Cinco años del referéndum

Marta Rovira: "Fui una de las personas que encabezó la dirección del 1-O"

  • La secretaria general de ERC admite que lideró la logística de la consulta de 2017

La secretaria general de ERC, Marta Rovira, en Ginebra

La secretaria general de ERC, Marta Rovira, en Ginebra / XABI BARRENA

3
Se lee en minutos
Sara González

Solo había tres personas que conocían con exactitud toda la organización clandestina del 1-O, y una de ellas, de hecho, la principal, era la secretaria general de ERC, Marta Rovira. Así lo avanzaba el documental 'La piràmide invisible. Les urnes del 1-O', que se emitió en TV-3 este martes por la noche, y así lo ha confirmado ella misma en una entrevista en la televisión pública: "Fui una de las personas que encabezó la logística del referéndum"; ha espetado. Eso sí, ha rechazado dar más detalles del dispositivo por la causa judicial que aún pesa sobre ella con acusación por rebelión incluida.

Rovira ha defendido que el 1-O fue posible gracias a la implicación de muchas personas, pero que "no se hubiera podido hacer" sin la existencia de una dirección política de la que ella formaba parte. Aún así, se ha limitado a confirmar su papel pero ni ha hecho referencia a las otras dos personas ni a los entresijos organizativos. "Creo que esto no es oportuno, somos conscientes de la represión política que se nos ha aplicado. Hace cinco años que estoy en el exilio, hoy lo confirmo porque sale en un reportaje y es lo que hay. Sigo imputada por un delito de rebelión", ha inquirido.

Pero de las veladas afirmaciones de Rovira sí que se desprenden que, efectivamente, ella estaba al caso de cómo se diseñó todo. "Si ahora entro en los detalles de cómo se organizó, de cómo se hizo el recuento, de cómo se levantó el censo universal, creo que no será beneficioso, no hemos terminado el trabajo. Pasar por el 1-O es muy importante, nos da fuerza y mucha legitimidad para seguir por este camino. No entraré en los detalles porque creo que expondré a personas y no es necesario", ha zanjado.

La organización del referéndum se diseñó en forma piramidal y por compartimientos estancos. Las personas que formaban parte de cada uno no sabía quién formaba parte de los otros ni qué hacían. Todos acababan teniendo alguien por encima y alguien por debajo y, en muchas ocasiones, no se conocían entre ellos. Era una cadena de confianzas en la que unos se transmitían a los otros lo que debían hacer. Había tres planes para sacar adelante el 1-O. El primero no fue posible porque implicaba utilizar las urnas oficiales de las elecciones. El segundo tenía una bifurcación: o las urnas de plástico que finalmente se utilizaron o unas de otro tipo de plástico que eran plegables y que finalmente no fueran necesarias. La última de las opciones era votar en urnas de cartón.

Noticias relacionadas

Rovira también ha hecho referencia durante la entrevista al acuerdo de claridad propuesto por el 'president' Pere Aragonès durante el debate de política general. "Hemos agotado todas las vías y nos queda esta pendiente: un acuerdo para fijar las condiciones para hacer un referéndum que represente el 80% de ciudadanos que quieren votar", ha explicado la secretaria general de los republicanos. Además, ha asegurado que era previsible el 'no' de la Moncloa pero ha recordado que hay un 70% de los votantes del PSC que apuesta por un referéndum para resolver el conflicto política. "Es la vía más amplia y más transversal", ha insistido. Además, bajo su punto de vista, apostar per la vía canadiense y un acuerdo de claridad es una propuesta que encuentra comprensión y "complicidades" a nivel internacional.

En referencia a la respuesta de Junts, que ha planteado a Aragonès que se someta a una cuestión de confianza, Rovira les ha emplazado a tomar una decisión ante la propuesta que ha puesto sobre la mesa el 'president'. "Hemos llegado al final de todas las conversaciones y negociaciones posibles y ahora es Junts quien debe tomar una decisión y debatir qué quiere hacer", ha sentenciado.