Red criminal

Amigos de Putin blanquean dinero en propiedades de lujo en Tenerife

La red criminal, integrada por altos cargos empresariales, judiciales y policiales de Rusia, usó una inmobiliaria de la isla para comprar chalés y mansiones

Amigos de Putin blanquean dinero en propiedades de lujo en Tenerife
4
Se lee en minutos
Pedro Fumero

Una organización criminal rusa, integrada por altos cargos de la Administración de Justicia, empresarios y policías, vinculados a Vladimir Putin, utilizó una inmobiliaria de Arona (Tenerife) para blanquear millones de dólares saqueados al fondo de inversiones estadounidense Hermitage. En el sur de la isla canaria adquirieron propiedades de lujo –grandes chalés, mansiones y apartamentos ostentosos–. Una investigación de la Fiscalía Anticorrupción y de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal permitió detener el mes pasado a la propietaria del negocio, Natalia Kutireva, que al parecer actuaba como intermediaria.

Kutireva, ciudadana rusa de 49 años, está acusada de blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal. Los agentes consideran que a través de Karina Properties SL puso a disposición de la red criminal numerosas cuentas bancarias para facilitar las transacciones, según adelantó este jueves El Confidencial.

El conocido como caso Magnitsky está coordinado en España por el Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, que trata de determinar cómo llegó aquí la red rusa y cuáles son las vías utilizadas para lavar el dinero que arrebataron al fondo Hermitage.

Por lo que se conoce hasta ahora, en 2006, el Kremlin obligó a Hermitage a pagar 230 millones de dólares al Tesoro por supuestas deudas pendientes. El dinero tenía que haber sido devuelto al año siguiente, pero nunca llegó. Por el contrario, acabó desviado a una red de sociedades a nombre del oligarca Dmitri Klyuev, un banquero amigo del presidente Vladímir Putin.

Kutireva está ya en libertad provisional y al frente de su negocio. Ayer negaba las acusaciones y la información divulgada y aseguraba que ha puesto el asunto en manos de sus abogados.

Sin embargo, para su detención a Tenerife se desplazaron agentes del Grupo Anticorrupción del Centro Europeo contra el Crimen Económico y Financiero (Efecc) de Europol como apoyo a los agentes españoles. En Costa Adeje y Las Américas fueron registrados cuatro inmuebles vinculados a Kutireva , entre ellos un local en el centro comercial City Center y dos viviendas, una en la urbanización Caldera del Rey (situada en la parte alta del parque de atracciones Siam Park) y otra en un residencial cercano a un campo de golf.

Los agentes hallaron "abundante documentación en formato físico y digital", que, a falta de un análisis profundo, confirmarían la hipótesis de los investigadores. Los policías le requisaron 30.000 euros en efectivo y diversas joyas y solicitaron el embargo de otros tres inmuebles, dos coches de alta gama y 19 cuentas bancarias vinculadas a la investigada. Las propiedades inmobiliarias intervenidas están valoradas en 25 millones de euros.

Algunas fuentes señalan que la detenida lleva al menos una década asentada en Tenerife. En su local, frente a lo habitual en numerosas inmobiliarias, no hay carteles con fotos, datos y precios de las casas o fincas que se venden o alquilan. Solo hay una puerta con cristal de espejo, que no permite ver el interior.

Los investigadores rastrean 230 millones robados al fondo de inversiones Hermitage

Kutireva se ocupa de forma directa de la gestión de su negocio y de la compra-venta de propiedades. En el letrero de la inmobiliaria deja claro que buena parte de sus clientes son rusos. Sus objetivos: inversores con alto poder adquisitivo y propiedades en lugares estratégicos del sur tinerfeño, en el entorno de hoteles emblemáticos o con vistas espectaculares al océano y la propia zona turística.

Para llegar hasta la empresaria rusa los investigadores pasaron cinco años de análisis de documentación. Las transferencias del dinero de origen ilícito llegaron a sus cuentas desde dos bancos de Estonia y uno de Chipre. Y tales movimientos de capital fueron ordenados desde sociedades gestionadas por testaferros en Islas Vírgenes Británicas, Belice y Chipre, relata El Confidencial.

El caso toma el nombre de Serguéi Magnitsky, el abogado experto en tributos contratado por el dueño de Hermitage, Bill Browder, para tratar de averiguar qué ocurrió con esos fondos. Fue el letrado el que destapó la existencia de una red de colaboradores –jueces, inspectores fiscales, policías y en general funcionarios en todas las escalas de la administración– que con documentos robados e intervenidos en registros policiales logró suplantar a Hermitage. Así cuando la Hacienda rusa devolvió el dinero, no lo hizo al fondo de inversión del que salieron los 230 millones de dólares, sino a la estructura de los amigos de Putin.

Magnitsky fue detenido e interrogado en junio y octubre de 2008 por funcionarios implicados en la trama; en noviembre ingresó en prisión preventiva y casi 12 meses después, con 37 años, murió, supuestamente a causa de los malos tratos continuados que sufrió en la cárcel.

La policía detuvo a Natalia Kutireva, acusada de intermediar con la trama afín al Kremlin

Noticias relacionadas

Browder siguió adelante con las denuncias implicando además la connivencia de Moscú con estas prácticas. Logró que Estados Unidos aprobara la Ley de Responsabilidad de Estado de Derecho Serguéi Magnitsky en 2012 para sancionar a todos los funcionarios rusos involucrados en el crimen y en el vaciamiento de Hermitage. Pero eso no impidió que el dinero que le robaron empezara a circular por medio mundo,

En el 2017 las pesquisas llegaron a España donde el rastro del dinero ha llevado, a través de múltiples operaciones bancarias, además de a Tenerife, a la Costa Brava y Torrevieja. En estos momentos se desarrollan investigaciones en 12 países sobre el blanqueo de dinero procedente de esa estafa.