Día de la Constitución

Sánchez, Feijóo y Ayuso siembran el homenaje a la Constitución de consignas electorales

En el día del 44º aniversario de la Constitución y del discurso de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, a favor de la concordia y de la "esperanza", el presidente del Gobierno, el líder del PP y hasta la presidenta de la Comunidad de Madrid aprovechan para desplegar argumentos más electorales que institucionales

7
Se lee en minutos
Ángel Alonso Giménez
Ángel Alonso Giménez

Periodista

ver +

En el día del 44º aniversario de la Constitución, ocasión que los partidos y los dirigentes políticos aprovechan para ensalzar el “marco de convivencia” y la “concordia” y la capacidad de empatizar con quien piensa diferente, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha sido la primera en lanzar un mensaje con trasfondo electoral clarísimo. “2023 puede que sea el último capítulo de un libro que todos empezamos a escribir en 1978. De lo que emanen las urnas dependerá que pasen dos cosas: o seguimos escribiendo todos juntos el mismo libro o da paso a otro tipo de tensiones territoriales, consultas y una hoja de ruta que algunos vienen construyendo desde hace 40 años (...) Nada deseo más que haya un cambio de Gobierno y un cambio de políticas para España”.

Queda un año para las elecciones generales si el presidente, Pedro Sánchez, no opta por adelantarlas, que todo puede ser. Cuando en 2023 el Congreso vuelva a ponerse de gala para acoger un homenaje más a la Constitución, el 45, estarán los líderes imbuidos de campaña (o precampaña, que ya no se distinguen salvo por las limitaciones que pone la ley electoral), y por tanto, de los tonos, de las proclamas, de actitudes retadoras. Impresiona pensar cómo serán los mensajes en diciembre de 2023 si en diciembre de 2022 ya suenan los tambores de batalla por las urnas.

Ayuso, fiel a su estilo, no ha tenido tapujos en denunciar lo que para ella es un Gobierno contrario a lo que denomina ahora “la España fiel”, que según su definición es la España que trabaja lealmente por sacar adelante a sus familias y sus proyectos laborales y que quiere “llevarse bien con quien piensa distinto”. Por ir resumiendo: “Una España silenciosa que no quiere que transformen su país por la puerta de atrás”. Según su criterio, es lo que está haciendo el Gobierno de Pedro Sánchez. 

La presidenta madrileña ha considerado que el homenaje a la Constitución, que ha dicho que es “de todos”, es una inmejorable ocasión para alertar de los riesgos que entraña la permanencia de Pedro Sánchez en el poder. Urge el relevo. El relevo de Alberto Núñez Feijóo, pues será, ha dicho, garantía de que “los desleales que se quieren ir de España -alusión a EH Bildu y ERC- no consigan nada”. “Es hora de dejar de premiarles” porque “piden privilegios mientras odian a nuestro país”, y en consecuencia, “no merecen nada”.

Ahora bien, el líder de los populares, en opinión de Díaz Ayuso, debe perseverar en la denuncia del “deterioro institucional” que sufre el país por culpa del Gobierno de coalición y de sus aliados parlamentarios. “Si España está en retroceso, si hay menos prosperidad, Feijóo tiene que denunciarlo de manera firme y serena y uniendo a todos los españoles, incluso a los que no tienen apego por la política”. Ha de sortear, además, “la maquinaria gubernamental que no soporta que haya disparidad de criterios”. En pocas palabras, el presidente del PP tiene que ser “leal” con los ciudadanos, contarles qué está pasando, que es muy grave, y entonces estará en disposición de ganar las elecciones y acabar con la deriva de Sánchez.

Recoger el guante

Ayuso, quien ha destacado que, si bien lee las encuestas electorales, prefiere guiarse por “la intuición” ha puesto el listón alto. Su estilo no discierne entre coyunturas y contextos. 

Feijóo ha seguido la senda. Antes del acto institucional y de escuchar el discurso de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, el líder de los populares ha hecho unas declaraciones a los medios de comunicación en los que se ha congratulado de asistir a la Cámara Baja, a semejante efeméride, no ya como presidente de la Xunta de Galicia, sino como “alternativa al Gobierno actual”. Claro que ha defendido la Constitución de 1978 y claro que se ha comprometido a protegerla y mantenerla, pero no ha eludido una andanada electoral. Y ha sido ésta:

“Estoy convencido, en cuanto se abran las urnas, de que los españoles podrán expresar si quieren una Constitución de concordia que marque el rumbo del país, y si es así, estoy a su disposición”, ha dicho. No ha terminado aquí su mensaje electoral. Ha dado uno más, y de más calado, minutos más tarde. 

A su juicio, España está atravesando “un antes y un después” en la historia de consenso constitucional que comenzó en 1978 y es perentorio un giro a favor de la concordia, el progreso y la prosperidad, que son los atributos del marco constitucional. Ese giro lo dará él. Lo dará el PP. “El PSOE -ha incidido- se ha sometido a estos partidos (ERC y EH Bildu), pero millones de votantes del PSOE no se van a someter. Esos millones de votantes del PSOE y los millones de votantes del PP nos vamos a dar la mano y retomaremos los consensos; no vamos a destrozar nuestra historia”.

Esta apelación a los votantes socialistas, aunque no es nueva, sí ha resonado con intensidad en un día como el de este martes, 44 aniversario de la Constitución. Ha estado el “nada deseo más que un cambio de Gobierno” de Ayuso y este llamamiento a los socialistas desencantados. La presidenta madrileña ha sido rotunda. El líder del PP ha recogido el guante.

El relato de Sánchez

El presidente del Gobierno, no se sabe si porque ha escuchado a Feijóo y a Ayuso o porque venía con el discurso preparado (seguramente esto), ha intervenido también antes del acto institucional. Ha sido más breve porque quienes la han precedido en el uso del micrófono instalado en el patio del Congreso se han entretenido más de lo habitual. Juanma Moreno e Isabel Díaz Ayuso han dado ruedas de prensa más que ‘canutazos’ (esas declaraciones breves antes de unas pocas preguntas).

Y como es de rigor, claro que ha defendido la Constitución y claro que ha desgranado sus fortalezas, pero también que ha ensalzado la gestión de su Gobierno frente a quienes “sólo ofrecen ruido y crispación porque no tienen nada que ofrecer”. Es decir, el PP y Vox, pero básicamente el PP.

A pesar de todos los problemas, España es hoy el país que “más crece de la UE” y el que tiene “menos inflación” y el que muestra “unas tasas de desempleo que no se veían desde hace 15 años”, ha afirmado. “Si en un contexto tan complejo, España avanza, imaginemos cuando cambie el contexto lo que va a avanzar España”.

La oposición “conservadora y ultraconservadora”, cree el presidente, están “fuera de la Constitución”. Su Gobierno, no. Porque mientras el PP incumple la Constitución, en especial por provocar el bloqueo del Consejo General del Poder Judicial, el Ejecutivo desarrolla el artículo 9.2, que es éste: “Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad e igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social”.

El mandatario socialista ha citado este artículo para poner como ejemplo de integridad constitucional su apuesta por la sanidad pública y su apuesta por revertir “los recortes” que los anteriores gobiernos del PP hizo en la sanidad y en la dependencia. 

Las frases más redondas en este sentido han sido éstas: “Reivindico la labor del Gobierno de España junto con las Cortes Generales porque durante estos cuatro años que he tenido el honor de ser el presidente nuestro objetivo ha sido trabar acuerdos que trascienden las siglas de los partidos que forman la coalición, PSOE y Unidas Podemos”. A su juicio, ha fortalecido el Estado de Bienestar, y con él, la libertad y a igualdad de los españoles.

El 'oasis' Juanm Moreno

En medio de tanta consigna electoral las palabras del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, en el Congreso han sonado como de un lenguaje marciano. Sí, ha defendido la Constitución y sus valores. Sí, ha atizado al Gobierno de Pedro Sánchez. Y sí, ha criticado a Vox, así como a ERC y a EH Bildu, por no haber acudido al acto de homenaje.

Noticias relacionadas

Pero también ha dicho esto: “Hoy es un día para reflexionar hacia dónde debemos avanzar. Muchos ciudadanos piden a los políticos que nos seremos, que bajemos el diapasón, que busquemos más puntos de encuentro que desencuentro y hagamos de la política el arte de lo posible y no de lo imposible. Hacen falta más serenidad, institucionalidad y concordia para que los ciudadanos nos respeten y nos atiendan más”.

Ya esta legislatura es probable que tal cosa no suceda.