga realidad el tramo entre Sabadell, Castellar del Vallès y Terrassa, ERC propone a su vez que se estudien todas las opciones, también este tramo de la B-40 conocido como Ronda Nord.

Fuentes del Consell Executiu han apuntado a este diario que esta es la "última propuesta" que el gabinete de Pere Aragonès presenta, tras la del pasado lunes (entregada en mano por la 'consellera' Laura Vilagrà a la portavoz del PSC en el Parlament, Alícia Romero) y que no ha tenido respuesta por parte del primer partido en votos en las últimas elecciones por su "falta de concreción".

Hasta el jueves

La moción socialista, y la enmienda republicana, se sustanciarán el próximo jueves en la Cámara catalana. Ese es el tiempo que se dan, pues, ambas fuerzas para llegar a un acuerdo. De por medio, el 'miércoles negro' del Govern, con la coincidencia de todas las huelgas convocadas para esta semana (en sanidad, educación y movilidad) y una sesión de control que verá un nuevo cara a cara entre Aragonès y Salvador Illa y que puede dar más de una pista para entrever el desenlace final del culebrón presupuestario.

En el texto, los republicanos proponen "acordar dentro del primer semestre de 2023, con el Ministerio de Transportes" un convenio de "financiación que garantice la redacción del proyecto de mejora de la movilidad en el Vallès Occidental, que el Govern" pacte con los ayuntamientos implicados teniendo en cuenta" el Plan de Estudio de Movilidad del Vallès y que incluya el estudio de todas las propuestas de mejora vial posibles, incluyendo la Ronda Nord" Terrassa, Sabadell y Castellar y la C-58".

Otra de las enmiendas de ERC versa sobre el aeropuerto. En ella, proponen acordar, también en la primera mitad del año, "una comisión técnica" con el Gobierno de Pedro Sánchez "que permita acordar el nuevo modelo aeroportuario que necesita Catalunya y que permita su modernización "para "convertirse en un verdadero hub intercontinental". Eso sí, con respeto "a la biodiversidad, la convivencia vecinal y las directivas europeas" en materia de medio ambiente, "con especial cuidado en la preservación del espacio natural protegido del Delta del Llobregat". Es decir, entendiendo esta la construcción en parajes naturales.

Última bala

La última bala republicana, en términos de propuesta, sucede al último intento por presionar al PSC. Así, este lunes por la mañana, el 'president' Aragonès se reunió con los agentes sociales (patronales y sindicatos) para compartir con ellos el estado de las negociaciones. Estos consideraron que Catalunya se verá abocada a un escenario de "inestabilidad económica y política" en el caso de que las cuentas finalmente no salgan adelante. Motivo por el que llamaron a la "responsabilidad" salomónicamente, es decir, tanto al Govern monocolor de ERC, como a la oposición de Junts y, sobre todo, el PSC.

Y es que tanto las patronales (Foment y Pimec) y los sindicatos (UGT y CCOO), tras reunirse con Aragonès, no quisieron señalar quiénes son los 'buenos' o los 'malos' en esta negociación que se acerca ya a febrero. "Nadar y guardar la ropa, ya se sabe", ponderó una fuente del Govern que dijo esperar "que en privado sí presionen" a los socialistas.

Tras el cónclave con los agentes sociales, Vilagrà y la de Economia, Natalia Mas, reiteraron que la negociación está bloqueada "sin razón" y que en lo que es el debate estricto de las cifras de las cuentas, el acuerdo con los socialistas ya está perfilado, con 184 medidas que suman más de 5.100 millones de euros. "Se ha abordado, además, cinco cuestiones expresupuestarias y solo hay disenso en la B-40", desveló Vilagrà, quien ya anunció que en las siguientes horas habría una nueva propuesta del Govern.

Y esta diferencia está siendo monitorizada por el único partido con un acuerdo firmado con el Govern, los Comuns. El portavoz de Catalunya en Comú, Joan Mena, ha advertido este lunes que su formación no aceptará que "vaya ni un solo euro" de los Presupuestos de la Generalitat a la B-40 (cuarto cinturón) hasta el punto de que, si lo hay, "rompería" su acuerdo con el Govern de ERC, al que ha pedido que "no ceda al chantaje del PSC". Una obra, cabe recordar, que es competencia exclusiva del Estado.

Noticias relacionadas

Fuentes parlamentarias señalaron que la propuesta republicana no ha sido elaborada con los Comuns, aunque estos sí están al caso de cada movimiento que realiza Esquerra.

Lo que va avanzando, a otra velocidad, pero sin descanso, es la negociación del Executiu con Junts per Catalunya. Ya hay acuerdo sobre 54 medidas que suman partidas presupuestarias por importe de 2.500 millones de euros. La respuesta del PSC, está por llegar, aunque Illa ya avanzó en una entrevista con este diario que su propuesta era de "mínimos" y que el Executiu debía cumplir con la totalidad de sus exigencias.