Viaje a Ginebra

Aragonès denuncia ante la ONU que España "nunca ha protegido" el catalán como debería

El 'president' asevera en Ginebra que el Estado efectúa una "recentralización política y económica y una asimilación nacional, cultural y lingüística"

Pere Aragonès.

Pere Aragonès. / JORDI COTRINA

3
Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

El presidente de la Generalitat ha denunciado este jueves ante las Naciones Unidas que el Estado español nunca “ha ofrecido el reconocimiento y la protección que cualquier lengua del mundo merece”. En la sede la ONU de Ginebra, Pere Aragonès ha presentado el catalán no como una lengua minoritaria, pues la hablan 10 millones de persones en hasta cuatro estados, sino “marginalizada”, donde a “excepción de Andorra”, ni España, “ni Italia, ni Francia” han hecho suyo el idioma catalán.

Aragonès ha intervenido en el 15º Fórum de las Naciones Unidas para Cuestiones de las Minorías, en la sede de Ginebra, donde ha realizado una defensa del catalán, justo en la semana, nada es casual, en la que el Consell Executiu ha aprobado una batería de 100 medidas para proteger la lengua propia de la comunidad. Después del periplo de finales de octubre, en Bruselas, para abordar el Catalangate, toca el turno a uno de los grandes clásicos de la política exterior de la Generalitat, como es la promoción de la lengua y la cultura catalana.

La cúpula de Barceló

Así, en la Sala XX del edificio del organismo, y bajo la obra plástica que realizó Miquel Barceló, por el que este espacio es conocido como ‘la capilla sixtina de la ONU’, Aragonès detalló, en inglés, tras una breve presentación en catalán, que su gobierno “con soberanía limitada” trata de evitar “la sustitución del catalán, por parte del español”. Una situación que también afecta, ha dicho, “al País Valenciano y a las Illes Balears y que forma parte de un voluntario y consciente proceso de recentralización política y económica y una asimilación nacional, cultural y lingüística".

Aragonès se amparó en la declaración de los Derechos Humanos para señalar que la “minorización legal de las lenguas puede conducir a una violación de los derechos de sus hablantes. Obligar al uso de la lengua de un estado en una nación sin estas estructuras, como es Catalunya, implica de hecho una erosión del estatus de lengua minoritaria que viola nuestros derechos nacionales”. Curiosamente, la embajadora española antes las Naciones Unidas y otros organismos internacionales en Ginebra, Aurora Díaz-Rato Revuelta se ausentó de la sala en el preciso momento en que Aragonès subió al estrado.

La presencia de Aragonès en la mesa redonda 'Review: Normative frameworks and the mainstreaming of the Declaration at the UN' ('Revisión: marcos normativos y la incorporación de la Declaración de la ONU') se debe a una invitación expresa del relator especial de la Naciones Unidas sobre Cuestiones de las Minorías, Fernand de Varennes, y supone la primera aparición de un jefe de la Generalitat en el programa de sesiones oficiales del organismo.

Política lingüística

En su intervención, el 'presdient ha puesto en valor la lengua catalana y ha "repasado las principales líneas de actuación de la política lingüística del Executiu, para fortalecer el catalán frente a los retos globales actuales". Asimismo, ha expuesto el Pacte Nacional per la Llengua y la "búsqueda de grandes consensos", como en el caso de la ley del catalán en las aulas, "como ejemplo de la defensa de los derechos lingüísticos".

Noticias relacionadas

En esta línea, y recuperando el que fuera el gran debate hace justo un año, Aragonès subrayó el peligro de la "diglosia audiovisual". "las naciones sin Estado, como Catalunya perciben como la administración estatal que las discrimina es la que dicta las regulaciones en el audiovisual".

El Fórum sobre Cuestiones de las Minorías es un órgano creado por el Consejo de los Derechos Humanos el 2007 para proporcionar una plataforma que promueva el diálogo y la cooperación sobre asuntos que afecten las minorías nacionales, religiosas y lingüísticas. Del conjunto de los debates y diálogos que se celebrarán, tanto este jueves como el viernes (ya sin la presencia de Aragonès) , el relator especial preparará un informe para el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.