Ley contra la violencia machista

Margarita Robles abre la puerta a modificar la ley del 'solo sí es sí'

Ximo Puig arguye que si el texto no cumple con los objetivos debe plantearse una reforma "con toda normalidad"

Margarita Robles abre la puerta a modificar la ley del 'solo sí es sí'

EFE

1
Se lee en minutos
El Periódico

La ministra de Defensa, Margarita Robles, abrió la puerta este sábado a modificar la conocida como ley del 'sólo sí es sí' para evitar las reducciones de condena que se están produciendo en algunas revisiones de sentencias por agresiones sexuales. "Si, en la aplicación de la ley, se ve que hay algunas lagunas, se pueden modificar", ha dicho en declaraciones a la prensa en los pasillos del Congreso, en su día de puertas abiertas. "A lo largo de mi carrera como jurista he visto modificaciones de leyes", ha señalado Robles, quien ha subrayado que la "prioridad" de esta ley es "la protección de las víctimas".

También el presidente de la Generalitat valenciana, el socialista Ximo Puig, se ha mostrado partidario de modificar la ley si con ello se consigue una mayor protección para la mujer. Puig ha señalado que si una iniciativa legislativa, como ocurre con la Ley Orgánica 10/22 de garantía integral de la libertad sexual, "no alcanza los objetivos propuestos en un momento determinado, se tendrá que tomar en consideración" la posibilidad de introducir cambios en ella.

Aunque ha precisado que habrá que esperar a los pronunciamientos del Tribunal Supremo y la Fiscalía, el presidente del Gobierno valenciano ha resaltado que "el objetivo final es que la mujer esté protegida y que pueda ejercer sus derechos legítimos que tiene en origen, pero que el machismo que todavía existe en la sociedad lo dificulta hasta llegar a la violencia".

Noticias relacionadas

"La ley -ha resaltado- quiere proteger a la mujer y, si en un momento determinado no cumple sus objetivos, habrá que plantear una reforma, con normalidad, como en cualquier otra ley".

Ximo Puig ha concluido que la 'ley del solo sí es sí', que está hecha "para beneficiar a la mujer, no puede generar unas consecuencias que no son positivas para ella".