Supresión del delito de sedición

Junts carga contra la reforma del Código Penal: "Puigdemont no volverá para ir a la cárcel"

  • Junts priorizará relanzar las alianzas dentro del independentismo en su nueva etapa fuera del Govern

El secretario general de Junts, Jordi Turull, durante el Consell Nacional del partido en El Prat de Llobregat.

El secretario general de Junts, Jordi Turull, durante el Consell Nacional del partido en El Prat de Llobregat. / Guillem Roset / ACN

3
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

Junts per Catalunya ha reafirmado su rechazo manifiesto al texto pactado entre ERC y el PSOE para reformar el código penal y eliminar el delito de sedición. A su entender, "nos querían vender gato por liebre" y las condiciones del borrador suponen "una alfombra roja para la arbitrariedad de la cúpula judicial para perseguir al independentismo", según ha sostenido su secretario general, Jordi Turull, durante el consell nacional del partido de este sábado en El Prat del Llobregat. Una reforma del código penal criticada desde Junts pero que el ex 'president' Carles Puigdemont esgrimirá ante la justicia europea y usará para volver a España inmediatamente si el TGUE le reconoce su inmunidad como europarlamentario. "El 'president' Puigdemont no volverá para ir a la cárcel, sino en libertad y por la libertad de Catalunya", ha declarado Turull.

La reforma del código penal se ha erigido como un nuevo foco de conflicto entre los antiguos socios de Govern. "Si con la ley del 'solo sí es sí' ha pasado lo que ha pasado, imaginaros con esta propuesta, que todavía es más arbitraria, lo que puede llegar a pasar", ha considerado el secretario general. Es por ello que, tal como adelantó la portavoz de Junts en el Congreso, Miriam Nogueras, los posconvergentes presentarán una enmienda a la totalidad a dicha reforma. Un texto alternativo "que no sirva para blanquear la injusticia y a los justicieros del Estado español ante las instituciones europeas, sino para dejar de perseguir independentistas", ha afirmado el secretario general. 

Junts ha dibujado su hoja de ruta para su nueva etapa fuera del Govern, en la que priorizará relanzar las alianzas dentro del independentismo. Turull ha considerado urgente que el independentismo pase "de la resistencia a la acción" y no ha aclarado si enmarca a ERC en ese perímetro de "todos aquellos que quieran avanzar hacia la independencia". Junts ha reafirmado su posición de enmienda a la totalidad de la reforma del código penal pactada entre los republicanos y el Gobierno de coalición y ha recuperado la bandera del espolio fiscal, especialmente focalizada en el reparto de los fondos europeos.

"Intensificaremos todos los contactos con todas las fuerzas independentistas porque nos urge volver a sentarnos, nos urge poner en funcionamiento un espacio estratégico con todos aquellos que quieran avanzar hacia la independencia [...] para pasar de la resistencia a la acción y culminar el mandato del 1-O", ha defendido Turull durante su discurso. Esa reorganización de las alianzas y roles entre los actores secesionistas fue uno de los motivos que los miembros de Junts favorables a la salida del Govern arguyeron.

Espolio fiscal

Noticias relacionadas

Junts ha recuperado el discurso del espolio fiscal del Estado para con Catalunya, con especial acento para con el reparto de los fondos NextGeneration EU. "Si volvemos a los clásicos, como en 2017, cada vez se han añadido más motivos", ha declarado. Turull ha hablado de un espolio fiscal "crónico", donde cada día "55 millones de euros se van al Estado y no vuelven". Un patrón, considera, que se está repitiendo con la actual distribución de los fondos europeos. "Catalunya está recibiendo la mitad del dinero que le correspondería por peso económico y demográfico. Eso es tener un Estado en contra", ha afirmado.

También ha tenido palabras sobre el acto que tuvo lugar esta semana en Barcelona, donde 1.500 empresarios se reunieron para pedir que se acabarán las obras del corredor mediterráneo. "Tardaron menos los romanos en hacer la Via Agusta de lo que tardará el Estado en hacer el corredor mediterráneo", ha ironizado.