Elecciones generales

Yolanda Díaz se plantea adelantar su candidatura para evitar incertidumbres en la izquierda

Podemos reclama a la líder de Sumar que clarifique su futuro para poder empezar las negociaciones de cara a los comicios

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, tras la reunión con responsables del Sindicato de Inquilinas e Inquilinos, del Sindicat de Llogateres y de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, tras la reunión con responsables del Sindicato de Inquilinas e Inquilinos, del Sindicat de Llogateres y de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). / David Castro

3
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

Las próximas elecciones generales aún no tienen fecha. Tampoco hay una seguridad real de que Yolanda Díaz se presente como candidata. Y menos aún que se conforme una lista de unidad en el actual espacio de Unidas Podemos. Las dudas en la izquierda a la izquierda del PSOE son máximas. En un intento de rebajar eses incertidumbres y con Podemos presionando para que aclare su futuro, la vicepresidenta segunda e impulsora de Sumar se está planteando adelantar sus planes y anunciar su candidatura antes del fin del proceso de escucha que está previsto para finales de febrero.

Pese a que hay pocos que duden sobre si Díaz acabará dando un paso adelante, lo cierto es que la ministra de Trabajo nunca ha dicho en público que vaya a encabezar las listas a los comicios generales que se celebrarán a finales del próximo año. La vicepresidenta reitera una y otra vez que tomará esta decisión cuando finalice de recorrer todos los territorios para recoger ideas con las que redactar un "nuevo contrato social" para el siglo XXI. El plazo que baraja la política gallega es finales de febrero. Sin embargo, podría terminar tomando esta decisión antes de ese momento, señalan fuentes de su equipo, aunque aún no hay nada cerrado ni ninguna fecha concreta señalada en el calendario.

"No hay nada claro", admiten en su entorno antes de explicar que el paso adelante podría llegar antes de que finalice el proceso de escucha. Según las mismas voces, Díaz está recibiendo mensajes en los actos de Sumar de parte de su militancia en los que le piden que concrete su futuro, por lo que ha abierto la puerta a presentarse como candidata antes de lo previsto. Aun así, según ha dicho ella en varias ocasiones, serán los inscritos en Sumar los que tengan la última palabra y deban ratificarla como cabeza de lista.

Reclamaciones de unidad

El planteamiento de estos nuevos tiempos llega justo en el día en el que se ha hecho pública una encuesta para el Grupo Prisa de 40dB según la cual la izquierda a la izquierda del PSOE obtendría 57 diputados si se presentan unidos bajo el paraguas de Sumar y tan solo 32 escaños si acuden a las urnas divididos en distintas candidaturas. Unidas Podemos obtuvo 35 sillones en las últimas elecciones. Preguntada por estos datos, Díaz ha afirmado, en el acto de celebración del 44º aniversario de la Constitución, que "Sumar será el secreto de una nueva coalición progresista". "Es imparable", reivindicaba después la propia Díaz en conversación informal con los periodistas.

Noticias relacionadas

Sobre esa unidad, fuentes de la dirección de Podemos han apuntado que debe ser Díaz quien concrete cuanto antes si se presenta como candidata para las elecciones generales de 2023. "Aún hay tiempo para un acuerdo", ha afirmado el dirigente morado Javier Sánchez Serna en línea con las palabras expresadas en las ultimas semanas por la ministra de Igualdad y 'número tres' del partido, Irene Montero. Las mismas voces reclaman que se clarifique el futuro de Díaz para poder abrir las negociaciones de cara a conformar una coalición para los próximos comicios y que se pueda alcanzar "un acuerdo justo y generoso".

No obstante, fuentes del equipo de Díaz rechazan que sus dudas sobre cuándo dar el paso adelante se deban a la presión ejercida por los morados y aseguran que la vicepresidenta no se deja presionar por nadie. Además, afean que Podemos esté generando un "ruido" que aleja a la ciudadanía de la política y que no está provocando ninguna otra de las formaciones que componen el espacio morado.