Debate de política general

El Parlament tumba el plan de la vía canadiense y la cuestión de confianza

  • Junts vota en contra del mecanismo que invocó para medir el apoyo del 'president' en el Parlament

El Parlament rechaza que Aragonès se someta a una cuestión de confianza. / FERRAN NADEU / VÍDEO: EFE

2
Se lee en minutos
Sara González

Si hoy Jordi Puigneró no es 'vicepresident' del Govern es porque ocultó al 'president' Pere Aragonès que Junts pediría que se sometiera a una cuestión de confianza en el debate de política general y, al día siguiente, fue cesado. Sin embargo, este viernes la mayoría del Parlament ha votado en contra de esta propuesta que abrió en canal al Executiu. Incluso Junts, que fue quien invocó el mecanismo, ha apretado el botón del 'no'. Pero si satisfecho puede estar Aragonès con este resultado, no puede estarlo con el hecho de que ERC se haya quedado sola con los 'comuns' defendiendo un acuerdo de claridad inspirado en la vía canadiense que ha topado con el rechazo de la mayoría de la Cámara.

Los posconvergentes ya avisaron de antemano que no veían con buenos ojos la propuesta de Aragonès porque supone dar por superado el 1-O, aunque en la votación se ha abstenido. Tampoco el PSC, que advirtió de que se trataba de una vía que no "se resuelve" nada porque lo que se debe hacer es "votar un acuerdo". Los socialistas han votado en contra, como también lo han hecho la CUP, Vox, Ciudadanos y el PP.

Los únicos en recoger el guante a la propuesta del 'president' fueron los 'comuns' de Jéssica Albiach, que lo han sometido a escrutinio del hemiciclo y que han recordado que es un camino que ellos ya defendieron hace cinco años a pesar de que en aquel momento fue techado de "pantalla pasada" por los republicanos. El texto de los 'comuns' planteaba convocar la mesa de partidos para impulsar ese acuerdo para definir las condiciones del referéndum y llevarlo posteriormente a la mesa de diálogo.

Noticias relacionadas

En referencia a la cuestión de confianza, se trata de una propuesta que ha presentado el PP con el objetivo de reclamar que el Govern se ha quedado "sin mayoría parlamentaria" y que, por ello, Aragonès debería someterse en el plazo de un mes a este mecanismo para evidenciar con qué apoyos cuenta. Pero solo ha recabado tres votos afirmativos -los suyos- frente a 114 en contra -entre ellos, los de Junts- y 16 abstenciones. La semana que viene el pleno deberá votar una moción presentada por la CUP con la misma finalidad.

Donde sí que han votado juntos los dos partidos independentistas del Govern es en la defensa del derecho a la autodeterminación y del legado del 1-O. A pesar de que en la carpeta del 'procés' ERC y Junts han evidenciado sus diferencias estratégicas presentando propuestas por separado -solo lograron pactar las de carácter sectorial-, antes del inicio de la última jornada del debate los republicanos han anunciado que apoyarían las resoluciones presentadas por Junts en este ámbito. "Hemos afrontado desde el primer día el debate de política general con la voluntad de convertirlo en una oportunidad política", han argumentado.