Proyecto del Govern

CUP y 'comuns' rechazan el plan para la energética pública de Pere Aragonès

  • Los principales socios presupuestarios critican que no esté diseñada para prestar servicio a los ciudadanos

El portavoz de los ’comuns’ en el Parlament, David Cid, en rueda de prensa este martes

El portavoz de los ’comuns’ en el Parlament, David Cid, en rueda de prensa este martes / ACN

2
Se lee en minutos
Sara González

El plan para la energética pública del 'president' Pere Aragonès ha topado con las críticas de la CUP y de los 'comuns', que lo ven como un paso "necesario" pero "insuficiente" porque está concebido para abastecer a los edificios de la Administración catalana y no para prestar servicio a los ciudadanos. Considerada uno de los proyectos estandartes de su mandato, el Govern tiene previsto que se ponga en marcha a principios de octubre y que impulse la instalación de placas solares con el objetivo de reducir la factura de la luz de sus edificios.

La energética pública estaba incluida en el acuerdo de investidura que ERC selló con la CUP el año pasado, pero los anticapitalistas han dejado claro que lo anunciado por Aragonès no es más que un "nombre grandilocuente que no responde a la realidad". Y es que, según ha explicado el diputado Xavier Pallicer, el plan anunciado responde más a una comunidad energética para autoabastecerse. Los 'cupaires' piden una compañía pública que se ocupe de generar, distribuir y comercializar electricidad que plante cara al "oligopolio" energético. "Es imprescindible democratizar el acceso a la energía para impedir el lucro millonario de las grandes eléctricas", ha insistido el portavoz.

La CUP reclama al Govern que tenga en cuenta que en estos momentos el 10% del gasto medio de las familias se destina a pagar la factura de la luz mientras que la prestación de este servicio está controlado en un 90% por grandes compañías que obtuvieron unos beneficios de 700 millones de euros en el primer trimestre de este año. Es por ello que reclaman que se considere el acceso a la energía como un "derecho y un bien básico" y no como un producto de mercado para "enriquecerse", algo que defienden que debería garantizar la energética que diseña el Executiu.

Noticias relacionadas

La misma filosofía impera en los 'comuns', que por boca del diputado David Cid también han cargado contra "los anuncios vacíos" de Aragonès y han situado como "fundamental" que la energética que pondrá en marcha el Govern sirva para prestar servicio a los ciudadanos. "Aragonès suspende en transformación verde y en materia ambiental. Este es el Govern del 'Hard Rock', del Midcat, de la ampliación del aeropuerto y de los Juegos de Invierno", ha criticado el portavoz.

La energética pública será una de las carpetas candentes en las propuestas de resolución del debate de política general, que arrancará el día 27 coincidiendo en el calendario con la negociación de los presupuestos. La CUP y los 'comuns' son, precisamente los dos socios prioritarios del Govern a la hora de pactar las cuentas, aunque con los anticapitalistas lo dan casi por descartado. Aunque Aragonès negó el lunes desde Nueva York que la compañía pública fuera una iniciativa para "contentar" a la CUP y afirmó que responde al objetivo de impulsar políticas de lucha contra el cambio climático, no escondió que, "a ser posible", le gustaría incorporar a la CUP en el acuerdo de presupuestos. Por ahora las conversaciones avanzan, aunque lentamente, con los 'comuns' y el 'conseller" de Economía, Jaume Giró, también mantiene interlocución con el PSC.