Avalancha mortal en la frontera

Viaje a la valla de Melilla: los diputados discuten qué es y qué no es territorio español

La Guardia Civil empleó más de 80 botes de gas y más de 60 pelotas de goma en su actuación el 24 de junio

Enrique Santiago (Unidas Podemos), Jon Iñarritu (EH Bildu) y Maria Carvalho (ERC) durante la visita a la frontera de Melilla este lunes.

Enrique Santiago (Unidas Podemos), Jon Iñarritu (EH Bildu) y Maria Carvalho (ERC) durante la visita a la frontera de Melilla este lunes. / EFE DF.G. Guerrero

4
Se lee en minutos
Juan José Fernández

Una sala de la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla. Los diputados que han llegado desde Madrid observan unos vídeos que les explica el teniente coronel Ortega, jefe accidental del instituto armado en la ciudad. Jon Iñarritu, de EH Bildu, comenta que lo visto sucede en territorio español. El exministro socialista José Luis Ábalos, presidente de la comisión, le responde: "No. Es como las zonas de tránsito de los aeropuertos". El abertzale no le acepta el argumento.

No fue a más la discusión, producida a media mañana de este lunes durante la visita de ocho diputados de la Comisión de Interior de la Cámara Baja a Melilla, pero es la clave en torno a la que gira la pelea política por lo sucedido la mañana del 24 de junio en el paso del Barrio Chino de Nador, el más débil tramo de frontera de Marruecos con Melilla.

El escenario de una de las peores tragedias migratorias del año, en el que perdieron la vida al menos 23 migrantes subsaharianos, ha sido visitado este lunes por diputados de la Comisión de Interior del Congreso. Tras la visita, los representantes de Unidas Podemos, Esquerra y Bildu han sostenido -algunos reiterado- que sí hubo muertos en territorio español, como algunas oenegés han relatado a la BBC para su reportaje 'Muerte en la frontera', cuyo eco ha flanqueado la visita. 

Interior ha permitido el acceso al puesto fronterizo, contra lo que auguró la diputada popular Ana Vázquez. Ha habido un instante de silencio, en que en la instalación solo sonaban pasos.

Antes de la puerta que da al “angosto” pasillo -lo califica así uno de los visitantes- se abre hacia Marruecos el viejo ancho de la zona de nadie que desde hace 30 años está bajo control policial de Marruecos. Y antes, el territorio plenamente marroquí. De la puerta a acá, un pasillo de algo más de una persona de ancho y dos tornos metálicos bloqueados. Es la zona de tránsito, unos metros hasta el control de la Policía Nacional. Es el punto en el que quienes acusan al Gobierno sostienen que cayó alguno de los muertos, versión que desmiente Interior.

Vídeos

Los diputados han visto parte de las pruebas videográficas de aquel suceso que guardan las autoridades españolas, imágenes obtenidas por un dron que sobrevoló la zona.

Cuando morían los migrantes los guardias civiles se habían retirado hacia atrás en el lado español, alejándose del apedreo y para retirar a dos agentes heridos.

El teniente coronel actual jefe de la guardia civil melillense -en espera del relevo del anterior coronel- ha detallado a los diputados cómo fue el dispositivo inicial de interposición ante los miles de migrantes que trataban de pasar a territorio español: solo diez guardias.

En el momento en el que pudo fallecer la mayoría de muertos, cuando 2.000 personas se agolpaban en la puerta recién forzada del puesto fronterizo, los agentes se habían retirado hacia atrás, ha explicado, alejándose de un gran apedreo y para retirar a dos guardias heridos.

El dispositivo antidisturbios posterior empleó más de 80 botes de gas e hizo más de 60 disparos de botes de goma -la cifra varía según las fuentes- contra los migrantes que pasaban al lado español saltando por el tejado del edificio. "Ninguno de los que fueron rechazados en frontera presentaba heridas de consideración. Iban por su propio pie", señalan fuentes de Interior, recordando que el rechazo en frontera (devolución a Marruecos en plena entrada ilegal) es "perfectamente legal".

A los diputados se les ha asegurado que podrán ver el resto de vídeos, los mismos que han visto dos fiscales. Dos han pedido copias. Interior no se las ha proporcionado porque es material bajo investigación judicial. Los diputados podrán ver el resto en una sesión a puerta cerrada en el Congreso que aún no tiene fecha. 

El viaje

Sí tenía fecha el viaje a Melilla. No se ha producido a tenor del adelanto realizado por la BBC de su reportaje. Fue aprobado el 26 de octubre por la Mesa del Congreso y anunciado al día siguiente anunciado a los diputados por Ábalos.

El viaje era para portavoces de Interior de los grupos parlamentarios y miembros de la mesa de la Comisión de Interior. Considerándolo “una farsa” antes de llevarse a cabo, se borró este fin de semana de la lista de asistentes el portavoz de Vox, Javier Ortega-Smith.

Los diputados han llegado pasadas las 10 a Melilla y se han ido a las 15:30. Llegaron en vuelo regular, sin pasar por la zona de autoridades. Antes de irse, la Delegación del Gobierno les dio un refrigerio.

Marlaska niega las acusaciones

Noticias relacionadas

Mientras era visitada Melilla, el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, salía al paso de lo afirmado sobre la tragedia de la valla: “No hubo ningún muerto en territorio español”, dijo a EFE tras inspeccionar en Cuenca las obras de una nueva comisaría de Policía. “Ningún informe podrá referir que la Guardia Civil haya tenido algún tipo de responsabilidad en las trágicas muertes", dijo a Europa Press.

Marlaska ha vuelto a defender la actuación de la Guardia Civil y ha recordado el dato y el argumento principal del Gobierno: el dato, que 55 guardias resultaron heridos, dos de ellos graves; y el argumento, que aquello fue "un ataque violento a una frontera de la UE".